Grandes dominadores del deporte mundial: Carl Lewis y el salto de longitud - Las Merinadas Deportivas de Edu

Grandes dominadores del deporte mundial: Carl Lewis y el salto de longitud

Hablar de Carl Lewis es hacerlo de uno de los mejores atletas de todos los tiempos. El “Hijo del Viento” logró diez medallas olímpicas y el mismo número en Campeonatos del Mundo. Fue un enorme velocista, llegando a batir el récord mundial de los 100 metros lisos. Pero donde tuvo su gran dominio fue en el salto de longitud. Lewis ganó cuatro oros olímpicos consecutivos entre Los Ángeles 1984 y Atlanta 1996. De los 23 a los 35 años. Solo el mejor nadador de la historia, Michael Phelps, el también atleta Al Oerter y el regatista Paul Elvstrøm, han logrado ganar en cuatro Juegos Olímpicos seguidos. 

De Los Ángeles a Atlanta

Carl Lewis ganó su primera medalla de oro olímpica, en salto de longitud, el 6 de agosto de 1984. Dos días antes ya había ganado su primer oro en los 100 metros. El atleta estadounidense sumó cuatro oros en total en Los Ángeles, como Jesse Owens en Berlín 1936. Eran las 17:40 de la tarde cuando comenzó la final de longitud. A Lewis le bastó con su primer salto para proclamarse campeón olímpico. Saltó 8 metros y 54 centímetros en el primero de sus seis intentos. Hizo nulo en el segundo y debió de ver tan seguro el oro que renunció a saltar los cuatro restantes. Al público no le sentó nada bien. Lewis lo explicó al término de la prueba: “Sentí algunas molestias después del segundo salto y decidí no correr riesgos. Si alguien hubiera saltado más que yo, no hubiera sido capaz de volver a saltar”. 

Las molestias no aparecieron en las siguientes finales que tuvo que disputar y que le ayudaron a igualar los cuatro oros de Owens. Dos días después del salto de longitud venció en los 200 metros y cinco días más tarde colaboró en el 4×100 estadounidense. Lewis estuvo acompañado en el podio del salto de longitud, por el australiano Gary Honey y por el italiano Giovanni Evangelisti. Ambos saltaron treinta centímetros menos que el americano, 8m24cm. Lewis se convertía en oro olímpico y ya era el vigente oro mundial tras su título ganado en Helsinki 1983. 

Doblete de oro

El 26 de septiembre de 1988, dos días después de la final de los 100 metros lisos de los Juegos Olímpicos de Seúl, Carl Lewis se colgó dos medallas de oro. Se descubrió la trampa del dopaje de Ben Johnson y la plata que había ganado se convirtió en oro. Ese día se proclamó campeón olímpico de salto de longitud por segunda vez. Carl Lewis llegaba a Seúl defendiendo título y como bicampeón mundial. Era el máximo favorito para la victoria y no defraudó. En el primer intento llegó hasta los 8 metros y 41 centímetros. Un gran salto para empezar. El también estadounidense Mike Powell, saltó dieciocho centímetros menos. En el siguiente salto, Lewis alcanzó los 8m56cm y casi que certificó por completo el oro.

En el tercer intento saltó 8.52. Mike Powell se acercó muchísimo. Hizo un gran salto de 8 metros y 49 centímetros. En el cuarto, Carl Lewis, ratificó el título olímpico tras hacer un salto sensacional de 8.72. En el quinto logró la misma marca que en el tercero y en el sexto y último hizo nulo. Carl Lewis se colgó la medalla de oro con veintitrés centímetros de ventaja sobre Mike Powell. Este último se colgó la plata gracias a los 8.49 de su tercer salto. El bronce fue para el también estadounidense Larry Myricks que saltó 8.27 en el quinto intento. 

Carl Lewis ganó tres medallas olímpicas en Seúl 1988. Los dos oros citados y la medalla de plata en los 200 metros lisos donde fue derrotado por su compatriota Joe Deloach. Fue una enorme sorpresa porque Lewis llegaba como favorito a revalidar el oro logrado en Los Ángeles cuatro años antes.

Revancha después de Tokio

El 30 de agosto de 1991, Mike Powell batió el récord mundial de salto de longitud con unos impresionantes 8 metros y 95 centímetros. Carl Lewis se quedó a cuatro centímetros ventosos y tuvo que conformarse con la medalla de plata en aquel Mundial de Tokio. Casi doce meses después de aquella derrota, concretamente el 6 de agosto de 1992, tuvo lugar la final olímpica de Barcelona 92.

De nuevo el duelo entre Powell y Lewis. Seis saltos por delante para comprobar si el bicampeón olímpico y mundial es capaz de ganar su tercer oro consecutivo en unos Juegos. Bastó un intento para otorgar la victoria al “Hijo del Viento”. Los 8m67cm del primer salto le dieron la medalla de oro. Aunque Powell se quedó muy cerca de alcanzarlo en el sexto y último intento con 8 metros y 64 centímetros. La secuencia para el tricampeón de longitud fue 8.67, 8.33, nulo en el tercero y en el cuarto y 8.50 en el quinto y en el sexto. Powell saltó 7.95, 8.22, 8.33, nulo en el cuarto, 8.53 en el quinto y los 8.64 que le valieron el subcampeonato. 

Como en Seúl 88, hubo triplete estadounidense. El bronce fue para Joe Greene con 8 metros y 34 centímetros. Carl Lewis sumó su octavo oro olímpico en el 4×100 metros lisos. El cuarteto americano batió el récord mundial con 37 segundos y 40 centésimas. 

Punto y final en lo más alto

Los Juegos de Atlanta  significaron el punto y final a una excelente carrera deportiva. El 29 de julio de 1996, Carl Lewis ganó su cuarto título olímpico seguido en salto de longitud.

La final volvía a estar marcada por los vigentes campeón y subcampeón olímpico. Powell acabó quinto, lesionado y no se produjo el duelo esperado. Lewis solo necesitó tres saltos para ganar el póker de oros. Hizo nulo en el primero y en el sexto y renunció a saltar en el cuarto. En el segundo salto hizo 8.14. Los 8 metros y 50 centímetros del tercero le valieron para subirse a lo más alto del podio y en el quinto solo pudo llegar hasta los 8.06. 

La medalla de plata fue para el jamaicano James Beckford, catorce años más joven que Carl Lewis (35). Bekford hizo un mejor salto de 8.29. Como Lewis solo consiguió saltar la mitad de los seis intentos. El bronce, como en Barcelona 92, volvió a ser para Joe Greene con 8.24. Como sus dos acompañantes en el podio, hizo tres saltos válidos, los tres primeros. Los siguientes fueron nulos. 

Cuatro oros consecutivos para Carl Lewis. Algo muy complicado de conseguir en cualquier deporte o disciplina. Solo cuatro deportistas han sido capaces de firmar una hazaña tan enorme. El futuro dirá si alguien se une a este selecto club. 

Fotos: AP, GETTY, REUTERS
0 0 0 0