Selección Española

Luis Enrique: "Me gustaría parecerme a Jordi Alba"

El seleccionador negó que tenga problemas personales con Jordi Alba y señaló que "no tengo por norma tomar decisiones en función del clamor popular".

 

EFE

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 15:37

Luis Enrique, seleccionador español, puso una nota de humor a una comparecencia con numerosas preguntas sobre el regreso de Jordi Alba cuatro meses después, y aseguró que le gustaría parecerse al lateral tras descartar que sus ausencias fueran por motivos personales.

La vuelta de Jordi Alba centró la atención de la rueda de prensa de Luis Enrique, que no profundizó en las razones de su ausencia de las dos primeras convocatorias. Hasta en ocho ocasiones fue cuestionado por la figura del lateral zurdo hasta que acabó tirando de ironía: "Me gustaría parecerme a Jordi Alba, aunque yo soy un poco más alto", dijo.

"No tengo por norma tomar decisiones en función del clamor popular o de lo que piense cualquier persona de fútbol, no porque no me interese sino porque en este mundo, ser entrenador tienes que tomar decisiones difíciles y tener las cosas claras. No sé el día que decidí llamar a Jordi Alba, lo he hecho en función de lo que veo y considerando lo que es mejor en el momento", añadió.

Luis Enrique desmintió que exista ningún conflicto personal con el jugador de su etapa en el Barcelona que provocase sus ausencias y resaltó que si alguien conoce en la selección a Jordi es él.

"No hay nada, no ha cambiado nada respecto a las anteriores listas. Defendí a capa y espada que no tengo ningún problema personal con ningún jugador y sigue así. No ha habido llamadas ni nada. En esta sala no hay nadie que en lo profesional conozca mejor a Jordi Alba que yo. Jugó mas del ochenta por ciento de partidos que podía jugar conmigo y es una decisión profesional, personal en ningún caso", aclaró.

Valoró los parámetros que tiene en cuenta para realizar la elección de jugadores. "Hay muchos factores y ninguno es determinante, pero ayudan. Desde su estado de forma que es clave, la competencia que pueda tener en el puesto, las cosas que buscamos dentro y fuera de terreno de juego, con quién juegas, el estado de tu equipo. Ninguno es excluyente pero la suma de todas te hacen tomar decisiones".

El regreso de Jordi Alba será como uno de los capitanes de la Roja, por antigüedad. Luis Enrique adelantó que no tendrá ninguna charla diferente con él que con el resto de los convocados para medirse a Croacia y Bosnia.

"Será capitán porque es el tercer jugador con más internacionalidades de la lista. Acabamos de terminar un Mundial, hay un cambio generacional que estamos buscando, es evidente, y la edad en este sentido necesitamos ver a más gente joven. No decido que venga por ser capitán o no, eso no es determinante", dijo.

"No tengo que normalizar nada, vendrán todos, entre ellos Jordi Alba, haré la charla típica para empezar, para dar la bienvenida y explicar el trabajo que vamos a hacer. Estoy encantado, daré la bienvenida a los nuevos y a los que vuelven tras partidos sin estar. Lo siento por los que no están pero al final mi trabajo es tomar decisiones y no verse afectada por la relación personal que puedo entablar con los jugadores", sentenció. 

Luis Enrique analizó el decisivo encuentro de Zagreb ante Croacia, en el que se juega el pase a la fase final de la Liga de las Naciones, con deseo de ver a sus jugadores "en ambiente hostil ante una selección herida" y con la obligación de ganar.

"No va a tener nada que ver el partido de Zagreb con lo de Elche, sin duda, porque las situaciones de los equipos cambian muy rápido, pero es un partido muy bonito de preparar y jugar, no hay otra opción que ganar", afirmó.

"Dependemos de nosotros, como Croacia siendo tercera. No esperábamos otra cosa pese a ganar los dos primeros partidos. Estamos jugando contra dos de las mejores selecciones del mundo y estoy deseando ver a mis jugadores en ambiente hostil, ante una selección herida por la goleada del primer partido. Vamos a jugar al ataque, saldremos a ganar y a meter goles", añadió.

