Boletín

BALONCESTO SELECCIÓN

Willy Hernangómez: "Estamos mentalmente preparados para todo"

El jugador de la NBA ha concedido la entrevista a Efe en la previa del partido de cuartos del Mundial contra Polonia. 

Willy

Willy Hernangómez.EFE

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 12:54

Tras derrotar a Italia y Serbia de manera brillante, la selección española de baloncesto llega al momento decisivo del Mundial de China "preparada mentalmente para todo", avisa Willy Hernangómez en una entrevista con la agencia Efe antes de enfrentarse en cuartos de final a Polonia en Shanghái.

A su juicio el crecimiento del equipo, que sigue invicto y este martes peleará por uno de los codiciados billetes para semifinales, está directamente relacionado con la cohesión que caracteriza a un grupo "más unido que nunca" y que quiere seguir dando pasos hasta colgarse una medalla el próximo fin de semana en Pekín.

Tras la forma de ganar sus últimos partidos, ¿Cómo llega el equipo a los cuartos, donde espera la selección de Polonia?

Veo al equipo preparado, mentalmente concentrado, sabiendo que viene lo difícil. Habrá momentos buenos y malos y creo que los partidos que hemos tenido desde la primera fase nos han servido para crecer durante el campeonato y estar mentalmente preparados para cualquier tipo de partido ahora mismo.

Tras una primera fase irregular ¿De qué manera cambió el triunfo ante Italia y su gran defensa los ánimos de la selección?

Mucho. Era un partido crucial para nosotros, son un equipo muy parecido y nos jugábamos seguir o volvernos antes a España y ese partido nos terminó de unir. La cohesión del equipo fue total, estamos más unidos que nunca y sabemos cada uno lo que podemos aportar, nos ayudamos y realmente esto es un equipo, vamos todos a una y el objetivo está claro.

¿En qué aspectos tiene aún España margen de mejora?

Ya quedan poquitas cosas, está claro que en defensa venimos haciendo un trabajo creciente, cada vez mejor. Siempre se pueden mejorar muchos detalles pero siguiendo el plan del partido. En ataque, en líneas generales, podemos jugar todavía más rápido, con más ritmo y velocidad y que eso nos dará ese plus que nos hace falta de anotar, de jugar más rápidos.

A veces jugamos un poco parados, un poco estancados, pero al final la defensa creo que siempre está allí y eso es lo más importante para ganar partidos.

¿Cómo analiza a Polonia, nuestro próximo rival?

Tanto Argentina como Polonia venían haciendo un campeonato fenomenal, genial y creo con que cualquiera de las que nos tocase en cuartos iba a ser muy divertido, aunque será un partido muy difícil. Es bueno que sea un rival europeo para ganarle y que vayan cayendo rivales (los dos primeros clasificados de Europa consiguen su billete directo para los Juegos de Tokio).

Aunque al final estás ya en un momento en el que tienes que ganar sí o sí, así que te da igual que te toque cualquier selección porque si quieres ganar una medalla vas a tener que hacerlo a todas las selecciones, a Argentina, Polonia, Estados Unidos o a quien sea.

Desde su perspectiva de jugador NBA ¿hasta que punto pueden afectar a Estados Unidos sus ausencias para hacerse con el oro?¿los sigue considerando los favoritos números uno?

Creo que Estados Unidos, incluso yendo con los más jóvenes, sigue siendo una selección muy potente, clara favorita para el título. Ahora mismo, cualquier selección es ganable y ellos pueden ganar el mundial

Sigue teniendo muchísimo talento, muchísimo poderío físico, pero Serbia también es muy potente. Todavía quedan partidos muy interesantes, muy divertidos pero a la vez muy difíciles, así que vamos a ver baloncesto del bueno y vamos a disfrutar seguro.

¿Está contento con su aportación a la selección en su primer mundial?

Me veo bien jugando mi primer mundial, intentando aportar a cada partido lo que puedo, dando el cien por cien y la verdad es que muy contento porque intento ayudar al equipo, reboteando, haciendo bloqueos, defendiendo. Estamos consiguiendo victorias y me quedo con eso, con la experiencia y con que estoy dándolo todo.

¿Y cómo está viendo el buen momento que atraviesa su hermano Juancho, el jugador más destacado en el partido ante Italia?

Muy contento por él, creo que es un jugador preparado y que ha trabajado muchísimo. Cuando tienes esas oportunidades hay que aprovecharlas y es lo bueno que tiene esta selección, que no es solo un jugador bueno un día sino que somos doce, que todos vamos a aportar y puede ser que un día, como pasó con Italia, haya jugadores que no están tan acertados cara al aro, pero creo que mi hermano sumó, supo cómo jugar en ataque y en defensa y ayudar al equipo, y eso al final es lo más importante.

