La felicidad y el deporte - Las Merinadas Deportivas de Edu

La felicidad y el deporte

Llevo viendo, escuchando y leyendo deporte desde que era un niño. Hay muchas cosas en la vida que producen felicidad. Para mí, una de esas cosas es el deporte. Dice la RAE que felicidad es el estado de grata satisfacción espiritual y física. Que es la ausencia de inconvenientes o tropiezos.  El deporte produce satisfacciones a quien se dedica a ello y consigue unos objetivos y también a los amantes de cualquier disciplina que disfrutan con los resultados obtenidos por sus ídolos. La felicidad en el deporte es una acumulación de momentos de gloria, de medallas, de triunfos, de emociones, de alcanzar unas metas, de perseverar, de esforzarse hasta límites desconocidos.

 

La felicidad es ver nadar a Mireia Belmonte dejándose hasta la última gota de oxígeno para conseguir la medalla de oro olímpica en los 200 mariposa de los Juegos de Río 2016, para después llorar de alegría como un niño. La felicidad es ver a Fermín Cacho ganando el oro en los 1.500 metros de Barcelona 92. La felicidad es escuchar la narración del gol de Iniesta que le dio a España el Mundial de Sudáfrica o la del gol de Torres contra Alemania en la Eurocopa de 2008. La felicidad es ver a Lydia Valentín ganando medallas limpiamente. La felicidad es ver a Saúl Craviotto, a David Cal o a Maialen Chourraut manteniendo al piragüismo en las alturas del deporte español.

 

La felicidad es ver a Marc Márquez o a Jorge Lorenzo en lo más alto del podio después de jugársela en cada circuito. La felicidad es ver a un montón de jugadores en la NBA, a los Gasol haciendo el salto inicial en un All Star o a los jugadores/as de las selecciones de baloncesto ganar medallas olímpicas plantándole cara a Estados Unidos. La felicidad es ver a Miguel Induráin ganar cinco Tours de Francia consecutivos o a Alberto Contador luchar en cada puerto de montaña o a Alejandro Valverde dejándonos con la boca abierta mientras sigue cumpliendo años sobre la bicicleta. La felicidad es ver saltar a Ruth Beitia , ganando el oro olímpico en Río y dar lecciones de vida y de atletismo en todas y cada una de sus competiciones. La felicidad es ver a Ana Peleteiro o a Yago Lamela volar en los fosos de triple salto o longitud. La felicidad es ver a Gervasio Deferr ganando tres medallas en gimnasia artística en tres Juegos Olímpicos consecutivos. La felicidad es escuchar cantar a Manolo Lama un gol del Real Madrid desde la Séptima a la Duodécima Copa de Europa.

La felicidad es ver a Rafa Nadal ganando diez Roland Garros y dos Wimbledon o a España ganar la Copa Davis de tenis. La felicidad es ver a la selección masculina de waterpolo ganando el oro olímpico en Atlanta 96 tras la plata de Barcelona cuatro años antes. La felicidad es ver a la selección femenina convertirse en campeona del mundo y subcampeona olímpica. La felicidad es ver a Carolina Marín ganando la triple corona y emocionarse con su gritos olímpicos, mundiales y europeos. La felicidad es ver a Arantxa Sánchez Vicario ganando a Steffi Graf o a Conchita Martínez ganando a Martina Navratilova. La felicidad es ver a Teresa Perales, a David Casinos, a Jon Santacana y a todos nuestros paralímpicos triunfando por el mundo.

La felicidad es ver a Garbiñe Muguruza ganando Wimbledon. La felicidad es ver a Andrea Fuentes, Gemma Mengual y Ona Carbonell triunfando en la natación sincronizada. La felicidad es ver a Gisela Pulido ganando mundiales de Kitesurf desde que era una niña o a Laia Sanz siendo la reina del motor. La felicidad es ver al snowboard español ganando medallas mundiales y olímpicas gracias a Lucas Eguibar, Regino Hernández o Queralt Castellet. La felicidad es ver a Javier Fernández bailando y volando sobre el hielo para ganar un bronce olímpico, seis oros europeos y dos mundiales en patinaje artístico.

La felicidad es ver a Toni Bou ganando mundiales de Trial como churros o a Fernando Alonso ganando dos de Fórmula 1. La felicidad es ver a Nani Roma, a Marc Coma o a Carlos Sainz ganando en el Rally Dakar. La felicidad es ver las 22 medallas olímpicas de España en Barcelona 92, las 17 de Atlanta, las 11 de Sidney, las 20 de Atenas, las 19 de Pekín, las 18 de Londres, las 17 de Río.

El deporte sí da la felicidad.

 

 

0 0 0 0