Yulimar Rojas conquista Madrid con un récord mundial inolvidable - Las Merinadas Deportivas de Edu

Yulimar Rojas conquista Madrid con un récord mundial inolvidable

El reloj marca las 20:10 del 21 de febrero de 2020. Yulimar Rojas (21 de octubre de 1995, Caracas, Venezuela) se dispone a hacer su sexto y último intento en la prueba que domina a las mil maravillas, el triple salto. La tetracampeona mundial (2 oros bajo techo y 2 oros al aire libre) tiene al público de Gallur entregado desde el inicio de una tarde mágica de atletismo. Comienza a aplaudir, para que los 3.000 espectadores que llenan la pista cubierta madrileña, la lleven en volandas hacia la gloria. Yulimar Rojas hace el mejor salto de su vida, 15 metros y 43 centímetros. 

Un vuelo para la eternidad

Ella lo sabe en cuanto aterriza después de volar. Antes de que los jueces indiquen la medición, comienza a saltar de alegría, como su entrenador, el histórico Iván Pedroso, el hombre que impidió a Yago Lamela ser aún más grande de lo que fue.  El público que llena Gallur se echa las manos a la cabeza y espera impaciente la enorme noticia. Sí, se confirma, récord mundial bajo techo para la eternidad. El estadio se pone en pie y aplaude a rabiar a la atleta venezolana. Rojas se abraza a Pedroso y recibe la felicitación de su amiga y compañera de entrenamientos, Ana Peleteiro. La vuelta de honor tras convertirse en la nueva plusmarquista es muy emocionante. Rojas sonríe, lanza el ramo de flores a un espectador y recibe el reconocimiento de un público emocionado ante la gesta que acaba de lograr. 

A por el récord al aire libre

La marca de Yulimar Rojas la sitúa como máxima aspirante al oro olímpico en los Juegos de Tokio. En los de Río 2016 fue subcampeona. Con sus 15,43 metros ha superado el récord de Tatiana Lebedeva. La rusa había saltado 15,36 en Budapest en 2004. Ahora el objetivo de la crack venezolana, además de ser campeona olímpica, es batir la plusmarca mundial al aire libre. En septiembre de 2019, en Andújar (Jaén) fue capaz de alcanzar los 15,41 metros. A solo nueve centímetros del récord de Inessa Kravets. La ucraniana lo dejó en 15,50 en el Mundial de Goteborg celebrado en 1995. 

Si juntamos las mejores marcas de todos los tiempos, la conseguida por Rojas en Gallur es la segunda mejor de la historia. A solo siete de igualar a Kravets. A ocho de situar su nombre como la más grande. Nadie duda que lo conseguirá. Más tarde o más temprano, Rojas alcanzará lo más alto del ránking. Todos lo estamos esperando. 

Tres saltos válidos para una marca sideral

En Gallur le han bastado tres saltos válidos para batir el récord mundial. El primer intento es un nulo. En el segundo salto se queda en 14,65. En el tercero de nuevo nulo. El cuarto salto es un anticipo de lo que estaba por llegar. Vuela hasta los 15,29 metros, la segunda mejor marca de la historia en pista cubierta. En el quinto vuelve a hacer nulo, pero es muy largo y se escapa por los pelos. En el sexto, la gloria eterna. 

“Me lo merecía, me lo merecía”. “Sabía que esta noche llegaba el récord. Lástima que hayan suspendido el Mundial de China en pista cubierta, porque habría conseguido otro título”.»Iván me dijo que hoy era el día y que no lo podía dejar escapar.  Trabajé mucho para esto y aquí está» ha dicho la gigante venezolana. 

Vivir in situ un récord del mundo, con mi padre al lado, en el barrio de Los Cármenes, al lado de mi casa de toda la vida, es un lujazo que no olvidaremos nunca. La pista cubierta de Gallur ya es mágica gracias a Yulimar Rojas. Se respira atletismo en Madrid. Ocurrió en Vallehermoso en el verano de 2019 y lleva ocurriendo durante los últimos años en Carabanchel. Media hora antes del Meeting las gradas ya estaban llenas. En la capital se respira deporte y atletismo de nivel. Ojalá nunca nos falte. Viva el atletismo, siempre.  

 

 

 

 

FOTOS: EFE, RFEA, Andrés Enríquez
0 0 0 0