Imágenes míticas de la historia del deporte: el Wimbledon de Conchita Martínez - Las Merinadas Deportivas de Edu

Imágenes míticas de la historia del deporte: el Wimbledon de Conchita Martínez

Recuerdo muy bien donde estaba cuando Conchita Martínez (Monzón, Huesca, 16 de abril de 1972) ganó Wimbledon. Esos días no se olvidan. Era la primera vez que una española alcanzaba la final del torneo londinense en la Era Open (desde 1968). Sábado 2 de julio de 1994. Estoy en la piscina del Lago de la Casa de Campo de Madrid. Después de varios chapuzones, mi padre y nuestro amigo Paco (seguro que lo recuerda desde el cielo) me acompañan al bar para presenciar un momento histórico para el deporte español. Conchita Martínez se va a enfrentar a una de las mejores tenistas de todos los tiempos, Martina Navratilova.

Una rival muy potente

La española iba a luchar por su primer torneo de Grand Slam. Navratilova sumaba dieciocho grandes, la mitad firmados en la hierba de Wimbledon. Ningún tenista, hombre o mujer, ha ganado más Wimbledon que la tenista nacida en Praga en 1956. Una oportunidad única y muy difícil que Lili Álvarez rozó en tres ocasiones. La pionera del tenis femenino español fue subcampeona de 1926 a 1928.

 

El camino a la final para Conchita pasó por dos grandes rivales. En cuartos de final se deshizo de la estadounidense Lindsay Davenport en tres sets. En semifinales ganó un durísimo partido contra la también estadounidense Lori McNeil 6-3, 2-6 y 8-10 en más de dos horas y media de lucha. McNeil llegó a la penúltima ronda tras haber hecho un enorme torneo. En primera ronda mandó a casa, a nada y nada menos, que la alemana Steffi Graf. Palabras mayores.

El mejor día deportivo de su vida

La tarde en el All England Club era soleada y la pista central estaba llena a rebosar. La tenista aragonesa ganó el primer juego en blanco y el primer set de la final en treinta y nueve minutos. Navratilova sirvió con 5 a 4 en contra y acabó perdiendo la primera manga por seis juegos a cuatro. El segundo set fue para la multicampeona de Wimbledon. La americana lo ganó por tres juegos a seis. Hay que recordar que Conchita tuvo que ser atendida por molestias en el glúteo izquierdo y eso hizo que el encuentro se complicara.

En el tercer y definitivo set la española se colocó con cuatro a dos a favor. El título parecía encarrilado. Pero nada más lejos de la realidad. Martínez salvó dos bolas de break que hubieran permitido a Navratilova situarse con empate a cuatro en el marcador. Conchita se colocó con 5 a 3 y le rompió el break a su rival en el siguiente juego. Lanzó la raqueta al aire y se llevó las manos a la cabeza mientras sus padres se besaban en el palco y aplaudían a su hija a rabiar. Eran las cuatro y ocho minutos de la tarde. Objetivo conseguido. Momentazo histórico. Otra puerta abierta para el deporte español y para las mujeres. El tenis español sumaba un nuevo éxito.

La piel de gallina

“Un día de esos en los que me salió todo”. “Cada vez que voy allí o que veo alguna imagen de Wimbledon se me pone la carne de gallina. Son recuerdos muy bonitos y te cambia tu carrera y la vida” dijo en una entrevista a principios de 2019.Una hora y cincuenta nueve minutos para alcanzar la gloria. Para ganar su primer y único Grand Slam. La de Monzón se impuso 6-4, 3-6 y 6-3 en una maravillosa tarde de verano que recordaremos siempre. ¿Qué estabas haciendo tú cuando Conchita Martínez ganó Wimbledon?

0 0 0 0