• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Javier Lozano: "Me iré cuando lo digan los clubes, nadie más"

Javier Lozano: Me iré cuando lo digan los clubes, nadie más

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:33

El presidente de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), Javier Lozano, celebra esta semana el décimo aniversario al frente de la institución y ha dejado claro que tiene "más fuerza y más ilusión que nunca" para seguir "creciendo y mejorando", avisando de que sólo dejará el cargo cuando lo digan sus asociados, "nadie más".

"Ahora tengo más ilusión y más fuerza que nunca. Soy un competidor nato y estaré aquí hasta que los clubes quieran. Los clubes me llamaron, los clubes renovaron la confianza y los clubes dirán el día que ha llegado la hora de Javier Lozano. Daré las gracias y me iré, pero los clubes, nadie más", indicó en una entrevista a Europa Press.

Bajo su gestión, el crecimiento de la LNFS es indudable. Tanto en las gradas como en retransmisiones televisivas. Éste ha sido el motivo que ha generado una polémica con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Su presidente, Luis Rubiales, se reunió en secreto el pasado verano prometiendo a los clubes el doble de ingresos y acusó a Lozano de haber "dinamitado" las negociaciones.

"Eso no es así. Ahora mismo estamos inmersos en la firma de un convenio, no hemos dinamitado nada porque la negociación sigue. Nosotros hemos tenido unas relaciones magníficas con la RFEF durante 29 años, cada uno respetaba su espacio, había puentes de coordinación, mucho diálogo, mucha confianza, pero él (Rubiales) ha llegado implantando su nueva manera de entender las cosas y es lógico que al principio haya desajustes", dijo.

La LNFS, que reparte 700.000 euros en derechos televisivos, quiere llegar a un acuerdo cuanto antes y mantener la paz entre instituciones. "Confío que con el paso del tiempo, cuando haya más roce, todo se solucione, que es como tiene que ser. Está muy claro lo que tiene que hacer cada uno. Es cuestión de tiempo. Ya estamos en la segunda reunión, hemos quedado para la tercera y lo más importante son las instituciones, no las personas", recordó Lozano.

"A mí lo que me interesa es que LNFS y RFEF estén cerca, que estén coordinados, que cada una tenga su espacio y que funcione como ha funcionado hasta ahora. Las personas podemos llevarnos bien, mal o regular, pero debemos recordar nuestra responsabilidad institucional", añadió el máximo dirigente del fútbol sala nacional, que califica de "satisfactorio" el balance de su década como presidente.

"Sobre todo por mirar de dónde venimos. La vida te mete en el día a día y sólo miras hacia delante, y cuando ocurren este tipo de aniversarios es cuando tienes un minuto para mirar atrás. Ahí nos damos cuenta de lo que hemos conseguido. Hemos sufrido, hemos trabajado, pero hemos mejorado, estamos en un sitio inimaginable hace diez años. Cuando me vaya quiero dejar la LNFS como dejé la selección, en el 'top, top', en una posición de prestigio que ya tiene porque somos la referencia mundial", presumió.

Además, Lozano subrayó la importancia del plan de comunicación ideada para estar "bien posicionados". "Cuando llegué, el auditor dijo que teníamos que cerrar, estábamos en quiebra técnica y social. Hicimos muchas cosas prioritarias y otra de ellas -para asegurar el futuro- era hacer un plan de exposición (...) El año pasado, entre todas las categorías, fueron 578 partidos televisados", desarrolló.

"Lo que queremos es que sea una lluvia fina. No queremos un evento con mucha audiencia y el resto del año estar desaparecidos. Estamos bien posicionados en este sentido. Y los clubes están muy contentos. Tenemos que pensar en grande porque en el deporte no existe el conformismo", añadió Lozano.

La fortaleza económica, sin embargo, no se consigue sin un control que dé garantías a la competición, algo que la LNFS instauró hace tres años. "Hemos actuado con flexibilidad e incluso con cierto paternalismo, pero a su vez no permitimos cualquier cosa, estudiamos cada caso y el momento puntual. Esta comisión supervisa lo más importante: Hacienda, Seguridad Social, impagos a jugadores y presupuestos. Lo prioritario es eso", explicó.

"LA FOTO ES LA DEL WIZINK A REBOSAR"

Preguntado por el mejor momento a nivel deportivo de esta década, Lozano no muestra dudas. "La final de la Copa de España 2018, con el WinZink Center reventado, con 1.000 personas en la calle sin poder entrar, deseando pagar una entrada a cualquier precio. Aquello fue el símbolo de todo el esfuerzo y trabajo. Nos sentimos satisfechos por lo que hemos sido capaces de conseguir", apuntó.

"Cuando todos remamos en la misma dirección podemos comernos el mundo. El objetivo general no se nos puede desviar nunca", finalizó Lozano, que también disfruta mucho "con un canterano que se consolida" en el equipo absoluto. "Es una sucesión de pequeñas satisfacciones, pero la foto es la del WiZink", espetó.

"El fútbol sala es rentable, siempre hablo de una rentabilidad integral, con rendimientos tangibles e intangibles. Te da posicionamiento social, ejerces formación y permite unirse al tejido social más allá del rendimiento mediático. Yo sólo soy la cabeza de esta LNFS, pero está la junta y la asamblea, con gran colaboración entre clubes. Esto es una labor en equipo. De todos. La nota a los diez años es muy buena, pero mejorable", finalizó.

Lo más