Boletín

Semana Santa Jerez

El Martes Santo llenó Jerez de Salud en su estreno en Carrera Oficial de la hermandad de San Rafael

Los cofrades del Chicle se hicieron mayores junto a Clemencia, Humildad y Paciencia, Defensión, Amor y Desconsuelo

Defensión

Gabriel Álvarez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:48

Apenas veinte años ha necesitado Jerez para duplicar el número de cofradías de su Martes Santo. El colofón lo ha vivido este año en el que la incorporación a esta jornada procesional de la Salud de San Rafael, abandonando definitivamente las vísperas, ha permitido a la ciudad agradecer con aplausos a lo largo de su recorrido tanto coraje y devoción expuestos en el empeño.

Subió la cofradía a la loma en que se asienta el callejero jerezano desde esa Hoyanca que siempre ha sido barrera física que ayuda a visualizar una sensación de inferioridad que la zona sur ha podido sufrir históricamente. Y lo hizo tras cruzar jubilosa el callejero popular de la barriada Federico Mayo, entre su gente y la luz vigorosa del inicio de la tarde para afrontar con trazas épicas esa subida urbanística y cofradiera.

La Salud de San Rafael demostró que se ganaba con mérito su llegada al Martes Santo y tanto la Carrera Oficial como la entrada en la Catedral lo evidenciaron mientras las otras cinco cofradías llegaban también al centro desde San Benito, la Trinidad, Capuchinos o barrios del casco histórico como San Juan y San Mateo. Mucho más que el estreno pues para un día grande, quizá el último que se vive sin apenas mirar el cielo.

Día de atención a los cortejos nazarenos, el blanco de los de la Clemencia, Humildad y Paciencia y Amor se fue intercalando con los morados de la Salud y la Defensión, cubiertos los primeros por la capa hueso de su vistoso hábito, y los rojinegros penitentes del Desconsuelo, popular Judíos de San Mateo a anudó a su palio la bandera francesa que evocó el triste suceso de Notre Dame.

Los avances en el espléndido palio de Salud y Esperanza, la Virgen de San Benito, o las presencias militares en la Defensión se dieron la mano, a la hora de observar los detalles del Martes, con la espléndida concurrencia musical que acompañó a sus pasos: la Centuria Macarena tras la Defensión, las jerezanas San Juan tras la Salud, la propia de la Clemencia o la Sentencia con el Señor de las Penas, la Municipal de San Fernando…

Y la saeta, sobre todo cuando la noche cayó sobre Jerez y el Levante comenzada a dar avisos de cara al Miércoles Santo, fue genuina por seguiriyas y gustosa por la entrega de los cantaores, finalistas del concurso de la peña flamenca Buena Gente. En Francos a la Defensión o en plaza de San Lucas para los Judíos, fueron cita que el público pudo buscar a sabiendas que los lugares y las hermandades invitaban a ello .

Lo más