Grandes pioneras del deporte español - Las Merinadas Deportivas de Edu

Grandes pioneras del deporte español

Todo empezó a cambiar para el deporte femenino en 1992. A partir de ese año, los éxitos deportivos de las españolas comenzaron a multiplicarse. Antes de llegar a las tres últimas décadas, hubo varias mujeres que obtuvieron grandísimos resultados en diferentes disciplinas. Ellas y muchas campeonas de finales del siglo XX y principios del XXI, son las grandes pioneras del deporte español. Su lucha, perseverancia, fuerza y el no rendirse jamás a pesar de las dificultades y de los muros que han tenido que derribar, han hecho posibles los envidiables resultados en todos los deportes.

Lilí Álvarez siempre será recordada como la pionera del tenis español. Entre 1926 y 1928 fue finalista de Wimbledon. Además en 1929, ganó Roland Garros acompañada en el dobles por la holandesa Kornelia Bouman. Ganadora de 40 títulos individuales, fue la primera tenista en ponerse falda pantalón, un vestuario que en aquellos años no estaba bien visto. En París 1924 se convirtió en la primera española (junto a Rosa Torras) en acudir a unos Juegos Olímpicos de Verano. Aunque meses antes había sido convocada para los Juegos de Invierno. En Chamonix no compitió. Fue patinadora sobre hielo, pilotó coches de carreras y practicó otros deportes como el esquí, el billar, la equitación o el alpinismo. Álvarez fue una adelantada a su tiempo.

En 1968 el deporte femenino seguía estando mal visto en España. Ese año se celebraron los Juegos Olímpicos de México. Una niña de tan solo dieciséis años, llamada Mari Pau Corominas se convirtió en la primera española que disputaba una final olímpica. Aquel 25 de octubre fue un día histórico. España había llevado dos mujeres a los Juegos, dos nadadoras, Pilar Von Carsten y Corominas. Esta última acabó en séptimo lugar en los 200 metros espalda.

 

Pioneras del siglo XX

Ascensión “Cionín” Villagrá fue otra de las grandes pioneras del deporte femenino español. En patinaje artístico sobre ruedas fue subcampeona del mundo en 1974 y 1975. También fue plata en el Europeo. Se retiró a los veinte años.

Carmen Valero fue la gran pionera del atletismo. Bicampeona mundial de cross en Chepstown 1976 y Dusseldorf 1977. Fue la primera atleta española que compitió en unos Juegos Olímpicos. En Montreal 1976 participó en los 800 y en los 1.500 metros. No pasó de las eliminatorias pero eso fue lo de menos. Hizo historia para el atletismo femenino.

Carmen García de Cubas fue la primera española en ganar un Mundial en un deporte olímpico. En el Mundial de Tiro Olímpico celebrado en Caracas en 1982, ganó el título en foso olímpico. García de Cubas comenzó su carrera como tiradora en 1973, con el tiro al pichón. Después pasó al plato, donde se convirtió en campeona de España y años más tarde llegó el título mundial por el que será recordada siempre.

Blanca y Miriam fueron las primeras

Blanca Fernández Ochoa fue la primera mujer española que se colgó una medalla olímpica. Lo hizo en los Juegos de Albertville celebrados en 1992. Fue bronce en la prueba de slalom. La única medalla femenina de España en unos Juegos invernales. Entre 1985 y 1991 ganó cuatro pruebas de la Copa del Mundo de esquí. Participó en cuatro Juegos Olímpicos entre 1980 y 1992. Además del histórico tercer puesto de Albertville, fue dos veces diploma olímpico.

A finales de julio de 1992, concretamente el día 31, la judoca Miriam Blasco, se convirtió en la primera campeona olímpica española. Ocurrió en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Después del oro olímpico de Blasco, llegaron trece más para el deporte femenino de nuestro país.

