GOLF

La PGA homenajea a Severiano Ballesteros en playa de Somo

Con un hierro 3 en la mano empezó a golpear bolas Severiano Ballesteros en la playa de Somo, Cantabria, donde la Asociación de Profesionales de Golf de España ha rendido este martes un homenaje al golfista.

Varios golfistas en el homenaje a Severiano Ballesteros 

Varios golfistas en el homenaje a Severiano Ballesteros  EFE

EFE Cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 20:44

Con una amplia presencia de profesionales que juegan en el circuito nacional, se ha rendido un homenaje a Severiano Ballesteros donde empezó su idilio con el golf.

De hecho, ese circuito, que esta semana jugará la sexta prueba de su calendario en Pedreña, la "casa" de Seve Ballesteros, lleva ahora el nombre del deportista cántabro fallecido en 2011 a causa de un tumor cerebral.

Fue en esta playa de Somo en la que el pequeño Seve dio sus primeros pasos en el golf, con un hierro 3 que le había hecho uno de sus hermanos, antes de convertirse en una leyenda de este deporte.

Al acto han asistido, además de decenas de jugadores del Seve Ballesteros PGA Tour 2018, varios amigos y familiares del golfista, entre los que destacan sus hijos Miguel y Javier, que disputan los torneos de ese circuito.

Javier Ballesteros se mostró "muy contento" de que hayan acudido tantos profesionales a homenajear a su padre y que lo hayan hecho acompañados de un hierro 3, como el que utilizó su padre para dar sus primeras bolas en la arena de Somo.

"Me llena de orgullo que cuando voy a un campo de golf o a rendir un pequeño homenaje a mi padre la gente siempre responde muy bien, ya sea aquí o en el extranjero", destacó.

Sobre su trayectoria, reconoce que nunca se ha intentado comparar con su padre, algo que asegura estar a su favor porque, de otro modo, "sería un error", ya que considera a Seve una figura "incomparable".

Y explicó que está trabajando duro para lograr sus objetivos en el golf profesional, como siempre le dijo su padre que hiciera, aunque hoy por hoy todavía dice estar "lejos" de donde pretende estar. "Puedo llegar lejos en este deporte", manifestó.

Seve fue el gran revulsivo de la Ryder Cup y el primer europeo en ponerse la chaqueta verde al ganar un Masters de Augusta en 1980, lo que abrió las puertas a toda una generación de golfistas europeos que dominaban el mundo y que se llamó "La Quinta de Seve", formada por el inglés Nick Faldo, el alemán Bernhard Langer, el galés Ian Woosnam y el escocés Sandy Lyle. 

Lo más