La RFEF retirará sus ayudas del Programa Elite si no hay un salario mínimo de 20.000 euros en el Convenio

La RFEF retirará sus ayudas del Programa Elite si no hay un salario mínimo de 20.000 euros en el Convenio

Europa Press

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 14:25

"La RFEF está dispuesta a pagar la totalidad de ese salario y el sindicato negocia por debajo, que me lo explique alguien"

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) avisó este viernes que no dará el dinero del Programa Elite si en el Convenio Colectivo no se garantizan varias condiciones, principalmente la del salario mínimo de 20.000 euros, una cifra que cubría totalmente con los 500.000 euros que destinaría a los clubes y que AFE ha negociado "por debajo".

La RFEF, encabezada por su secretario general, Andreu Camps, realizó un encuentro informativo en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid) para explicar que sus tres nuevas propuestas para ayudar en la firma de este convenio, que en principio estaría ya a punto de hacerse tal y como anunció este jueves la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), tras encontrar la viabilidad económica para acceder a las peticiones gracias a Mediapro.

Estas nuevas propuestas del organismo federativo se unen a otras cuatro que fueron rechazadas y que se lanzaron al considerar que era "incomprensible" al acuerdo para el preconvenio al que habían llegado la patronal y el sindicato AFE, sobre todo en lo relativo al salario mínimo profesional.

"No podemos entender cómo se fijó un preconvenio con esas condiciones. Nosotros nos comprometimos a dar los 500.000 euros del Programa Elite y con este dinero cubríamos el cien por cien del salario mínimo de 20.000 euros (de 20 jugadoras, 400.000 euros) y sobraban 100.000 para otras cosas", advirtió Camps, acompañado por la vicepresidenta Elvira Andrés, el director de Fútbol Femenino, Iñaki Mikeo, y la exfutbolista Laura del Río, del recién creado Observatorio de Igualdad.

"Y han acordado, y no lo entendemos, que el salario será de 16.000 euros. Es decir, que hay una entidad dispuesta a pagar la totalidad de ese salario y el sindicato negocia por debajo, que me lo explique alguien", añadió el directivo, que también cree que se debe "explicar" por qué se firma este documento por un año, reducidos a los cinco meses que restan, si se habían "comprometido a cinco años".

Por ello, la RFEF, primero a través de un vídeo y luego por boca de su secretario general, detalló sus nuevas propuestas. En la primera, cada jugadora de Primera tendría un salario mínimo de 20.000 euros, con el organismo aportando 12.000, un 100 por 100 de dedicación y un contrato de un año como mínimo para las jugadoras, y con el ente que preside Luis Rubiales pagando el salario de seis jugadoras de la Reto Iberdrola (Segunda División), con un mínimo de 12.000 euros. El convenio deberá contemplar estos salarios por un mínimo de tres años y no habría condiciones sobres los derechos televisivos.

En la segunda, la diferencia sería que aumentaría a 600.000 euros el dinero a los clubes que se inscriban en el Programa Elite, y 120.000 para los de Segunda, pero los equipos sí cederían sus derechos audiovisuales que la RFEF sacaría a concurso, mientras que en la tercera se mantendrían los 600.000 euros para los de Primera y 100.000 para los de Segunda, pudiendo subir a 120.000 si se integran en el convenio, y los clubes continuarían con los operadores, respetando los acuerdos adoptados en una comisión de trabajo.

En este sentido, Camps dejó claro que el principal objetivo del Programa Elite es para las selecciones nacionales. "Si no va a servir para llegar a los Juegos o los Mundiales, no lo aportamos; si va a ser para otros intereses, que se olviden de la RFEF", aseveró, recalcando que ese programa tiene "aspectos esenciales como un mínimo de profesionales en cada una de las dos divisiones y 20.000 euros de salario, un salario digno".

