Barcelona 92: las medallas que llegaron del Mediterráneo - Las Merinadas Deportivas de Edu

Barcelona 92: las medallas que llegaron del Mediterráneo

Llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, dice Joan Manuel Serrat en su maravillosa canción «Mediterráneo». En aquellos días mágicos de agosto de 1992, el mar que baña las costas del levante español, se cubrió de oro y plata. Más del primer metal que del segundo, mucho más. Se cubrió de olor a triunfo y de trabajo bien hecho. Brilló más que nunca por el excelente resultado de la vela española en los Juegos de Barcelona. Fueron cinco medallas, cuatro de oro y una de plata, las que llegaron gracias a la vela. Fue un resultado sobresaliente, adornado con dos diplomas, gracias a dos sextos puestos.

En Barcelona 92 hubo diez clases. Había posibilidad de diez medallas de oro. Casi la mitad llevaron nombre español. Una auténtica barbaridad en cualquier deporte olímpico.

 

 

 

El 2 de agosto del 92 llegaron las dos primeras medallas de la vela. Ambas fueron de oro. Luis Doreste y Domingo Manrique compartieron protagonismo y alcanzaron la gloria olímpica en la clase Flying Dutchman, los dos son canarios de nacimiento. Doreste es de los pocos deportistas españoles, que pueden presumir de haber ganado dos medallas de oro olímpicas. La primera la logró en la clase 470, en Los Ángeles 1984. Doreste y Manrique lucharon por subir a lo más alto durante siete regatas. Fueron los más regulares de la prueba. Ganaron la primera regata, fueron segundos en tres, y obtuvieron un tercero, un noveno y un puesto decimotercero.

El segundo oro llegó gracias a José María Van der Ploeg, en la clase Finn. Barcelonés de nacimiento, conocía como anillo al dedo el Puerto Olímpico. Conocía los vientos y las corrientes de la zona. «Majestad, los españoles somos los mejores», le dijo a Juan Carlos I cuando fue a felicitarle por la medalla. Van der Ploeg necesitó siete regatas para alcanzar el oro. Fue segundo en dos ocasiones, tercero, quinto, séptimo y primero en la última regata, donde ganó con facilidad.

El 3 de agosto llegaron tres medallas más. Dos de oro y una de plata. El 470 masculino y el femenino y el Europa femenino. Todos necesitaron siete regatas para alcanzar la medalla. El 470 masculino estaba formado por Francisco Sánchez Luna y por Jordi Calafat. Comenzaron a navegar juntos tres años atrás y ya fueron campeones del mundo en abril del 92. «El éxito se ha basado en la dedicación, el trabajo y el dinero con el que hemos contado para llegar hasta aquí. Me gustaría que en los próximo Juegos, los regatistas tuvieran las mismas facilidades que nosotros». Ese era el secreto del oro para Jordi Calafat, nacido en Palma de Mallorca veinticuatro años antes de Barcelona 92. Calafat y Luna ganaron tres de las siete regatas en las que compitieron, fueron décimos en otras dos y obtuvieron un 12º y un 32º puesto.

El 470 femenino estaba formado por Theresa Zabell y Patricia Guerra. La primera forma parte del club de los elegidos, como Luis Doreste. También sabe lo que es ganar dos oros olímpicos. El de Barcelona fue el primero. Cuatro años más tarde, en Atlanta 96 conseguiría un nuevo oro. Zabell y Guerra llegaban a Barcelona con el papel de favoritas, tras haberse proclamado campeonas del mundo. Su regularidad fue magnífica. Durante las siete regatas, no bajaron del octavo puesto. Ganaron dos, y quedaron segundas, terceras, cuartas y octavas. Fueron descalificadas en la primera regata, pero supieron sobreponerse. «El oro de Barcelona venga mi ausencia de Seúl 88» dijo Zabell tras proclamarse campeona olímpica.

 

Ganar una medalla olímpica con solo 19 años está al alcance de muy pocos deportistas. Natalia Vía-Dufresne lo consiguió en Barcelona, en la clase Europa. Para ser subcampeona olímpica, quedó segunda, tercera, quinta, sexta, séptima y dos veces octava. Pocos apostaban por su medalla. Los resultados no fueron buenos durante esa temporada, pero en el momento más importante, supo dar un giro a la situación y ganó la plata olímpica. Doce años más tarde volvería a subir al segundo cajón del podio.Ganó la medalla de plata junto a Sandra Azón en el 470 de Atenas 2004.

 

 

LA MEDALLAS DE LA VELA ESPAÑOLA EN BARCELONA 92
CLASE
REGATISTAS
PUESTOS EN LAS REGATAS
POSICIÓN FINAL
FLYING DUTCHMAN
LUIS DORESTE Y DOMINGO MANRIQUE
1º/2º/9º/2º/2º/3º/13º
ORO
FINN
JOSÉ MARÍA VAN DER PLOEG
2º/7º/3º/5º/2º/1º/-
ORO
470
JORDI CALAFAT Y FRANCISCO SÁNCHEZ LUNA
1º/10º/1º/1º/12º/10º/32º
ORO
470
THERESA ZABELL Y PÀTRICIA GUERRA
-/2º/3º/1º/4º/1º/8º
ORO
EUROPA
NATALIA VÍA-DUFRESNE
8º/3º/6º/2º/7º/5º/8º
PLATA

 

 

 

 

 

 

0 0 0 0