15 años del aguanis - Las Merinadas Deportivas de Edu

15 años del aguanis

El 1 de diciembre de 1998 nuestros ojos veían un golazo sensacional. Me atrevería a decir que uno de los mejores de la historia. Me acuerdo perfectamente de aquel día en el que Raúl González Blanco subía a los altares del fútbol. No pude ver la final de la Copa Intercontinental entre el Vasco da Gama brasileño y el Real Madrid en directo, por la diferencia horaria, pero si lo pude escuchar. Aquel día estaba en el instituto, pero a la hora que empezó el partido, todos los futboleros de la clase empezamos a sacar nuestras radios para escucharlo. La ocasión lo merecía, ninguno habíamos vivido nunca una final Intercontinental. Uno de mis compañeros cantó el primer gol del Madrid y se llevó una buena bronca de la profesora de inglés. Lo marcó Naza en propia puerta tras un centro-chut de Roberto Carlos. El empate lo vivimos en el recreo con preocupación porque según nos contaba el Carrusel Deportivo de la SER, el juego del Madrid no estaba siendo bueno, marcó Juninho Pernambucano. En el minuto 83 de partido,apareció el de siempre, el que para mí sigue siendo y será el 7 de España, el número 1. El holandés Clarence Seedorf se inventó un pase medido desde el centro del campo. El balón salió de sus botas hasta llegar a Raúl que controló perfectamente, hizo un precioso quiebro a Vitor, un nuevo regate a Odvan y colocó el balón lejos de que pudiera atraparlo Germano, el portero del equipo brasileño. Con su pierna derecha, la «mala», Raúl hizo Campeón del Mundo al Real Madrid, 38 años después. Solo él podía marcar ese gol. El gol del Aguanís que consistía en amagar el tiro regateando, mientras los defensas y el portero no podían hacer nada. Una obra de arte futbolística, enmarcada por un jugador al que le negaron sin razón un Balón de Oro.

0 0 0 0