El regreso de Michael Jordan - Las Merinadas Deportivas de Edu

El regreso de Michael Jordan

“I´m back” (vuelvo).  No había nada más que añadir. Michael Jordan anunciaba su regreso a la NBA el 18 de marzo de 1995. Un comunicado. Dos palabras. El rey del baloncesto regresaba a las canchas tras haberse retirado en octubre 1993. Con el número 23 colgado del techo del United Center de Chicago, Jordan tuvo que regresar con el 45 a la espalda. “Cuando amas algo durante tanto tiempo… Creo que cuando huí, probablemente lo necesitaba mentalmente más que nada. Pero de veras echaba de menos el baloncesto” dijo el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. La huelga en la liga de béisbol también ayudó a su regreso. 

 

Fue una noticia impactante, deseada. Lo mejor que le podía pasar al baloncesto y a sus aficionados. Y cómo no también a la NBA y a los Chicago Bulls. Con Jordan habían ganado en 1991, 1992 y 1993. Sin Jordan cayeron en las semifinales de Conferencia contra los Knicks en 1994. Los grandes beneficiados de la ausencia de Jordan fueron los Houston Rockets y su estrella Hakeem Olajuwon, ganadores de la NBA en 1994 y 1995. 

 

El día después del famoso comunicado, con la recta final de la temporada en el camino, Jordan volvió a jugar con los Bulls con el 45 a la espalda. Anotó diecinueve puntos, cogió seis rebotes, dio seis asistencias y robó tres balones. No fue un partido para recordar. Logró siete aciertos en veintiocho lanzamientos. Los Pacers de Indiana ganaron aquella noche por 103 a 96. Pocos encuentros después Jordan volvió a ser decisivo, el mejor, como antes de su retirada en el 93. Sólo disputó 17 partidos con el 45 a la espalda. Promedió 26,9 puntos, 6,9 rebotes, 5,3 asistencias y 1,8 robos en su regreso. Los Bulls cayeron en las semifinales de Conferencia contra los Orlando Magic de Anfernee Hardaway y Shaquille O’Neal.

Lo que ocurrió más tarde es de sobra conocido. Los Bulls dominaron los tres años siguientes capitaneados por su gran estrella. La NBA volvió a ser para los de Chicago de 1996 a 1998. Gracias a partidos memorables protagonizados por el más grande de la historia, Michael Jeffrey Jordan. 

 

 

Fotos: GETTY, hemeroteca Mundo Deportivo, Sports Illustrated

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 0 0