COPE

SALUD DENTAL

Sensibilidad dental: Qué es y cómo solucionarlo

El odontólogo José Ángel Calventos Fernández, responsable del Área de Endodoncia Microscópica y Traumatología de la Clínica Dental Arenas Clinic, responde a nuestras preguntas

Audio

Jaén

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:16


La sensibilidad dental, o bien no se identifica correctamente o bien se sufre en silencio. En algunas personas la hipersensibilidad es tolerable, mientras que en otras es un problema que afecta a su calidad de vida, a sus hábitos de higiene oral e incluso a su dieta. De ahí la importancia de detectar si se trata de un problema agudo o crónico y poder llegar al mejor diagnóstico y posterior tratamiento.

Hoy vamos a hablar con el odontólogo Jose Ángel Calventos Fernández, responsable del área de Endodoncia Microscópica y Traumatología de la clínica dental “Arenas Clinic”, quien nos ayudará a resolver algunas de las dudas que nos pueden surgir. Él es Licenciado en Odontología por la Universidad de Granada. Experto Universitario en Endodoncia y Máster en Endodoncia Clínica y Microscópica. Es, además, miembro de la Asociación Española de Endodoncia y su experiencia laboral durante más de 18 años ha estado desarrollada ininterrumpidamente en Arenas Clinic.

Doctor, ¿qué es la Sensibilidad Dental?

La sensibilidad dental es un síndrome doloroso, que puede llegar a ser algo crónico, pero fundamentalmente se caracteriza por presentar episodios puntuales de dolor agudo, a veces extremadamente molesto. Es un problema muy común que se presenta en 1 de cada 7 personas. Este dolor transitorio es derivado de la excitación de las terminaciones nerviosas presentes en la capa interna de nuestros dientes y muelas. ¿Y cómo se excitan esas terminaciones nerviosas? Pues existen multitud de estímulos en nuestra boca que pueden hacer “vibrar”, llamémoslo así, a dichas fibras nerviosas. Como ejemplos, podemos mencionar los cambios térmicos (frío/calor), químicos (como los ácidos del limón, el vinagre, ácidos del estómago…), osmóticos (cambios en la concentración de sal, azúcar), táctiles (el propio cepillado dental o el simple roce con determinados alimentos).

Y a esa definición le debemos añadir que dicho dolor no puede asociarse a otro tipo de patología dental.

¿Cómo empieza todo, Dr. Jose Ángel?

Nuestros dientes, tienen 3 capas estructurales. Esmalte, cemento radicular y dentina (la capa más interna). En condiciones normales, cuando el diente está sano, solamente el esmalte está en contacto con la boca, y la encía cubre al cemento radicular. Cuando este cemento o dentina quedan al descubierto, un estímulo externo (como los mencionados anteriormente) puede desencadenar esta sensación dolorosa; cosa que en condiciones normales no causaría ninguna molestia.

¿Qué situaciones que pueden favorecer la sensibilidad dental, Doctor?

La abrasión o desgaste mecánico del esmalte. Ejemplos de ello: ser muy compulsivos al cepillarnos los dientes, el roce de los ganchos de una prótesis, hábitos adquiridos como la costumbre de tener objetos extraños en la boca de manera reiterada como alfileres, bolígrafos, etc.

La atrición es el contacto de diente con diente en las superficies de masticación que puede provocar una pérdida de esmalte. Se le conoce con el nombre de bruxismo, que no deja de ser el rechinamiento de dientes o el apretamiento de los mismos.

La erosión es la pérdida o desgaste del esmalte dental por acción química. Se genera por dietas ricas en ácidos como tomates frescos, cítricos y bebidas carbonatadas, productos de blanqueamiento dental, y los ácidos gástricos.

La recesión de encías deja al cemento radicular desprovisto de su protección natural, con lo cual es bastante frecuente la hipersensibilidad en estos pacientes. Ocasionalmente, tratamientos odontológicos como limpiezas profesionales, un blanqueamiento o una complicación en la ortodoncia pueden derivar en sensibilidad dental transitoria.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Cómo podemos diferenciar la sensibilidad dental de un verdadero problema bucal?

La sensibilidad dental suele ocurrir tras un estímulo, bien sea por cambios de temperatura, variaciones de salinidad, el ataque ácido proveniente del limón, el vinagre, los propios ácidos del estómago; el roce cuando nos cepillamos con cepillos duros, etc. Este malestar normalmente es de intensidad alta, puede incluso paralizarnos durante unos instantes, pero se pasa transcurridos unos segundos.

Este dolor se distingue de una verdadera patología dental porque ésta última permanece durante más tiempo (minutos u horas) y puede aparecer incluso sin estímulos previos.

El verdadero dolor dental puede despertarnos durante la noche, cosa que no ocurre con la sensibilidad dental.

Por último, la sensibilidad dental raramente requiere de fármacos para mitigar el malestar ya que, como hemos dicho, dura unos segundos. Coloquialmente, siempre digo que el paciente se olvida de su malestar mientras no existan “provocaciones”. Cosa que no ocurre con un verdadero dolor dental.

¿Qué podemos hacer Doctor Jose Ángel para hacer más llevadero este problema?

Por una parte, es necesario un correcto diagnóstico por parte del profesional. No daremos una buena solución sin conocer antes de dónde procede el problema.

En Arenas Clinic tenemos protocolizado el realizar un estudio clínico y radiológico completo para poder descartar que existan caries profundas o un desajuste en la forma de morder que nos puedan confundir.

Una vez hecho esto, tenemos distintas líneas de actuación según el origen:

Cuando el problema es derivado de una exposición mínima de dentina o cemento radicular, nuestro tratamiento irá encaminado en conseguir un sellado de esos poritos microscópicos que provocan la sensibilidad. Normalmente, el uso de pastas de dientes específicas para tal fin suele ser suficiente. Recomendamos el cepillado diario con ellas y el uso a modo de pomada en aquellos sitios donde el paciente más molestia presente. Además, el uso de cepillos duros, suele empeorar la situación, al igual que el uso de pastas blanqueadoras, ya que conllevan una abrasión mayor.

Cuando el problema es causado por un desgaste de la estructura dental, la restitución de los tejidos perdidos será obligado por parte del profesional. De forma muy llana, hay que rehabilitar la estructura perdida.

Por otro lado, la retracción de encías es un problema muy frecuente en nuestros días. Aquellos pacientes en los que sus encías se han alejado del diente tenemos la opción de realizar pequeños injertos que nos permiten tapar de nuevo esa parte de la raíz expuesta.









Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar