COPE

¿Quién está enterrado en la capilla de las Benditas Ánimas de Purgatorio de la Santa Iglesia Catedral?

En el montante semicircular de la reja, campea el escudo partido del Inca, que se compone de las armas de Figueroas, Mendozas, Vargas y Sotomayores

¿Quién está enterrado en la capilla de las Benditas Ánimas de Purgatorio de la Santa Iglesia Catedral?

Córdoba

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 13 may 2021

En el muro norte de la Catedral de Córdoba se encuentra la capilla de las Benditas Ánimas de Purgatorio. Se trata de una de las capillas más notables de nuestra Catedral, no tanto por su valor artístico como por ser el lugar de enterramiento de Gómez Suárez de Figueroa, más conocido como Garcilaso de la Vega el Inca [1539-1616], gran escritor, hijo de un noble español y una princesa peruana, perteneciente a la ilustre estirpe de los emperadores incas. Se trata, en verdad, de un personaje de gran trascendencia, ya que es el primer intelectual de talla universal que produjo el mestizaje en América.

Curiosamente, su fallecimiento se produjo el día 23 de abril de 1616, es decir, el mismo día, mes y año que los dos más grandes representantes de las literaturas en lengua española e inglesa: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Por ello, la Unesco decidió elegir esa fecha como día internacional del Libro. Aunque es necesario referir que la fecha de la muerte de Shakespeare tiene truco.


Audio


En realidad, en Inglaterra se utilizaba todavía por aquellas fechas el calendario juliano, por lo que el verdadero día de la muerte del Bardo de Avon, según el actual calendario gregoriano, sería el 3 de mayo. Pero eso no afecta al sentido de la celebración del día del Libro.

En todo caso, es verdaderamente de gran trascendencia para la Catedral y para la ciudad de Córdoba que el gran autor cuzqueño Garcilaso de la Vega, el Inca, ejemplo de la riqueza cultural que generó el mestizaje en la América española, se encuentre sepultado en ella. Aunque debemos apuntar que no es el único gran escritor enterrado en la Catedral de Córdoba…

Con respecto a la capilla, consta en las actas capitulares que en 29 de octubre de 1612 “se dio un sitio para capilla i entierro en un arco hacia los Naranjos a Garcilaso Inga de la Vega”. El retablo, atribuido a Juan de Ortuño, se compone de un gran registro o caja central flanqueado por dos columnas entorchadas. En su interior se halla el Cristo Crucificado de Vázquez de Ureta. Como fondo, aparece una pintura que representa la ciudad de Jerusalén, atribuida a Melchor de los Reyes. Además, dentro del frontón partido, existe un pequeño relieve del Padre Eterno, rematado en un frontoncillo triangular.


¿Quién está enterrado en la capilla de las Benditas Ánimas de Purgatorio de la Santa Iglesia Catedral?


En el montante semicircular de la reja, campea el escudo partido del Inca, que se compone de las armas de Figueroas, Mendozas, Vargas y Sotomayores. A ellas, con la misma importancia, se añaden los atributos de su estirpe imperial incaica: el sol y la luna creciente, la “mascapaycha” pendiente del “llautu”- que es una especie de tocado o corona que el Inca llevaba sobre la cabeza, como signo de su dignidad imperial-, mordido en sus extremos por dos serpientes coronadas. Por último, sobre la portada de la capilla, se dispone un lienzo que representa a las Ánimas de Purgatorio.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La extensa inscripción existente en la capilla, dividida en dos piezas, resume su biografía y su obra. Dice así: “El Inca Garcilaso de la Vega, varón insigne, digno de perpetua memoria. Ilustre en sangre. Perito en letras. Valiente en armas. Hijo de Garcilaso de la Vega. De las Casas de los duques de Feria e Infantado y de Elisabeth Palla, hermana de Huayna Capac, último emperador de las Indias. Comentó La Florida. Tradujo a León Hebreo y compuso los Comentarios reales. Vivió en Córdoba con mucha religión. Murió ejemplar: dotó esta capilla. Enterróse en ella. Vinculó sus bienes al sufragio de las ánimas del purgatorio. Son patronos perpetuos los señores Deán y Cabildo de esta santa iglesia. Falleció a 23 de abril de 1616”.

Pero no es el único personaje enterrado en la cripta de esta capilla. Además, en ella descansan los restos de uno de los obispos más eminentes que ha tenido la diócesis de Córdoba después de Osio, fray Albino González Menéndez-Reigada, O. P. (1946-1958), cuya inscripción sepulcral –labrada por el escultor Amadeo Ruiz Olmos- ante la reja de la capilla recuerda su amplia labor social desarrollada especialmente en la construcción de viviendas para los pobres.

Como en la portada, también en el interior aparecen, a ambos lados, dos pequeños lienzos que representan las Ánimas de Purgatorio. Es realmente admirable el empeño con que nuestros antepasados se preocupaban del alivio de las almas que se purifican antes de entrar en el Cielo. Desde antiguo, por toda España surgieron cofradías dedicadas expresamente a ese fin, que aplicaban los ingresos que obtenían por cuotas y limosnas a ofrecer sufragios por el eterno descanso de los difuntos.

Pero no se trata de una creencia del pasado. Todavía hoy, como sabemos, especialmente en el mes de noviembre, los cementerios, habitualmente solitarios durante el resto del año, se llenan de animación, para la limpieza y adorno de lápidas y panteones, y para rezar por los difuntos. En efecto, el pueblo cristiano ha asumido como algo propio lo que enseña la fe católica.

De hecho, el Catecismo de la Iglesia Católica, compendio de la fe de la Iglesia promulgado por San Juan Pablo II, define claramente que los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo. La Iglesia llama purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es distinta del castigo de los condenados. […]

Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos, de la que ya habla la Escritura: […] (2 M 12, 46). Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico […]. La Iglesia también recomienda las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia en favor de los difuntos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Reproducir
Directo La Mañana Fin de Semana

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Escuchar