Boletín

LIGUE 1

El Lille retrasa el alirón del PSG goleándole 5-1

Además, el Marsella se sitúa en puestos europeos y el Mónaco se acerca a la salvación

EFE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14 abr 2019

El Lille retrasó, por segunda vez, el alirón del París Saint Germain, que encajó en el estadio Pierre Mauroy una humillante derrota, la segunda de la temporada, (5-1), condicionado por la expulsión del español Juan Bernal al final de la primera parte.

El cuadro del alemán Thomas Tuchel empató contra el Estrasburgo hace una semana, en el Parque de los Príncipes. Dejó escapar la primera ocasión de sellar el campeonato. Ahora, ante el segundo clasificado, el Lille, sufrió un nuevo aplazamiento del éxito tras ser ridiculizado por su adversario.

El París saint Germain, el menos goleado de las grandes ligas europeas, que afrontó la sesión con solo dieciocho goles en contra en treinta partidos, encajó cinco en Lille. El Manchester United, en la Liga de Campeones, fue el equipo que más veces (tres) había perforado la meta parisina en el presente curso.

No obstante, el París Saint Germain podrá amarrar el octavo título de su historia el próximo miércoles, en el encuentro que tiene aplazado ante el Nantes. Le basta con un punto para ser campeón de la Ligue 1 matemáticamente y lavar la imagen que ofreció este domingo.

El Saint Etienne sacó adelante su enfrentamiento con el Burdeos (3-0), se asentó en la cuarta plaza de la Ligue 1 de Francia y amenaza ahora la tercera del Lyon, que perdió ante el Nantes.

La buena racha acerca a los verdes que entrena Jean-Louis Gasset a la Liga de Campeones. Tres victorias y un empate han disparado al Saint Etienne, que fraguó su buen resultado gracias a un penalti que transformó el tunecino Wahbi Khazri y que sentenció con los dos de Mathieu Debuchy en el tramo final.

El Saint Etienne aprovechó el tropiezo del Lyon ante el Nantes. Tres puntos separan a ambos en la tabla en la que el Montpellier recuperó sus aspiraciones europeas después de ganar al Toulouse (2-1). Ellyes Skhiri adelantó a los locales y Kalidou Sidibe empató. Pero a un cuarto de hora del final, Souleymane Camara selló el triunfo del Montpellier.

Además, el Rennes sigue sin ganar. No pasó del empate sin goles en su estadio contra el Niza.

El Marsella se situó en puestos europeos, tras imponerse este sábado por 2-1 al Nimes, en una jornada de la Liga francesa en la que el Mónaco dio un nuevo paso hacia la salvación, pese a ser incapaz de pasar en casa del empate (0-0) con el Reims.

Un resultado que reflejó la inconsistencia que ha mostrado como local durante toda la temporada el conjunto monegasco, que tan sólo ha sido capaz de ganar tres partidos ligueros en el estadio Louis II.

Todo un problema que se agrava cuando como en el encuentro de hoy no puede contar de inicio con el delantero colombiano Radamel Falcao, que inició el choque desde el banquillo tras no recuperarse totalmente de los problemas físicos que ya le impidieron disputar la última jornada ante el Guingamp.

Una circunstancia que dejó toda la responsabilidad ofensiva del conjunto monegasco, en el que una jornada más fue titular el español Cesc Fabregas, en el atacante montenegrino Stevan Jovetic. De hecho, el exjugador del Sevilla dispuso de alguna que otra ocasión para inaugurar el marcador, aunque la más clara fue para el Reims que vio como a los 40 minutos el poste evitaba que el remate de Boulaye Dia se convirtiese en el 0-1. El mismo destino que encontró a los 76 minutos el cabezazo del defensa polaco del Mónaco Kamil Glik, que en su partido cien en el campeonato francés, vio como el larguero le impidió cantar el gol de la victoria del conjunto del Principado Un empate que, sin embargo, sirvió a los del portugués Leonardo Jardim para dar un nuevo paso hacia la salvación, tras situarse siete puntos por encima de los puestos de descenso.

Situación clasificatoria que contrasta con la del Olympique de Marsella que se aupó, en espera del encuentro que disputará mañana el Saint Etienne con el Burdeos, a la cuarta posición, la última que da derecho a disputar las competiciones europeas, tras derrotar por 2-1 al Nimes. Un encuentro marcado por el videoarbitraje, ya que si los locales vieron como el colegiado anulaba, tras consultar las imágenes, por fuera de juego los goles del serbio Nemanja Radonjic (m.49) y Florian Thauvin (m.64), en la prolongación el VAR dejó si validez el penalti favorable al Nimes, que hubiera podido significar el empate.

Los asistentes de vídeo dejaron si validez la decisión inicial del colegiado, que señaló como pena máxima una mano en el área del defensa Bouna Sarr, tras comprobar que el jugador marsellés impactó con el balón tras sufrir una falta. Un susto final que no pudo impedir que el Marsella, que perdió por lesión a los 32 minutos al italiano Mario Balotelli, sumase con los goles de Germain y Luiz Gustavo en la segunda mitad tres puntos, que meten de nuevo de lleno a los de Rudi García, en la lucha por los puestos de Liga de Campeones.

El Nantes enterró su mala racha y se alejó del descenso para acentuar la frustración del Lyon (2-1), que dio un nuevo paso atrás en su carrera por alcanzar el segundo puesto de la Ligue 1 que este fin de semana alcanza la trigésima segunda jornada.

El cuadro de Bruno Genesio transita sin pena ni gloria por el tramo final del curso. Sin objetivo claro y con la plaza para la participación en la Liga de Campeones casi garantizada, carece de motivación. El Lyon encajó su segunda derrota seguida en la apertura de la sesión. Perdió ante un rival que puja por escapar del descenso y que afrontó el duelo con el bagaje de un punto de los últimos doce que disputó. Pero mostró más ambición el cuadro local que el Lyon.

Previamente, el Dijon empató sin goles ante el Amiens.  El partido fue interrumpido en el minuto 78 durante cinco minutos después de que los equipos dejaran de jugar cuando algunos aficionados locales dedicaron supuestos cánticos racistas al defensa francés Prince Gouano. "Apoyo total a nuestro capitán Prince Gouano. El racismo no tiene lugar en un estadio de fútbol", señaló el Amiens en Twitter.

Lo más