Maxi Mazzaro

La Policía devuelve a Argentina a un cabecilla de los ultras de Boca

Maxi Mazzaro, uno de los líderes de La 12, fue detectado en Madrid y devuelto a Argentina. Rafael di Zeo, otro dirigente, ha recibido permiso para viajar.

Boca Juniors

La policía española ha devuelto a uno de los hinchas más peligrosos de La 12. EFE

EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 17:32

La Policía Nacional ha deportado a Argentina a Maxi Mazzaro, uno de los cabecillas de los ultras de Boca Juniors detectado en Madrid y que ya está camino del país sudamericano.

Según han informado fuentes de este cuerpo de seguridad, se le detectó dentro del dispositivo puesto en marcha para garantizar la seguridad del partido de vuelta de la Copa Libertadores que se celebrará el próximo domingo en Madrid.

A Mazzaro se le identificó en la noche del miércoles y se procedió a devolverlo a su país, ya que está considerado, según la Policía, como uno de los "barra brava" (ultras) más "significativos y peligrosos" y cuenta además con una larga lista de antecedentes penales.

Maxi Mazzaro es un integrante violento de la facción disidente de La 12, la barra brava de Boca. En 2013, tras seis meses prófugo, fue procesado y acusado como supuesto partícipe necesario del homicidio de Ernesto Cirino, en el barrio de Liniers el 29 de agosto de 2011. Mazzaro estuvo un año y medio preso hasta que en 2014 fue absuelto junto a Mauro Martín, uno de los dos jefes actuales de la barra brava de Boca.

El otro jefe de La 12, Rafael di Zeo, obtuvo este miércoles de un juzgado de Buenos Aires el permiso para viajar a España, aunque tiene "derecho de admisión", la prohibición argentina de acceder al estadio.

El dispositivo policial previsto para el partido, que se celebrará a las 20.30 horas entre River Plate y Boca Juniors en el estadio madrileño Santiago Bernabéu, comprende la división de un tramo del Paseo de la Castellana, en el eje sur-norte de la ciudad, en dos zonas para separar a los hinchas de ambos equipos.

Estos dos tramos estarán fuertemente protegidos y cortados al tráfico desde primera hora del domingo. Al norte, en la plaza de Cuzco, se instalará a las nueve de la mañana la zona para la hinchada de los aficionados de River Plate. Mientras, a dos kilómetros de distancia, la de Boca Juniors se agrupará a la misma hora en el cruce del Paseo de la Castellana con la calle Raimundo Fernández Villaverde.

Entre uno y otro punto se desplegarán agentes con el objetivo de que los aficionados de ambos clubes no puedan entrar en contacto. Ambas hinchadas estarán a la misma distancia del Santiago Bernabéu, adonde serán conducidas con antelación para controlar el acceso.

El control de la entrada al campo es otro de los asuntos "calientes" para evitar incidentes dentro del Bernabéu, por lo que, con toda probabilidad, según fuentes del dispositivo consultadas por EFE, se siga el modelo de anillos de protección y filtros a distintas distancias del estadio.

Así se hizo en 2015 para la celebración del Clásico Real Madrid-F.C.Barcelona, con fuertes medidas de seguridad tras las 130 víctimas de los atentados de París tan solo una semana antes, por lo que más de 1.100 policías nacionales fueron desplegados. 

La Cámara de Diputados argentina inició este jueves una sesión extraordinaria en la que se debatió un paquete de medidas que incluyen la ley para agravar las penas a los ultras del fútbol, propuesta por el Gobierno nacional. Entre los aspectos que contempla el proyecto de ley se incluye el agravamiento de las penas a los radicales que cometan delitos y castigos a dirigentes de clubes que entreguen entradas a miembros de esos grupos.


La Justicia argentina liberó este jueves a Matías Sebastián Nicolás Firpo, hincha de River Plate acusado de atacar al autobús de Boca Juniors el día en que se iba a jugar la vuelta de la final de la Copa Libertadores, tras condenarle a dos años y cuatro meses de prisión que no tendrá que cumplir.

Según informaron fuentes judiciales, el fallo se emitió tras un "juicio abreviado" en el que se acordó que el culpable deberá también respetar "ciertas normas de conducta" por su actuar el pasado 24 de noviembre contra el equipo 'xeneize' cuando entraba en el estadio del River Plate. Los altercados, producidos por decenas de personas, provocaron que varios jugadores de Boca sufrieran algunas lesiones y por lo tanto el partido tuviera que posponerse.

Cuando localizaron a Firpo, que había cambiado de apariencia física para pasar desapercibido, estaba imputado por la fiscal Adriana Bellavigna por los delitos de daño agravado por producirse en el marco de un espectáculo deportivo, impedir la realización de un espectáculo deportivo de carácter masivo con concurrencia pública y promover la formación de grupos destinados a cometer delitos.

Según informaron, la Justicia decidió que el condenado no pueda concurrir a las inmediaciones del estadio de River Plate, ni acceder al mismo por el tiempo de la condena y tampoco podrá acudir a eventos futbolísticos masivos durante los dos años que dure la pena. Asimismo, deberá realizar 180 horas de tareas comunitarias y hacer un curso de "convivencia urbana", entre otras medidas.

Lo más