Boletín

Semana Santa Jerez

La inestabilidad meteorológica no ha impedido que la Semana Santa hiciera crecer un 10% la ocupación hotelera

La de 2019 pasará a la historia como aquella en la que se estrenaron Sed y Salud en Carrera Oficial

Gabriel Álvarez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:23

La Semana Santa de Jerez 2019 ha estado marcada por un espacio, la deprimida zona sur que ha triunfado colocando en Carrera Oficial a sus dos jóvenes cofradías, y un tiempo, el meteorológico que ha provocado permanentes miradas al cielo. El primero de los acontecimientos ha puesto en el punto de mira a la Sed de Puertas del Sur y la Salud de San Rafael. El segundo, a la jornada del Miércoles Santo, única con incidencias.

El balance de ocupación hotelera que, pasados los días santos, hace la patronal Horeca deja claro, sin embargo, que se ha producido un crecimiento del 10% respecto al año anterior. Pese a que la lluvia de la jornada afectada no ha escatimado temores, además, sobre algún otro de los días con salidas procesionales. De hecho se estima que las camas ocupadas en Jerez han alcanzado un 90%, 85% en la provincia.

Ha sido contrapunto positivo de una de las pocas sombras registradas: ni las precipitaciones, mínimas por cierto, han impedido las visitas a esta Semana Santa que trabaja por alcanzar la declaración de Interés Turístico Internacional. Seguramente porque en otros puntos clásicos por sus atractivos cofrades las condiciones pueden haber sido aún peores. Aquí, sin embargo, los brillos han alcanzado cotas muy estimables.

Las hermandades del Santísimo Cristo de la Sed y del Señor de la Salud, desde las parroquias de San Juan Grande y San Rafael respectivamente, han dado otro color a las jornadas del Lunes y Martes Santo. Y la llegada de ambas al Palquillo de Aladro en el que comienza la Carrera Oficial, la primera con el presidente de la Junta de Andalucía como testigo de excepción, constituyeron momentos envueltos en aplausos.

Las imágenes del Cristo de la Coronación y el Señor de las Misericordias recién restaurados, el reordenamiento del misterio de la Paz de Fátima, el avance en los bordados del paso de palio de Salud y Esperanza, la nueva candelaría del de la Virgen del Desamparo, el realejo lucido dando sones de órgano portátil a la Virgen de Loreto o la salida recobrada del Cristo desde su ermita de San Telmo han quedado para el recuerdo.

En el olvido, fundamentalmente, esa jornada del Miércoles Santo en la que sólo Soberano Poder pudo hacer con cierta normalidad su recorrido, las Tres Caídas ni abrió las puertas de San Lucas y las otras cuatro lo intentaron pero se volvieron mucho antes de acercarse a la Catedral para cumplir su estación de penitencia. Poco más hay que tachar a esta Semana Santa de la que la Unión de Hermandades hace balance positivo.

Su comunicado de agradecimiento al Obispado y el clero que ha colaborado con las respectivas cofradías, al Ayuntamiento y todos sus departamentos involucrados, a las cuerpos de seguridad del Estado, a las asistencias médicas y hasta al presidente de la Junta de Andalucía por la visita del Lunes Santo, no puede ser más elocuente: “Sin duda, entre todos, hemos logrado tener la mejor Semana Santa del mundo”.

Lo más