Gisela Pulido nació casi dos años después del bronce de Blanca Fernández Ochoa. Fue campeona del mundo de kitesurf por primera vez a los 10 años, un año antes ya se había convertido en campeona de Europa júnior. Ha hecho historia en su deporte hasta alcanzar diez títulos de campeona del mundo, ocho de ellos de manera consecutiva entre 2004 y 2011.

Arantxa Sánchez Vicario es sin duda la mejor tenista española de la historia. En 1989, con tan solo 17 años, ganó Roland Garros. Torneo que ganaría dos veces más. Además se impuso una vez en el US Open. Ganó cinco Copas Federación, alcanzó el número uno mundial y ganó cuatro medallas olímpicas, dos platas y dos bronces.

Theresa Zabell es la única española que ha sido capaz de ganar dos oros olímpicos. Solo seis españoles lo han conseguido. Ella y cinco hombres. La regatista ganó el oro en 470 en Barcelona 92 acompañada de Patricia Guerra y en Atlanta 96 de Begoña Vía Dufresne.

Las más laureadas

Sheila Herrero compitió en patinaje de velocidad en línea. Según diferentes medios, ganó ni más ni menos que treinta y seis medallas de oro europeas. Todo ello entre 1995 y 2002. Se retiró en 2003 cuando tenía veintisiete años. En total sumó más de 200 medallas entre Campeonatos de España, de Europa y del mundo. Se trata de la española que más Campeonatos del Mundo tiene, catorce.

Hablar de Teresa Perales es hacerlo de una auténtica heroína del deporte femenino español. Nadie tiene más medallas paralímpicas que ella, veintiséis. Siete oros, nueve platas y diez bronces en natación. Si sumamos los metales que ha ganado en Europeos y Mundiales con los olímpicos llegamos hasta ochenta y siete, veintiuno de oro. No hay palabras para definir a la deportista aragonesa.

Gimnastas y medallistas

Patricia Moreno se colgó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Fue en la prueba de suelo donde se convirtió en la primera gimnasta española en colgarse una medalla olímpica. Elena Gómez fue la primera en colgarse metal en un mundial. Fue en Debrecen 2002, también en suelo. Se convirtió en la primera y única campeona del mundo española (hasta el momento) de gimnasia artística.

Si hablamos de gimnasia rítmica hay que hablar de dos mujeres. Carolina Pascual fue medalla de plata en Barcelona 92 cuando era una niña. Almudena Cid es la única gimnasta que ha participado en cuatro Juegos Olímpicos. En Atenas 2004 y Pekín 2008 con diploma bajo el brazo.

En el mundo del motor hay que destacar a dos mujeres: Laia Sanz y Ana Carrasco. Sanz ha ganado 18 mundiales, trece en trial y cinco en enduro. Además ha ganado en nueve ocasiones la categoría femenina del Dakar, todas en las que ha participado. Carrasco se convirtió en 2017 en la primera mujer en la historia que ganaba un gran premio de motociclismo. En 2018 venció el Mundial de Superbikes en la categoría SuperSport300.

Los Juegos de Sidney celebrados en el año 2000 no fueron positivos para España. Sin embargo, hubo una mujer que se colgó la medalla de bronce en los 20 kilómetros marcha. María Vasco se convirtió en la primera atleta española que ganaba una medalla olímpica. Dieciséis años más tarde, Ruth Beitia, se convirtió en la primera atleta campeona olímpica en Río 2016. El palmarés de Beitia es inigualable. Tres veces campeona de Europa al aire libres, subcampeona mundial bajo techo y outdoor y un largo etcétera de medallas más.

Al hablar de alpinismo hay que quitarse el sombrero con dos mujeres de bandera. Araceli Segarra siempre será la primera española que alcanzó la cima del Everest. Lo logró en 1996. Edurne Pasabán ha coronado los 14 ochomiles del planeta. Del Everest en 2001 al Shisha Pangma en 2010. La alpinista vasca es la única española que ha logrado una hazaña tan impresionante.

