Orgullosos de Javier Fernández - Las Merinadas Deportivas de Edu

Orgullosos de Javier Fernández

 

 

Lunes, 15 de abril de 1991. Ese día nacieron muchos niños en Madrid, pero sólo uno, nació como ganador de medallas y ha sido diploma olímpico en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. Hijo de Antonio y Enriqueta, militar y cartera, Javier Fernández López, lleva luchando desde hace dieciséis años por subir a lo más alto de un deporte casi desconocido en nuestro país. Todo comenzó en la pista de patinaje sobre hielo «Diamond’s» en el barrio madrileño de Aluche. Allí y en la pista «La Nevera» de Majadahonda acompañaba a su hermana Laura a las clases de patinaje y comenzó un camino lleno de obstáculos pero que sin duda ha merecido la pena.

Los sacrificios de sus padres han sido fundamentales para forjar lo que ha llegado a ser, el mejor patinador de la historia de nuestro país. Hasta hace unos meses le tuvieron que pagar los desplazamientos y sin ellos las medallas europeas, mundiales y el diploma olímpico no habrían sido posibles. Enriqueta y Antonio tienen pendiente reformar su casa y han invertido mucho dinero en ayudar a su hijo, así que la reforma sigue esperando.
Con sólo 22 años, Javier Fernández ya ha vivido en cuatro países a parte de España. A los 17 años le ofrecieron la propuesta que posiblemente cambió su destino personal y deportivo. Se fue a entrenar a New Jersey (EEUU). Sus padres no se opusieron y le apoyaron en todo momento, a pesar de que nunca había vivido solo, y que no tenía ni idea de inglés. Después llegarían Moscú, Estonia, Letonia… A los 18 años participó en sus primeros Juegos Olímpicos, en los de Vancouver 2010 donde quedó decimocuarto. A mediados de 2011 comenzó una nueva etapa en su vida. Decidió irse a entrenar a Canadá y empezó a entrenarse con su actual preparador, Brian Orser.
A partir de ese momento, ha sido dos veces campeón de Europa, ha logrado un bronce mundial y se ha convertido en una leyenda con sólo 22 años. Un pionero. Un deportista que ya ha pasado a la historia del deporte español y que seguirá subiendo al podio durante varios años más.
Viernes, 14 de febrero de 2014. Son las 19:15. Javier Fernández comienza el programa largo de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi. En unos minutos sabremos si agranda su palmarés. Muchos pensamos que logrará la medalla de bronce y se convertirá en el tercer deportista español que logra una medalla en unos Juegos de Invierno. Minutos después, el sueño se acaba. La puntuación de los jueces indica que no es suficiente, que se va a quedar a muy poquito. A tan solo 1 punto y 18 centésimas, de la medalla de bronce.
En ese instante te pones a pensar en que es lo que ha fallado. Lo explica muy bien en su blog, la periodista de Televisión Española Paloma del Río (todo mi respeto y admiración): http://blog.rtve.es/tripleaxel/2014/02/ahora-en-fr%C3%ADo.html

 

Javier Fernández ha sido cuarto, diploma olímpico. Un resultado excelente. Mejorando diez puestos lo conseguido hace cuatro años. A nada de ser medalla. Es lo que tiene el deporte, que no es una ciencia exacta. Entran en juego muchos factores y hay veces que es muy difícil predecir lo que va a ocurrir.
El patinador madrileño ha mandado un mensaje de optimismo. Dice que es muy joven y que le quedan dos Juegos Olímpicos. Uno de ellos ya tiene sede, Pyeongchang 2018. Estoy convencido de que Javier Fernández logrará allí una medalla. Tendrá 26 años. Y los surcoreanos se rendirán a sus pies.
Tenemos que sentirnos orgullosos de Javi. Los deportistas que nos representan fuera de nuestras fronteras también son «Marca España» y hay que apoyarles a muerte. ¿Quién les iba a decir a Enriqueta y a Antonio hace 22 años que su hijo iba a ser bicampeón de Europa, bronce mundial y diploma olímpico?. Con su esfuerzo y ayuda lo ha conseguido y seguirá consiguiéndolo.
0 0 0 0