"Si no hay un salario mínimo de 20.000 euros, contratos de mínimo un año y un convenio mínimo de tres años, que no cuenten con nosotros", agregó el directivo. "Como nosotros no lo firmamos, ya sabrán la patronal y el sindicato lo que deben de hacer, pero no daremos dinero a los clubes si no se comprometen a pagar este dinero a las jugadoras, aunque el convenio diga otra cosa. ¿Es que no podemos decir el mínimo que deben de cobrar si somos los que ponemos el dinero?", advirtió.

Camps también recalcó que existen otras condiciones, como la de que todos los clubes acudan a una negociación para la comercialización conjunta de los derechos audiovisuales cuando "acabe el contrato actual", y discrepó con el hecho de que las jugadoras de la Reto Iberdrola no estén en este documento. "Tienen el mismo derecho, que se discutan sus niveles salariales, pero también hay profesionales ahí. Damos un plazo máximo de tres años para ponerlas", indicó.

Camps aseguró que el compromiso del organismo con el deporte femenino es total y que destinan "más presupuesto" (22,6 millones) que el total de toda la Federación Española de Baloncesto y que el dinero del Programa Elite, 13,4 millones, sólo lo superan a nivel de presupuesto la FEB y la RFEA. "¿Y con esto se atreven a escribir al CSD pidiendo retirarnos las subvenciones o las competencias delegadas porque dicen que la RFEF no está aportando lo que tiene que aportar?", se volvió a preguntar.

Tras reconocer que no conoce de forma oficial los presupuestos de cada club de la Primera Iberdrola, sí se atrevió a decir que los 500.000 euros que dan podrían rondar "el 60 por ciento" de los de algunos clubes. "¿Me puede explicar alguien qué federación en España hace esto o en qué país del mundo hay una que lo haga?", expresó, aclarando que el dinero que dan no se resta del que deben poner para el fútbol femenino y que "lo controlarán" con el control económico que van a instaurar.

Camps confirmó que estas tres propuestas han sido enviadas "por escrito y con copia al CSD, a la patronal y sindicato". "Antes del jueves 20 deben dar una respuesta", señaló. "No tenemos el convenio, no lo hemos visto", replicó.

En este sentido, recordó que cuando presentaron sus primeras propuestas se le dijo que era "una injerencia" porque no estaban autorizados a "poner condiciones laborales porque se generaba una dinámica negativa". "Entendimos que los sindicatos y la patronal harían su trabajo y nosotros las retirábamos, pero, como mínimo, como observadores habría estado bien que nos hubieran invitado", se quejó.

Por otro lado, el secretario general de la RFEF también quiso puntualizar "informaciones que no son correctas" en relación a la oposición para avanzar de FC Barcelona, Athletic o CD Tacón. "Es falso, es al revés, en realidad estaban ayudando y se ofrecieron a pagar el salario mínimo fijado por el convenio para que los clubes que no eran profesionales pudieran estar sin dificultad, pero la ACFF no lo aceptó", remarcó.

Igualmente, dio las gracias al consejero delegado del Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil, por "mediar entre operadores, clubes, RFEF y ACFF". "Hizo una labor encomiable para intentar que se desbloqueara e hizo propuestas. Hubo un acuerdo, pero no entendemos por qué no hemos tenido respuesta", detalló sobre la reunión que mantuvieron hace unos días.

"Desde mi punto de vista, la RFEF ha trabajado con honestidad y responsabilidad en todas y cada una de las siete propuestas. Presentó cuatro que fueron rechazadas y ahora tres nuevas, que alguien me diga que esto no es un ejercicio de responsabilidad y de apoyo al fútbol femenino, que merece un respeto que no estoy viendo en los últimos meses. Ha llegado el momento de que todos hagamos un ejercicio de responsabilidad y decidir una de estas propuestas", recalcó Elvira Andrés, nueva vicepresidenta federativa.

En directo2

El Partidazo de COPE

Con Joseba Larrañaga

Reproducir

El Partidazo de COPE

Con Joseba Larrañaga

Escuchar