Lesiones

Pablo Insua dice adiós a la temporada; Illarra, cerca de dos meses de baja

Insua presenta una rotura en el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, mientras que Illarra sufre una lesión de grado 3 en el aductor. 

Insua e Illarramendi

Insua e Illarramendi

EFE cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:43

Pablo Insua, jugador de la Sociedad Deportiva Huesca, se perderá lo que resta de temporada tras romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en el partido jugado el pasado sábado contra el Girona.

Las pruebas médicas realizadas este lunes al defensa central han evidenciado la mencionada lesión, según informa el club altoaragonés, por la que deberá pasar por el quirófano en los próximo días.

Insua había encadenado su novena titularidad consecutiva en LaLiga Santander entre los meses de diciembre y febrero. En total, esta temporada ha disputado 10 encuentros de la competición doméstica y otros dos de la Copa del Rey. Junto a Pulido y Etxeita ha formado el trío, en el eje de la zaga, que ha llevado a los oscenses a sumar tres partidos seguidos sin encajar un gol. 



El capitán de la Real Sociedad, Asier Illarramendi, sufre una lesión de grado tres en la inserción proximal del músculo aductor largo de la cadera derecha, la misma que mantuvo a su compañero Mikel Merino 52 días de baja.

Según el parte médico hecho público este lunes por el club donostiarra en su página web, Illarramendi ha comenzado ya tratamiento mediante fisioterapia y su retorno a la actividad será "progresivo", aunque dependerá de la evolución clínica del proceso.

Asier Illarramendi tuvo que abandonar en camilla el partido que su equipo disputó este domingo ante el Valencia en Mestalla (0-0), al término del cual salió de los vestuarios con muletas.

Se da la circunstancia de que Mikel Merino también se lesionó ante el Valencia, aunque en su caso en el partido que enfrentó a ambos equipos en la primera vuelta, el pasado 29 de septiembre en Anoeta (0-1), en el que fue reemplazado por Rubén Pardo cuando tan sólo se habían disputado 13 minutos del encuentro, y no volvió a los terrenos de juego hasta casi dos meses más tarde.

Lo más