Semana Santa Jerez

La Noche de Jesús también se ve obligada a mirar al cielo

Junto a Jesús Nazareno también están preparadas para salir Crucifijo, Llagas, Buena Muerte y Yedra

Nazareno

Gabriel Álvarez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:39

Una permuta en el orden del paso de las hermandades por Carrera Oficial que coloca en segunda posición al Nazareno, que da el evocador nombre de ‘Noche de Jesús’ en Jerez a esta jornada, y coloca por detrás a las Cinco Llagas es la novedad más notoria en la madrugada del Viernes Santo. Sus cinco cofradías no las tienen todas consigo ante una previsión de lluvias que, entre la medianoche y la amanecida, van del 40% al 70%.

Ello se da la mano con la presencia en ella de algunas de las cofradías que, tradicionalmente, se la juegan menos. Una de ellas es el Santo Crucifijo de la Salud, hermandad con patrimonio procesional acorde a la altura histórico-artística de su sede: la bellísima iglesia parroquial de San Miguel. El Cristo es de José de Arce, la Virgen de Castillo Lastrucci, sus pasos una joya y el altar de insignias, especialmente el mariano, un primor.

Tras la salida del Crucifijo (01:30 horas), se hará a la calle si el tiempo no lo impide la Yedra (01:40), aunque será la última que pase por la Carrera Oficial. Desde el castizo y flamenco barrio de La Plazuela, su propuesta es genuina, popular, jacarandosa, festiva. Nuestra Señora de la Esperanza Coronada es una de las perlas devocionales del acervo mariano jerezano. Por delante, el Señor de la Sentencia es imán costalero.

Las Cinco Llagas también está entre las primeras en aparecer (02:50). El nazareno franciscano, Nuestro Padre Jesús de la Vía-Crucis, es un portento y recibe, durante todo el año, las visitas de muchas personas en su céntrica iglesia de la plaza Esteve. Otra Esperanza, una imagen bonita que cuenta con un paso de palio exquisito, tenemos en esta cofradía que, como Crucifijo y Buena Muerte, son los grandes silencios de la madrugada.

La aparición en Alameda de Cristina de Jesús Nazareno (03:20) es uno de los momentos más queridos de la Semana Santa jerezana y sus filas, mujeres con capuz morado portando faroles en su totalidad ya que los hombres llevan los pasos, al hombro, al estilo tradicional, son un ejemplo. Procesionan tras del Señor con la cruz a cuestas tirado por Marquillo, San Juan y la Virgen del Traspaso en sus propios altares procesionales.

La Buena Muerte saldrá desde la parroquia de Santiago (03:30). Su sobriedad es de más nuevo cuño que los otras dos cofradías de negro de la ‘Noche de Jesús’. Sus nazarenos, con la cera al cuadril, son antesala de un calvario en el que el Cristo lo preside todo desde un monte primoroso y al albur de las saetas del barrio. Un clásico que hay que paladear hasta que llegue a nuestra altura la Virgen del Dulce Nombre.

Lo más