Boletín

Mestalla tendrá una estatua de 'Sentiment Etern' en el centenario del Valencia

Mestalla tendrá una estatua de Sentiment Etern en el centenario del Valencia

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:24

Una figura en honor a un socio ciego que no dejó de acudir a Mestalla

El Valencia CF vivirá dentro de poco su centenario y Mestalla albergará desde este domingo una estatua llena de 'Sentiment Etern' ('Sentimiento Eterno') en honor al fallecido socio Vicente Navarro, quien no dejó de acudir, pese a su ceguera, a su asiento 164 de la fila 15 en la Tribuna Central, donde estará ubicada la figura.

"Es una emotiva estatua de bronce en un asiento de la Tribuna de Mestalla es el homenaje del Valencia CF a todos los que han traído al club hasta su centenario", aseguró la entidad valencianista mediante un comunicado.

Y es que a partir de este domingo, último partido antes del centenario del club, Mestalla tendrá en sus gradas, en ese asiento 164, la figura de un socio que simboliza el homenaje del club a todos los valencianistas presentes en los cien años de la entidad.

"Ser del Valencia CF es un 'Sentiment Etern' que se lleva en el corazón, que se alimenta y crece de generación en generación, superando cualquier dificultad, con una misma voluntad de querer llegar", indicó el club en su nota de prensa.

Así, en memoria de todos los que han llevado al Valencia a cumplir sus cien años de vida "y que ya no están", a partir del duelo ante el Getafe CF quedará ubicada la escultura de Vicente Navarro en su habitual asiento para rendir homenaje a los socios ya fallecidos.

"A esa butaca acudía partido tras partido Vicente Navarro Aparicio, socio número 18 en el momento de fallecer. Sufría y sentía acompañando al Valencia CF lejos de Mestalla, como en la final de la Copa de 1967 que se ganó al Athletic Club, pero a sus 54 años perdió la visión por un desprendimiento en la retina", prosiguió la nota.

"Dejó de ver pero no de sentir. El Valencia CF seguía, incluso más fuerte, en su corazón. Vicente no dejó de acudir a Mestalla junto a su hijo. Vivía los partidos, sentía el Valencia CF, disfrutaba con un ambiente único mientras su hijo le narraba las jugadas, siendo la temporada del Doblete de 2004 el año más feliz de su vida, compartiendo la emoción pura de miles y miles de corazones como el suyo", se añadió.

Pese a su fallecimiento, gracias a su estatua no se perderá el centenario del club. "Desde hoy y para siempre, convertido ya en un símbolo que pasa a representar, para la eternidad, a todos los que han sentido, sienten y sentirán por siempre la emoción de ser del Valencia", concluyó el comunicado de prensa.

Lo más