 

Pioneras del siglo XXI

Será muy difícil que las ciclistas del futuro igualen a Joane Somarriba. Sin duda, la mejor ciclista española de siempre. Fue campeona del mundo contrarreloj en 2003 y ganó cinco grandes, tres Tours de Francia y dos Giros de Italia.

Mireia Belmonte, Carolina Marín, Lydia Valentín y Maialen Chourraut tienen algo en común. Las cuatro son campeonas olímpicas. Belmonte tiene cuatro medallas, la más importante el oro en 200 mariposa en los Juegos de 2016. Es la primera y única nadadora española que ha logrado el oro olímpico. Lo mismo le ocurre a Marín, oro olímpico en bádminton y primera no asiática en conseguirlo. La jugadora onubense es además tetracampeona de Europa y tricampeona mundial. Lydia Valentín es triple medallista olímpica de halterofilia. Un oro, una plata y un bronce adornan un palmarés irrepetible en el que también destacan dos campeonatos del mundo. Maialen Chourraut es la pionera del piragüismo slalom. Fue medalla de bronce olímpica en Londres 2012 y aumentó el botín con el oro de Río 2016. Entre estas cuatro pioneras suman diez medallas en Juegos Olímpicos.

Queralt Castellet es otra pionera del deporte femenino español. En 2015 se convirtió en la primera española que ganaba una medalla mundial en snowboard. Fue de plata y la consiguió en la modalidad de halfpipe.

Solo dos tenistas españolas han sido capaces de ganar el torneo de Wimbledon. Conchita Martínez, ganadora de tres medallas olímpicas, lo ganó en 1994 superando a Martina Navratilova. Veintitrés años después, en 2017, Garbiñe Muguruza se imponía en la final a Venus Williams. Muguruza también ha ganado Roland Garros en una ocasión.

Gemma Mengual fue la mujer que abrió las puertas de la natación sincronizada en España. Luego llegaron las también maravillosas Andrea Fuentes y Ona Carbonell con una colección de medallas sensacional. Mengual ganó diecisiete oros, dieciocho platas y doce bronces sumando europeos y Mundiales. Se colgó dos platas en los Juegos de Pekín 2008.

Magníficos resultados de los deportes de equipo

Los deportes de equipo no han dejado de cosechar excelentes resultados desde aquel oro de las chicas del hockey hierba en Barcelona 92. En 2018, la selección femenina se subió por primera vez a un podio mundial. Fueron bronce en el Campeonato del Mundo celebrado en Londres.

En gimnasia rítmica fuimos campeonas olímpicas en los Juegos de Atlanta 96. Veinte años más tarde en Río se rozó la proeza y nuestras mujeres se colgaron la medalla de plata.

La selección femenina de baloncesto es una auténtica maravilla. Además de ser tres veces campeonas de Europa, han sido subcampeona del mundo en 2014 y plata olímpica en 2016. Teniendo en cuenta que el oro de Estados Unidos es inalcanzable, los subcampeonatos saben a algo más grande.

Las Guerreras del balonmano alcanzaron su cota más alta en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Allí se colgaron la medalla de bronce. Además fueron plata en los Europeos de 2008 y 2014 y bronce en el Mundial de 2011.

Cuatro medallas olímpicas ha ganado la natación sincronizada española. Plata por equipos en Pekín 2008 y bronce en Londres 2012. Además Gemma Mengual y Andrea Fuentes fueron plata en Pekín y Fuentes y Ona Carbonell repitieron metal en Londres.

El waterpolo femenino español  ha demostrado que es capaz de lo mejor en varias ocasiones. La plata olímpica en los Juegos de 2012 lo confirmó. El oro mundial en 2013 y el oro europeo en 2014 confirmaron su altísimo nivel.

La selección femenina de rugby ha sido seis veces campeona de Europa. El último oro llegó en Bruselas en 2018.

Fotos: diario Marca, diario As, EFE, REUTERS, AFP
0 0 0 0