Campeonatos de Europa de Atletismo

España plata masculina y bronce femenino por equipos en maratón

El equipo español cierra el campeonato con diez medallas. Dos oros, tres platas y cinco bronces.

Maraton

El maratón recorrió las principales calles de la capital alemana. EFE

EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 22:42

La antigua marchadora bielorrusa Volha Mazuronak refrendó su liderazgo en el maratón europeo al conseguir la medalla de oro en los campeonatos continentales con un tiempo de 2h26:22, batiendo en el sprint por seis segundos a la debutante francesa Clemence Calvin. La checa Eva Vrabcova-Nyvltova llegó tercera a la meta con un registro de 2h26:31, récord nacional.

El equipo español femenino consiguió la medalla de bronce en la Copa de Europa de maratón, que se disputaba simultáneamente con la carrera individual, por detrás de Bielorrusia y de Italia.

Volha Mazuronak, campeona individual, lideró al equipo ganador, cuyas tres primeras atletas -las que puntuaban- sumaron un tiempo de 7h21:54. Italia ganó la plata con 7h32:46, y España el bronce con 7:44.06. Se trata de la novena medalla para España en los Europeos de Berlín, que se cuenta en el medallero oficial.

La donostiarra de origen etíope Trihas Gebre fue la mejor del equipo español, novena con 2h32:13, su mejor marca personal, seguida de la madrileña Azucena Díaz, decimotercera con 2h34:00 y de Elena Loyo, vigésima tercera con 2h37:54, que fueron las tres que puntuaron.

Koen Naert, un belga de 28 años sin pedigrí en la elite mundial, se proclamó campeón de Europa de maratón con un ataque en los cinco últimos kilómetros que le condujo a la meta en un tiempo de 2h09:51, récord de los campeonatos.

El suizo de origen eritreo Abraham Tadesse, campeón de Europa de medio maratón en 2016, se colgó la medalla de plata con 2h11:24, seguido del italiano Yassine Rachik (2h12:09).

El equipo español, que una hora antes había logrado el bronce en la Copa de Europa femenina, consiguió en hombres la medalla de plata con 6h42:43, por detrás de Italia (6h40:48), considerando la suma de tiempos de los tres mejores de cada selección.

El segoviano Javi Guerra volvió a ser el mejor español y, como hace cuatro años en Zúrich, se quedó a las puertas del podio, cuarto con 2h12:22, mientras que Jesús España colgó las zapatillas con un magnífico sexto puesto en 2h12:58. Camilo Raúl Santiago, decimosexto con 2h17:24, cerró la puntuación para España. Pedro Nimo terminó en el puesto 22 con 2h18:43 e Iraitz Arróspide en el 34 con 2h19:49.


La británica Laura Muir consiguió su primer título europeo sénior al aire libre al ganar la final de 1.500 con un ataque a 900 metros del final que le dio la victoria en 4:02.32, mientras que la soriana Marta Pérez acabó novena y la barcelonesa Esther Guerrero undécima.

Pérez, campeona de España, luchó por los puestos de finalista (8 primeras) pero en el último metro le adelantó la checa Diana Mezulianikova y terminó novena con 4:07.65.

Guerrero, que había ido siempre en posiciones retrasadas, llegó undécima con 4:09.88. La triple campeona de España de 800, de 28 años, corría por primera vez los 1.500 en unos Europeos.


La toledana Irene Sánchez-Escribano, presente en su primera final europea de 3.000 m obstáculos, se clasificó octava con la mejor marca de su vida (9:31.84) al cabo de un largo esprint que le permitió ganar plaza oficial de finalista.

La alemana Gesa-Felicitas Krause regaló al público local una medalla de oro con su victoria incontestable en 9:19.80, seguida de la suiza Fabienne Schlumpf (9:22.29) y de la noruega Karoline Grovdal (9:24.46).

Irene se había metido en la carrera decisiva con su mejor marca personal (9:34.69) y hoy volvió a rebajarla en tres segundos.

La atleta toledana, doctora en medicina, tres veces campeona de España y entrenada por Antonio Serrano, había quedado eliminada en su anterior experiencia en campeonatos de Europa (Amsterdam 2016).


Diez años después de ser campeón olímpico en Pekín, el portugués Nelson Évora consiguió este domingo, con 34 años, su primer título europeo de triple salto con una marca de 17,10, mientras los españoles Pablo Torrijos y Marcos Ruiz terminaron quinto y décimo, respectivamente.

Évora, discípulo del cubano Iván Pedroso como su compañera la española Ana Peleteiro (bronce aquí), arrebató en la quinta ronda la victoria al turco de origen cubano Alexis Copello, que dominaba el concurso con 16,93 el día el que cumplía 33 años.

El griego Dimitrios Tsiamis se llevó la medalla de bronce con un registro de 16,78, cuatro centímetros más que el castellonense Pablo Torrijos, el único atleta español que ha superado los 17 metros (17,04).

Era la tercera final europea consecutiva para Torrijos, que en las dos anteriores había terminado octavo. Su marca del tercer turno, de 16,74, llegó a situarlo en posiciones de podio, pero luego le adelantaron Tsiamis y el azerbaiyano Nazin Babayev (16,76).

El atletismo español tenía por primera vez en la historia de los campeonatos dos representantes en la final de triple, ya que también estaba el valenciano Marcos Ruiz, debutante en la selección, que sólo hizo un salto válido, el tercero, de 16,44.

Lo más