• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

ALMERÍA

El Perdón silencia la ciudad de Almería

Este año Coronación decidió no acudir a carrera oficial y quedarse en las inmediaciones del barrio de Los Molinos por dificultades con las cuadrillas.

Alberto Sentís

Alberto Sentís/Gándara

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 07:39

El Martes Santo se presentaba en nuestra ciudad con una modificación inesperada hace unos meses. La misma es que la Hermandad de la Coronación se quedaba en su barrio, Los Molinos, y no venía a hacer su estación de penitencia a carrera oficial. La que sí lo hacían, como todos los años fue la Hermandad del Amor y la del Perdón.

Coronación

La Coronación salió a las cinco de la tarde de su parroquia, la de Santa María Magdalena en Los Molinos. En esta ocasión, y debido a dificultades con las cuadrillas de costaleros, decidieron no acudir a carrera oficial y quedarse en las inmediaciones con de su feligresía. Sin embargo, su barrio se volcó con una hermandad a la que no dejo sola en ningún momento, y con fina sensibilidad dieron una lección de dignidad cofrade en un año que, a buen seguro servirá para relanzarla. A pesar de estos vaivenes la hermandad este año estrenaba clámide para el Cristo, parte del dorado del paso, y realización de faldones para el paso de misterio de la Humildad y Paciencia. En lo que respecta al paso de palio de Gracia y Amparo, se ha realizado nueva parihuela y se ha suprimido la crestería, se realizan nuevas bambalinas y se inicia nuevo techo de palio. Un detalle de este paso es que es único que procesiona en Almería en la actualidad representando la sagrada conversación entre la Virgen María y San Juan Evangelista cuando esta salió al encuentro de Jesús en el monte Calvario. Hacía las nueve de la noche decía adiós a Los Molinos hasta el año que viene.

Amor

El Amor, que nació de la devoción de un grupo de empleados del sector de banca y bolsa, se presentó a todos los almerienses desde la Iglesia de San Sebastián. Antes de la salida la calle Alcalde Muñoz ya se encontraban llenas de gente esperando a ese cristo crucificado obra del artista almeriense Jesús de Perceval. El cristo del amor, de gran devoción es acompañado en su recorrido por las calles del centro de Almería por la banda de cornetas y tambores Santa Cruz de la capital, un grupo que por los años que lleva detrás de este crucificado ya forman parte de la misma. Tras el Señor, la belleza del Primer Dolor con mirada hacia el cielo estrellado de su palio. Este es un año especial para la hermandad, pues está celebrando su 75 aniversario y habrá salida extraordinaria en septiembre. Además este año ya pudimos observar la terminación de la nueva Cruz de Guía que marcó el itinerario de la hermandad hasta que al filo de la medianoche llego de nuevo a su parroquia para despedirse de los fieles hasta septiembre.

El Perdón

El contrapunto al Martes Santo lo pone la Hermandad del Perdón. Esta es una hermandad de silencio, solo roto por el sonido de una campanilla por un muñidor y un grupo de hermanos descalzos formando una cruz con tambores y timbales destemplados. Todos los hermanos realizan juramento de silencio desde que salen de casa ataviados con el hábito nazareno. A medida que van llegando al colegio de la Sagrada Familia son rociados con agua de claveles, por ello que la cofradía desprenda ese sutil olor. Procesiona un paso desde la iglesia de San Ildefonso, un impresionante Cristo crucificado, obra de Francisco Palma Burgos, que es iluminado únicamente por cuatro pebeteros. La sobriedad y seriedad del Perdón hace que la gente se eche a la calle en masa para ver el impecable discurrir de la hermandad durante todo su itinerario hasta su recogida a las dos de la madrugada en la que se cierra un Martes Santo que se inicia entre sones de cornetas y tambores y se cierra con esos característicos sonidos del Perdón.

Lo más