Football Leaks

La FIFA dice que hay "un intento de socavar el nuevo liderazgo" de Infantino

El máximo organismo del fútbol se ha defendido de las filtraciones de Football Leaks a través de un comunicado en el que niega todas las acusaciones.

Infantino

Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Cordon press

EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:41

La Federación Internacional de Fútbol considera que las acusaciones que señalan al presidente Gianni Infantino como encubridor del "dopaje financiero" del París Saint Germain y el Manchester City, durante su etapa en la UEFA, tienen como objetivo "socavar el nuevo liderazgo de la FIFA".

Según esas acusaciones, PSG y Manchester City, controlados principalmente por fondos de Catar y de Emiratos Árabes Unidos, habrían recibido inversiones millonarias de estos países, camufladas como "contratos de patrocinio", algo que sabían Michel Platini e Infantino, entonces presidente y secretario general de la UEFA.

"Parece obvio que el 'informe' realizado en algunos medios de comunicación indica que solo hay un objetivo particular: un intento de socavar el nuevo liderazgo de la FIFA y, en particular, del Presidente, Gianni Infantino, y la Secretaria General, Fatma Samoura", señala la FIFA en un comunicado oficial publicado en la medianoche.

En el mismo, se asegura que "hace cuatro semanas, un grupo de periodistas envió varios cientos de preguntas a la FIFA, basadas en correos electrónicos privados e internos y otra información a la que (terceros) había accedido (ilegalmente)".

Destaca que, pese a que respondieron a las mismas "de manera directa y honesta", ciertos medios decidieron "ignorar" la mayoría de las respuestas y "distorsionar tanto los hechos como la verdad, en un intento deliberado de desacreditar a la FIFA y engañar a sus lectores".

En el comunicado se recuerda que la FIFA se encontraba "en una situación desesperada en 2015, ya que buscaba recuperarse de décadas de abandono y mala gestión" y resalta que fue obvio que, con exfuncionarios pendientes de procesos penales y otros que apoyaron o formaron parte de ese "régimen desacreditado durante muchos años", hubo que hacer cambios "en todos los niveles, para que la FIFA pudiera comenzar de nuevo".

"No es de extrañar que algunos de los que han sido despedidos, reemplazados o infelices continúen difundiendo falsos rumores e insinuaciones sobre el nuevo liderazgo. Somos conscientes de que hay personas a quienes, por frustración, les gustaría socavar a la FIFA, por sus propios motivos de interés", añade.

La FIFA lamenta que haya medios de comunicación que se presten a dar voz a "tales afirmaciones falsas, aparentemente sin pensar ni tener en cuenta los cambios reales y sustanciales que se han realizado, ya que el antiguo régimen fue barrido, bajo una nube de vergüenza".

Al mismo tiempo, da la "bienvenida a los informes de investigación honestos y reflexivos" y se presta a esclarecer cualquier aspecto de su trabajo.

"Para evitar dudas, también merece ser señalado que NINGUNO de los "informes" contiene algo que incluso remotamente equivalga a una violación de cualquier ley, estatuto o reglamento. Esto es, sin lugar a dudas, una mejora incalculable respecto al pasado y algo en lo que la FIFA está totalmente comprometida a seguir adelante".

"No nos distraeremos de nuestro trabajo, ya que la FIFA está indiscutiblemente en una posición mucho mejor que hace dos años. Damos la bienvenida a cualquier debate constructivo. Y seguiremos avanzando, más fuertes y más comprometidos que nunca", concluye.

En el mismo comunicado, la Federación Internacional difunde unas declaraciones de Gianni Infantino, en las que el presidente afirma que siempre tuvo claro que se enfrentaría a una fuerte oposición, "especialmente de aquellos que ya no pueden beneficiarse sin vergüenza del sistema del que formaban parte".

"Pero esta es la razón por la que fui elegido y para mí habrá un enfoque y un solo enfoque: mejorar y desarrollar el fútbol en todo el mundo. Y hoy estoy más comprometido y decidido que nunca a seguir cumpliendo con esta tarea", concluye. 

Lo más