Jesse Owens: velocidad, superación y oros - Las Merinadas Deportivas de Edu

Jesse Owens: velocidad, superación y oros





Su nombre real era James Cleveland Owens, pero todos le conocemos por Jesse Owens. El 12 de septiembre de 1913 nacía en Oakville, una localidad del estado de Alabama en Estados Unidos.

Penúltimo de once hermanos, Jesse Owens trabajó en los campos de algodón, fue vendedor de periódicos y ascensorista, para ayudar a su numerosa familia y poder pagarse el colegio. Practicó rugby y béisbol y después llegó al atletismo. Este último deporte le hizo ganarse una bolsa de estudios.


A los 19 años Owens luchó por clasificarse para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932, pero no lo consiguió. Todo el mundo le conoce por las cuatro medallas de oro conseguidas en los Juegos de Berlín 1936, pero un año antes consiguió una hazaña aún más grande. El 25 de mayo de 1935, durante las finales universitarias de los Campeonatos Big Ten celebrados en Michigan, Jesse Owens batió nada más y nada menos que cuatro récords mundiales en tan solo 75 minutos. Superó las plusmarcas de 220 yardas lisas, de 200 metros vallas, el de salto de longitud e igualó el de 100 yardas lisas.




Un año después Owens acudió a los Juegos de Berlín. Fue el auténtico héroe de unos Juegos marcados por la Alemania nazi de Hitler. El americano era uno de los diez atletas negros de la delegación de Estados Unidos, que fue duramente criticada por los medios oficiales nazis, que acusaron al equipo estadounidense de tener que recurrir a atletas negros, calificados de “negros auxiliares” y considerados inferiores. Jesse Owens se encargó de contestarles en el Estadio Olímpico.



Owens ganó 4 medallas de oro en 100 metros, 200 y 4×100 y en salto de longitud. Esta última prueba fue la más emotiva de las cuatro. Su principal rival fue el rubio alemán Luz Long, que reconoció con un abrazo, la superioridad del americano. En ese instante Adolf Hitler abandonaba enfadado el palco presidencial.
Jesse Owens ganó en la pista y puso así en evidencia la superioridad de la raza aria publicitada por el régimen alemán.




Sus triunfos en Berlín hicieron que Owens mejorara económicamente y superara la discriminación racial que había sufrido. El comité norteamericano, para recuperar el dinero del viaje a los Juegos le embarcó en una gira por Europa. Pero Jesse Owens cansado, abandonó la expedición y con 23 años se hizo profesional. Compitió en carreras de exhibición, incluso contra motocicletas y caballos en los hipódromos de Miami y La Habana, lo que le supuso el apodo de “El Antílope de Ebano”. Jesse Owens, trabajó en una empresa de relaciones públicas y colaboró con el Departamento de Estado como emisario de buena voluntad en India y Extremo Oriente. El fantástico atleta americano, falleció el 31 de marzo de 1980, debido a un cáncer de pulmón por exceso de tabaco.

0 0 0 0