COPE

En La Tarde de Andalucía

Cintasbeldes, el asesino de leyenda que mató por ir a los toros

Te contamos esta página de la crónica negra de Córdoba, con el último reo condenado al garrote vil

Cintasbeldes, el asesino de leyenda que mató por ir a los toros

Lagartijo, uno de los protagonistas de este crimen

Córdoba

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 19:06

¿Se imaginan asesinar a alguien para poder acudir a una corrida de toros? En Córdoba ocurrió hace 130 años y su protagonista es conocido como 'Cintas Verdes'.

El caso real de José Cintabelde, un gañán de campo al que todo el mundo llamaba Cintasverdes, y que se hizo tristemente célebre por cometer el mayor asesinato en masa de la historia de Córdoba.

Todo sucedió el 27 de mayo de 1.890, durante la feria de Nuestra Sra. de la Salud de ese año. Parece ser que venían a torear a la antigua plaza de Ronda de los Tejares los tres diestros más top de su momento: Lagartijo, Espartero y Guerrita. Una corrida que ningún aficionado a la tauromaquia quería perderse, y a la que Cintasverdes quería acudir a cualquier precio. Por eso, a primera hora de aquel día, subió hasta una finca llamada El Jardinito, donde trabajaba como capataz un buen amigo suyo, al que le iba a pedir dinero prestado para comprar su entrada.




Pues bien, parece ser que cuando llegó, su amigo ya se había bajado a Córdoba, y como se trataba de su último recurso porque el resto de conocidos se habían negado a fiarle, lo único que se le ocurrió fue exigirle el dinero que necesitaba a la mujer del capataz. Esta se negó, y no sabemos lo que se le pasaría por la cabeza a Cintasverdes para sacarse una pistola de la faja y disparar a la señora a bocajarro. Por suerte sólo acertó a darle en la mano, por lo que la mujer salió corriendo por el pasillo e intentó refugiarse cerrando las puertas del salón. Pero el gañán acabó imponiendo su mayor fortaleza física para empujar el portón y rematarla a tiro limpio.

Primero robó todo el dinero que había en el cajón, 145 pesetas, que serían suficientes para conseguir su entrada para los toros. Pero en lugar de marcharse, pensó que si no había testigos nadie le podría acusar, por lo que comenzó a recorrer la finca en busca de personas que lo pudieran delatar. Al primero que sorprendió cogiendo naranjas fue al arrendador de la casa, al que sin mediar palabra rebanó el cuello con una enorme navaja. Después se fue en busca del guarda, que no andaba demasiado lejos. Este buen hombre, que no se había percatado de nada, cuando le vio acercarse se sacó un cigarrillo y se lo ofreció. Pero en vez de recogerlo, Cintasverdes le respondió con dos disparos en la cabeza. Y lo peor estaba aún por llegar, porque los hijos del capataz, al escuchar los disparos, se escondieron dentro de la casa.

Cintasverdes, que conocía bien a la familia, sabía que si el padre estaba allí, sus niños no debían andar demasiado lejos. Así que volvió a entrar en la casa, y después de buscar por varias habitaciones descubrió al niño escondido bajo la cama. Sin dudarlo un segundo, lo agarró por el pelo, lo arrastró por todo el pasillo y, una vez en el salón, volvió a hacer uso de su navaja. Después de depositar el cadáver del pequeño sobre el de su madre, el asesino no tardó en encontrar a la hermana pequeña. Sin el menor atisbo de humanidad en su mirada, Cintasverdes la levantó por el cuello para repetir el sacrificio y tender su cuerpo sobre el de sus dos familiares. No sabemos qué tipo de trastorno mental sufriría este individuo, pero antes de marcharse también acabó con la vida del gato.

Audio

Sobre la una de la tarde, como cada día, llegó a la finca en su coche Manuel “el Esquilmero”, que iba a recoger naranjas. Salvó la vida porque a esa hora Cintasverdes ya se había marchado, y fue él quien descubrió la masacre. Tras recorrer paso a paso el sangriento escenario, finalmente oyó la tenue voz del guarda, al que aún le quedaba un hálito de vida. Y con su último aliento, el guarda le dijo desde el suelo “Manuel, el que estuvo aquí ayer, ese me ha matao”.

Así que el esquilmero avisó rápidamente a la guardia civil, que no tardó en personarse en el sitio para interrogar a los vecinos. Y entre los testimonios y las últimas palabras del moribundo, todas las pistas señalaban a José Cintabelde, que para esas horas ya se había cambiado de ropa, y se estaba tomando un café tranquilamente en el centro antes de entrar a la plaza.

Según las crónicas, los agentes esperaron pacientemente a que terminara la corrida. Y a la hora de evacuar el coso, en una operación de película, cerraron todas las puertas excepto una, por la que fueron saliendo uno a uno todos los asistentes. Así fue como capturaron a Cintasverdes, que una vez en comisaría no tuvo problema en reconocer los hechos.