España tendrá que reaccionar al varapalo inesperado recibido ante Inglaterra que frenó su camino en la primera edición de la Liga de las Naciones. "Contra Inglaterra me quedé con una sensación agridulce, bastante más tirando a lo agrio".

"Tras analizar el partido ves que es muy difícil ante una selección como Inglaterra si te hace daño en tres golpes, pero el equipo se rehizo tras cometer errores individuales. Reaccionamos y la lastima fue que no llegamos a tiempo de conseguir algún punto. Tenemos que tener fe de ser mejor que el rival, jugar bien, presionar bien, ser solidarios, hacer todo en bloque y esperar que los jugadores estén en su mejor versión", deseó.

El seleccionador valoró una convocatoria con muchos cambios. Junto al regreso de Jordi Alba y el de Íñigo Martínez, el estreno de Mario Hermoso, Diego Llorente, Pablo Fornals y Brais Méndez. "Hay bastantes caras nuevas pero no deja de ser algo para mí esperanzador, el hecho de que hay un grupo de jugadores muy amplio que puede acudir a la selección".

Los cambios llegan especialmente en zona defensiva. "Hay lesiones de jugadores que no he podido convocar pero siempre que analizamos cualquier cosa en el apartado defensivo, lo hacemos desde el punta que es el primer defensor".

"Es un problema global, no responde a un tema individual, simplemente que hay jugadores que aparecen en el mercado en el fútbol actual, jóvenes, que tengo ganas de verlos. Me gusta lo que veo en sus clubes y quiero verlos un peldaño más arriba en la selección", defendió.

Entre ellos destacan Mario Hermoso y Diego Llorente, que aseguró "entran en el perfil de jugadores jóvenes con experiencia" que pueden aportar mucho a la selección. "Considero que tienen el nivel y tengo ganas de verlos compitiendo con la selección para ver por donde van los tiros".

Aunque Luis Enrique señaló que algunos jugadores estarán siempre por su importancia, aunque no atraviesen su mejor momento, entre ellos no incluyó a Marco Asensio y Rodrigo Moreno que se mantienen en la convocatoria pero atraviesan un bajón de rendimiento.

"No sería justo para los jugadores individualizar por no marcarlos. A lo largo de la temporada tienen momentos altos y bajos. No he visto a nadie que esté en sobresaliente toda la temporada. Cada caso se trata de manera individual. Algunos aportan al equipo a pesar de no estar en su mejor momento y van a seguir viniendo, otros es importante como se encuentran en el día a día. No hay una norma general porque cada jugador es diferente", especificó.

"Cada caso lo trataremos en su momento. Me gustan mucho estos dos jugadores (Asensio y Rodrigo), pero si su rendimiento no es el óptimo para ayudarnos, si sus tendencias en los clubes se alargan en el tiempo, si influye. Cada caso será tratado de manera individual. Siguen viniendo pero la lista se alarga, la competencia es exagerada y me parece bien, así al jugador lo tienes preparado, pensando que si no viene él lo hace otro y la selección puede seguir ganando", sentenció.

Luis Enrique salió al paso de los silbidos de un sector de la afición del Real Madrid a Sergio Ramos y la crítica por su dureza en los terrenos de juego tras lesionar a un jugador del Viktoria Plzen y le señaló como "un profesional único" y "un líder" que da ejemplo.

"Lo de los pitos en el mundo del fútbol sabemos lo que significa. Un jugador tiene que estar preparado para aceptar todo, ovaciones, elogios y la crítica que le llega a todos en su carrera. Tienen que estar preparados para lo de dentro y lo de fuera, el halago y la crítica", manifestó.

"Ramos es de los jugadores que claramente tiene una jerarquía y una personalidad. Por cómo se comporta en el terreno de juego es un jugador diferente, especial, el segundo con más partidos con España significa algo, lo ha ganado todo con su club y la selección. Es uno de los elegidos, un profesional único, un líder trabajando y dando ejemplo a los demás. Estoy muy contento con su actitud", añadió.

Lo más