Sabemos que el objetivo común es lo principal y que importa más lo colectivo que lo individual pero Juancho hizo un grandísimo trabajo, viene trabajando muy duro y esperamos que siga así los partidos que quedan.

¿Cómo es trabajar con un entrenador como Sergio Scariolo?¿Qué destacaría de su método de trabajo?

Es un entrenador muy exigente que le gusta centrarse y fijarse en el mínimo detalle, intenta cumplir todo lo que tiene planeado. Me lleva conociendo ya bastantes años, desde el 2015 que jugamos el Europeo con la selección, y él sabe cómo llevar a un equipo y a los jugadores.

Especialmente me exige mucho, porque sabe que puedo dar mucho de mí y eso me gusta, porque sé que está pendiente de mí, quiere que mejore. Si cogemos al Willy de 2015 y al de ahora, soy distinto. Sergio lo sabe y, de cara a lo que queda de la competición y al futuro, es importante.

El hecho de que este año el seleccionador haya estado entrenando en la NBA ¿Ayuda a conocer mejor las circunstancias por las que atravesáis los jugadores que jugáis en dicha liga?

Es verdad que al final durante la temporada yo, que estoy en la conferencia Este, veo más a Sergio que otros jugadores como mi hermano. Ha añadido a su libreta de entrenador muchas cosas que ha aprendido este año en la NBA, también está aprendiendo en su primer año en Estados Unidos y es un entrenador con muchísima experiencia en Europa, y eso se nota de cara a la selección.

Hay muchos ejercicios que para nosotros son más comunes porque estamos acostumbrados a hacerlos en la NBA y, al final, lo bueno que tiene es que se queda con lo mejor de los dos mundos, el NBA y el Europeo, y esperemos que eso nos sirva y que mejoremos y que el nivel de la selección suba.

¿Cuesta para un jugador NBA cambiar el chip y pasar de jugar en una franquicia a una selección, con los cambios que conlleva?

Para eso estamos un mes concentrados antes de competir, para intentar cambiar el chip de tu equipo, no solo los que estamos en Estados Unidos, no es el mismo rol que tienes en tu equipo y muchos jugadores tenemos que acostumbrarnos.

Trabajamos todo el año muy duro y venir a la selección es una recompensa, en mi caso es muy especial poder venir cada año y ya sé que mi papel va a ser ayudar un día treinta minutos, otro día cinco, lo que quiera Sergio y lo que necesite el equipo. Al final, el objetivo es común y lo que ha dado tantos triunfos a esta selección ha sido el ser humildes y ambiciosos y tener ilusión sabiendo que el equipo está por encima de todo.

¿Qué le está aportando este verano poder entrenar al lado de un campeón de la NBA como Marc Gasol?

Muchísimas cosas. Me ha ayudado muchísimo no solo dentro de la pista, sino también fuera, como una especie de psicólogo para entender más el juego y mucho más la metodología NBA. Saber ocupar más espacios, aprovechar más mi cuerpo, la lectura del juego...

Son pequeños detalles que tal vez la gente que no entiende de baloncesto o cree que entiende pero no ha jugado no sabe. Marc es un maestro y cada día que entreno con él es una manera de aprender, de ir al colegio. Hemos echado de menos a Pau, me hubiera gustado aprender doble, pero muy feliz porque cada día, incluso ahora en el campeonato, sigo aprendiendo, le sigo preguntando muchas cosas y la verdad es que está muy pendiente de mí.

Una vez acabado el Mundial, ¿cómo afrontará su nueva temporada en Charlotte sabiendo que en 2020 será agente libre de la NBA?

Será una temporada muy ilusionante, hay muchos cambios este año, muchas salidas, jugadores jóvenes... Creo que es un equipo que va a intentar mejorar, sabiendo que seguiremos luchando por el objetivo de los playoffs, que va a ser muy complicado pero que tenemos una mentalidad de jugar, de mejorar y de crecer en una franquicia que este año ha apostado por los jóvenes.

Con la salida de Kemba (Walker) hemos intentado dar un papel más importante a Devonte' (Graham) y a Terry Rozier y yo estoy con muchas ganas de acabar el Mundial lo mejor posible e ir a Charlotte a intentar ayudar al equipo, conseguir los playoffs y tener una temporada en la que pueda jugar y estar sano otro año más y el verano que viene pues seré libre y podré decidir mi futuro.

Lo más