El beso al mago Isco - Las Merinadas Deportivas de Edu

El beso al mago Isco

Minuto 84 de partido. El Madrid le está dando un repaso al Barcelona. El campeón de Europa se esta comiendo al subcampeón de Liga, tras haber remontado el gol tempranero de Neymar y haber jugado una primera parte igualada. Carlo Ancelotti decide cambiar al mago del balón. Se llama Francisco Román Alarcón Suárez y nació en la malagueña Benalmádena, el 21 de abril de 1992. Para más señas en la calle de las Flores de Arroyo de la Miel.

 

El entrenador italiano decide cambiar a Isco y sustituirle por Asier Illarramendi. El Bernabéu le ovaciona. El estadio madridista le quiere desde el primer día y eso se nota. Su juego de fantasía, de dibujos animados, hace disfrutar al aficionado. Cuando Isco tiene el balón destila magia. Llega el momento de cruzar la línea de cal y encontrarse con el mister antes de enfilar el banquillo y recibir los aplausos de sus compañeros. Ancelotti le besa. Pronto sabremos si ese beso es traicionero y de mentira. Como aquel que hace más de dos mil años le dio Judas a Jesucristo.

Isco debería ser titular siempre. #IscoTitular. Su juego con el balón y sin él está siendo fantástico desde que Ancelotti le saca desde el inicio. Ataca y defiende. Se sacrifica por el equipo, a pesar de que su posición está en el ataque. Veremos que hace Carletto cuando vuelva Bale. Si mantiene a Isco o le quita. Si el cambio es por otro compañero o si el galés chupa banquillo. Esto último es algo improbable. Veremos si el beso de Ancelotti se queda en nada.

El tercer gol contra el Barcelona es por obra y gracia de Isco. La jugada es maravillosa. Intervienen varios jugadores madridistas, pero todo nace gracias al malagueño. El 23 del Real Madrid se pega una carrera antológica para robar un balón a Iniesta y Mascherano que se hacen un lío.

Es una recuperación de listo, que acaba con una definición perfecta de Benzema tras pase de James. En otro equipo, Isco sería titular indiscutible. En el Málaga lo era. Nadie le hacía sombra. Está llamado a marcar una época en el fútbol español. Pero para eso hay que darle minutos y eso solo está en manos del entrenador. Si Isco sigue jugando de titular con continuidad, acabará manejando los hilos de la selección española de Del Bosque. Y oiremos muchas veces esos gritos que son música celestial: ¡Isco, Isco, Isco!

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 0 0