Blume, Carballo y Martínez - Las Merinadas Deportivas de Edu

Blume, Carballo y Martínez

Se acerca el momento de la retirada para el gimnasta Rafa Martínez. Todo comenzó en el gimnasio del barrio a los siete años. A esa edad tan temprana comenzó a forjarse la carrera de uno de los mejores gimnastas de la historia de nuestro país. A los trece años lo dejó durante unos meses para después volver y seguir entrenando duro día tras día. Gran aficionado a la música y del Atlético de Madrid contaba hace años en una entrevista que su plan perfecto era entrenar. La Copa de España de Móstoles en el mes de mayo, pondrá el punto y final a una carrera exitosa en la que ha ganado varias medallas europeas y en Juegos del Mediterráneo y ha participado en dos Juegos Olímpicos, quedándose muy cerca de las medallas en los de Atenas 2004, donde fue diploma olímpico tras ocupar, un histórico quinto puesto en el concurso completo individual. Hasta hoy, el mejor puesto de un gimnasta español en unos Juegos en esa modalidad. Lo consiguió con tan solo veinte años.

Rafa Martínez ha sido siete veces campeón de España en el concurso completo, ha ganado veinticuatro medallas de oro nacionales, pero lo más importante de todo su palmarés es que ha sido dos veces campeón de Europa. Y es aquí donde hay que quitarse el sombrero más que en ningún otro logro conseguido por el gimnasta madrileño. En la historia de la gimnasia española, sólo cuatro hombres han subido a lo más alto de un podio europeo. Sólo tres apellidos han sido los protagonistas de la gesta.

El primero de todos, pudo haber sido campeón olímpico perfectamente sino llega a ser por las decisiones políticas absurdas y aquel boicot español a los Juegos de Melbourne celebrados en 1956. Se llamaba Joaquín Blume y en el Campeonato de Europa de París 1957 ganó 4 medallas de oro en el concurso individual, en anillas, caballo con arcos y en paralelas. Todos sabemos como terminó la magnífica carrera de Blume, demasiado pronto, en un accidente de avión cuando solo tenía 25 años.

Hubo que esperar, nada más y nada menos que cuarenta y un años para volver a ver un Campeón de Europa español. Lo consiguió Jesús Carballo en barra fija en San Petersburgo 1998. Dos años después de haberse quedado muy cerca de la medalla olímpica en los Juegos de Atlanta.

Siete años después su hermano Manuel Carballo fue Campeón de Europa en paralelas. Debrecen 2005 ha pasado a la historia como el único Europeo en el que dos españoles subían a lo más alto del podio. Rafa Martínez logró la que hasta ese momento era su primera medalla de oro europea. La consiguió en el concurso completo individual, como Blume cuarenta y ocho años antes.

En Amsterdam 2007, Rafa Martínez se convertía en Bicampeón de Europa. Esta vez la medalla llegó de la prueba de suelo. Y hasta hoy ha sido el último metal europeo de la gimnasia española tanto masculina como femenina.

Sólo tres apellidos forman parte de la historia de oro de los Campeonatos de Europa de gimnasia artística, Blume, Carballo y Martínez. Esperemos que la estadística cambie y muy pronto se sumen más. Eso será una buena noticia para la gimnasia  de nuestro país. Solo queda dar las gracias a Rafa Martínez por todo lo que ha dado a la gimnasia y al deporte español y desearle que todo le vaya muy bien en su nueva vida.

0 0 0 0