SELECCIÓN ESPAÑOLA

Luis Enrique recibe a sus jugadores entre bromas y gran ambiente

La Real Federación Española de Fútbol difundió las imágenes del momento en que los internacionales españoles saludaron al nuevo seleccionador, que se preocupó por estado de Carvajal y Diego Llorente.

Luis Enrique reunido con sus jugadores

Luis Enrique reunido con sus jugadores EFE

EFE Cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 22:03

En una de las zonas de la planta baja de la residencia de La Ciudad del Fútbol, el nuevo cuerpo técnico esperaba a los jugadores acompañados de José Francisco Molina, director deportivo de la selección. Según llegaban los futbolistas eran avisados para acudir al encuentro y fueron recibidos entre bromas y gran ambiente.

Luis Enrique fue presentando uno por uno a todos los integrantes de su cuerpo técnico a cada jugador. "¿Cómo estas inglés?", le dijo a David de Gea a su llegada. "Casi nos matas a sustos, Un bocadillo, un golpe", le soltó a Dani Carvajal preocupándose por su estado. "Estoy para entrenar a tope esta tarde", le respondió el lateral.

Diego Llorente llegó con muletas y fue recibido con un mensaje entre risas del seleccionador: "Vaya embolado que te hemos metido", le dijo. "Que todos sean como este", respondió el central de la Real Sociedad que fue operado el pasado 27 de agosto de una fractura en el peroné izquierdo.

El momento más gracioso fue con la llegada del capitán Sergio Ramos. En ese momento Luis Enrique no estaba con sus ayudantes. Ramos fue saludando a todos y sintió un golpe al chocar cuerpo con cuerpo. Al girarse vio que quien le empujaba era el nuevo seleccionador y se saludaron con afecto.

"Ayer descansamos, tuvimos un día, aunque se descansa ahora menos con los niños", bromeó el capitán cuando le preguntaron por su estado. "Dejáselos al cuidador", le respondió Luis Enrique. Fue el primer contacto con sus jugadores que mostró un gran ambiente.

Los internacionales españoles, 24 en la primera lista de Luis Enrique con once caras nuevas respecto a los que defendieron a la Roja en el Mundial de Rusia, se pusieron a sus órdenes con un entrenamiento vespertino en el que el técnico se mostró muy cercano.

España se entrenó sin Raúl Albiol, que se quedó en el gimnasio con trabajo personalizado, ni Diego Llorente a quien citó Luis Enrique pese a estar recién operado, para que vaya conociendo como serán las concentraciones y las nuevas normas que entran en la selección con su llegada.

La ausencia de Diego Costa por motivos personales, que se perderá los partidos ante Inglaterra y Croacia de la Liga de las Naciones, fue cubierta por Iago Aspas, que a la tarde se reencontraba con sus compañeros y entrenaba con normalidad siendo uno más del grupo.

Fue reforzado por un portero de la sub'21, Juan Soriano, ya que David de Gea y Pau López integraron un reducido grupo de jugadores que habían jugado el domingo y tuvieron una sesión más suave. Estuvieron junto a Busquets, Gayá, Sergi Roberto y Rodrigo. Realizaron carrera, tablas de abdominales y estiramientos sobre el césped.

El resto de internacionales se entrenó con mayor intensidad. Iniciaron con un calentamiento y los habituales rondos, en los que se vio como jugadores del mismo equipo se buscaban y en uno estaban Sergio Ramos, Ceballos, Marco Asensio, Isco, Carvajal, Nacho con Morata y Suso.

Luis Enrique, de corto y con gafas de sol, dejaba trabajar a sus ayudantes y observaba todo al detalle a distancia hasta que a la media hora juntó a sus jugadores en un corrillo y dio las órdenes de los ejercicios que realizarían. El trabajo fue físico y con balón. Ejercicios de habilidad en la esquiva de picas y disparos a portería finales en cada acción. Se le vio muy cercano, charlando de cerca con Ceballos corrigiendo detalles.

La sesión se cerró con un juego de Ramos, Carvajal, Iago Aspas y Azpilicueta. Chutaban todos desde el borde del área y debían tocar el travesaño. El resto ya estiraba y realizaba abdominales en el cierre del primer día de campo de Luis Enrique como seleccionador. 

Lo más