Imágenes míticas de la historia del deporte: Gabriela Andersen en Los Ángeles 1984 - Las Merinadas Deportivas de Edu

Imágenes míticas de la historia del deporte: Gabriela Andersen en Los Ángeles 1984

La historia del deporte nos ha dejado imágenes llenas de esfuerzo, de entrega y de superación. La suiza Gabriela Andersen-Schiess no ganó la maratón olímpica de Los Ángeles 1984, pero siempre será recordada por no rendirse a pesar de las dificultades. Su imagen llegando a la meta, mareada y tambaleándose, es una de las más famosas del atletismo en los Juegos Olímpicos.

El 5 de agosto de 1984 hizo mucho calor Los Ángeles (más de treinta grados), la humedad era del 96%. Condiciones extremas para disputar una prueba tan exigente como la maratón. Era la primera vez que las mujeres podían correr los 42,195 metros de recorrido en unos Juegos. Gabriela Andersen, atleta suiza de 39 años, había ganado la Maratón Internacional de California en diciembre de 1983. Meses antes de Los Ángeles había mejorado el récord suizo de media maratón.

Andersen ejercía de monitora de esquí en Estados Unidos. Profesión que compaginaba con las carreras. Pidió a la Federación Suiza que la incluyeran en el equipo olímpico, pero su aclimatación no fue la adecuada. Durante la maratón de Los Ángeles se saltó sin querer un puesto de avituallamiento. No hidratarse adecuadamente y un calambre en la pierna izquierda provocaron un desenlace dramático.

Ejemplo de lucha, superación y de espíritu olímpico

Llegó al Memorial Coliseum tambaleándose, con los brazos colgando, deshidratada y haciendo un esfuerzo bestial. Lejos de rendirse, la atleta suiza se negó a que los médicos la atendieran antes de cruzar la línea de meta. En el vídeo se puede observar cómo caminan junto a ella. Andersen dio toda la vuelta al estadio olímpico sin ayuda. Si la atendían iba a quedar descalificada. Tardó casi seis minutos en cubrir los últimos 400 metros. El público estaba asistiendo a un ejemplo digno de lo que es el deporte. El de la perseverancia y no rendirse jamás a pesar de que vengan mal dadas. El espíritu olímpico en toda su extensión.

Como comentó después de la prueba, era la última oportunidad de ser olímpica y por eso quería terminarla a pesar de las dificultades. El público que llenaba el estadio (90.000 espectadores) la ovacionó como merecía. Acabó en el puesto 37 de las 44 participantes que llegaron a meta con un tiempo de 2h 48 minutos y 45 segundos. Seis atletas no pudieron terminar.

La atleta estadounidense Joan Benoit ganó el oro con un tiempo de 2 horas 24 minutos y 52 segundos. La plata fue para la noruega Grete Waitz con 2 horas 26 minutos y 18 segundos. El bronce fue para la portuguesa Rosa Mota que invirtió 2 horas 26 minutos y 57 segundos.

FOTOGALERÍA GETTY IMAGES

Fotos: GETTY IMAGES
0 0 0 0