En medio de una grandísima expectación por parte de una ciudad sedienta de justicia, el caso se convirtió en uno de los más mediáticos del siglo pasado. El juez lo condenó a muerte por garrote vil, y, también pasaría a la historia este individuo por ser el último preso ejecutado públicamente en Córdoba.

Pero lo curioso vino entonces, pues mientras llegaba la hora de su ajusticiamiento, parece que surgió en él un arrepentimiento espontáneo, que le hizo convertirse en un preso ejemplar. Dicen las crónicas que rezaba y escuchaba misa a diario, y que incluso empezó a recibir tantas limosnas de gente anónima que llegó a amasar una pequeña fortuna, de la cual nunca disfrutó porque al cabo de unas semanas fue ejecutado frente a miles de cordobeses junto a la Puerta de Sevilla.

Tanto caló esta historia en la sociedad cordobesa, que hasta hace poco cuando un niño se portaba mal, su madre siempre le decía: “¡Estate quieto niño, que eres más malo que Cintasverdes!”.

DESCUBRIMOS LA MAZAMORRA

La provincia de Córdoba cuenta con una rica gastronomía, pero hoy nos hemos centrado en un plato no tan conocido si lo comparamos con el salmorejo. Se trata de la mazamorra, que Juan José Ruiz que regenta la Salmoreteca, nos ha explicado cómo hacerla en casa. Pero antes nos ha explicado que “su origen se remonta a la época romana, porque el Tratado Culinario de Apicio incluye un plato elaborado con un majado de pan, aceite, vinagre, agua y ajo”.

Cintasbeldes, el asesino de leyenda que mató por ir a los toros

Mazamorra

Una vez que en España se comenzó a cultivar el tomate allá por el siglo XVIII, se añadió también esta hortaliza a su receta para enriquecerla aún más y suavizar el sabor a ajo. Fue ahí cuando apareció el salmorejo, “por este motivo esta sopa fría se considera el antecedente del salmorejo tan conocido en nuestra tierra”.

Los ingredientes para 4 personas son:

  • Almendras 100 g

  • Pan duro remojado en agua 200 g

  • Sal a tu gusto

  • Un chorrito de vinagre

  • Aceite de oliva virgen extra, a ser posible de la provincia de Córdoba 150 ml

  • Agua

  • Huevo hervido duro 2

  • Aceitunas negras

  • Diente de ajo pelado 1

ELABORACIÓN

Para su elaboración te llevará solo 15 minutos y solo necesitaras una batidora con suficiente potencia. Primero ponemos el pan escurrido en el baso de la batidora, junto a la sal, el ajo pelado, las almendras y el vinagre. Se tritura todo hasta que consigas una pasta, y vas añadiendo un chorrito de aceite para que se ligue todo bien. Por último se añade bastante agua hasta conseguir una crema y volvemos a batir. El huevo hervido te servirá para servilo junto a las aceitunas negras.

VISITAMOS LA LOCALIDAD DE ZUHEROS

En la provincia de Córdoba existe una localidad situada en plena Subbética como es Zuheros. Con una población menor de 700 habitantes celebra la Feria del Queso, la feria más importante de toda España en el mes de septiembre.

Cintasbeldes, el asesino de leyenda que mató por ir a los toros

En esta edición, debido a la crisis sanitaria, la feria se está celebrando desde el 10 de septiembre de manera online aquí.

Si visitas Zuheros en algún momento tienes una cita obligada, la Cueva de los Murciélagos. Como nos ha contado Sandra Fernández, concejal de Turismo en el Ayuntamiento de Zuheros, su nombre se debe por estar habitada por estos mamíferos y es conocida arqueológicamente en el continente europeo por es uno de los yacimientos de la época Neolítica más importante de Andalucía. En ella se han encontrado incluso arte delPaleolítico Superior.

Cintasbeldes, el asesino de leyenda que mató por ir a los toros

Cueva de los Murciélagos

Esta cueva desciende hacia el interior de la tierra unos 65 metros y el visitante tiene por delante un recorrido de 415 metros, y para los que les gusta ejercitarse añadir que tienes el reto de 700 escalones, más de la mitad de bajada y el resto de subida.

El próximo año se cumplen 30 años desde que se abriera al público a través de visitas concertadas. Por este motivo desde el Consistorio ha incluido dentro de su oferta turística unas visitas teatralizadas que cuentan la historia del momento de su descubrimiento. Para ello la visita se hace en sentido invertido, “dando a la cueva unas perspectiva muy distinta ya que se entra por su salida y se sale por su entrada”.

En Andalucía hay muchos rincones que descubrir y muchas historias que conocer, y esta semana hemos querido acercarte la provincia de Córdoba.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo