Boletín

Miguel Ángel López: "Cuesta pasar un bache y superarlo"

Miguel Ángel López: Cuesta pasar un bache y superarlo

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:14

El atleta español Miguel Ángel López reconoce que ha pasado "por unos años regulares en cuanto resultados" y que muchas veces "cuesta pasar un bache y superarlo", como el que pudo tener tras la decepción en Rio 2016, pero tiene claro que sigue sintiendo "algo más en las piernas", lo que espera confirmar este fin de semana en la Copa de Europa donde quiere conseguir su pase a un Mundial de Doha donde atisba "la competición más dura que se ha hecho hasta ahora en las pruebas en el exterior".

"Esto es deporte y al final uno es humano y a veces no salen las cosas como uno desea. Yo continué con el trabajo y la ilusión, pero sí es verdad que he tenido unos años regulares en cuanto a resultados; que no han sido malos del todo, porque ha habido cosas positivas", señala Miguel Ángel López en una entrevista a la web de la RFEA.

El murciano sabe que firmó una gran época desde 2013 a 2015, con el oros mundial y el europeo. "Si bajas de ahí, luego cuesta volver a retomar esa senda. Estos años no he dejado de intentarlo y eso me ha hecho volver a conseguir buenos resultados. Este año creo que van apareciendo y ahora falta hacerlo bien en los grandes objetivos que quedan; especialmente la Copa de Europa y luego, si se diera el caso, en Doha", añade el marchador, aún sin billete mundialista.

Para el de Llano de Brujas, lo sucedido en Rio 2016, cuando se quedó lejos de las medallas cuando era uno de los favoritos, le "influyó" en su bajón porque no pudo ser la culminación de esos grandes años "y de mucho trabajo". "No sé cómo habría sido mi futuro si lo hubiese conseguido, pero lógicamente te afecta. Cuesta pasar un bache y superarlo, pero no hay que darle más vueltas. Al final hay que asumir cuando uno lo hace bien y cuando lo hace mal también", zanja.

"Lo bueno es que al final la experiencia siempre queda; sobre todo cuando lo haces mal, que siempre analizas mucho más las cosas y te sirve para aprender y crecer. Y espero que me sirva para un futuro", prosigue López, que tras los Juegos tanto él como su entrenador entendieron que "quizá" no estaba "preparado todavía para asumir todo" lo que le había pasado y que se le vino "en contra" el no saber "canalizar positivamente todo ese estrés y esa ansiedad".

En la última cita olímpica afrontó el reto de doblar en los 20 y los 50 kms, pero tras no terminar en la última, apenas ha vuelto a competir en esa distancia, aunque no le tiene "tirria". "Si hubiera salido todo bien en Río, probablemente habría cambiado al 50 ya desde este ciclo, pero al quedarme un poco esa espina, sentía que en los 20 todavía tenía cosas por dar y que mi nivel no había bajado", comenta el campeón del mundo de 20 kilómetros en 2015.

UN 'INFIERNO' EN DOHA

Ahora, intenta volver a recuperar protagonismo y su objetivo más cercano en las Copa de Europa en Lituania de este fin de semana a la que llega con una estado de forma "bastante bueno; mejor que unos años atrás". "Para mí siempre ha sido un objetivo importante y este año es especialmente importante porque de ahí sale la plaza vacante para el Mundial, que a priori nos la tendremos que jugar entre Alberto Amezcua y yo", advierte.

A la espera de clasificarse para esa cita de septiembre, López augura en Doha "una carrera dura" y que "no debería ser muy rápida". "Es infernal lo que nos vamos a encontrar y aunque la competición sea de noche, la humedad es altísima y la sensación es muy agobiante. Creo que va a ser la competición más dura que se ha hecho hasta ahora en las pruebas de atletismo en el exterior", admite el atleta español.

Sobre el compartir entrenamientos con Álvaro Martín, actual campeón de Europa y considerado su sucesor, el murciano lo ve positivo. "Me ha servido también para motivarme y tener ese aliciente de alguien fuerte a tu lado", remarca un López, que por un positivo de un rival pasó hace unas semanas de bronce a plata mundialista en 2013, algo que vio con mezcla de "alegría y tristeza".

Finalmente, y después de tener un amplio palmarés, no esconde que le gustaría completarlo con la medalla "olímpica". "Me gustaría conseguirla, pero ya sólo ganar un Mundial para mí es algo muy grande. Creo que todavía tengo algo más en las piernas", sentencia.

Lo más