La Roja: la historia más grande jamás contada - Las Merinadas Deportivas de Edu

La Roja: la historia más grande jamás contada

Viena. Domingo 29 de junio de 2008. Son las 20:45. La selección española de fútbol busca romper con el pasado, con más de cuarenta años de sinsabores. Madrid. A esa misma hora me dispongo a ver con amigos la final de la Eurocopa, un partido histórico para varias generaciones. En el ambiente, sensación de que esta vez si, de que por fin España romperá el maleficio y ganará. Se cumplen ahora 5 años de la historia más grande jamás contada. De un sueño del que aún no hemos despertado y al que posiblemente le queden varios capítulos. En Austria, en Viena, comenzó todo. La construcción del mejor equipo de todos los tiempos. La tricampeona.

El camino a la final había sido espléndido. Los tres partidos de la primera fase fueron solventados con victorias. En cuartos de final se acabó con la maldición. Se ganó a Italia en los penaltis tras haber empatado a cero. En semifinales, goleada por 3 a 0 a Rusia a la que ya se había derrotado en el partido inaugural. 
Luis Aragonés eligió a estos once jugadores para intentar ganar la Eurocopa: Casillas, Marchena, Sergio Ramos, Puyol, Capdevila, Senna, Silva, Torres, Iniesta, Xavi y Cesc. En el minuto 33 llegaría el gol de la gloria. Posiblemente el más importante en la carrera de Fernando Torres. El jugador madrileño aprovechó un balón al hueco de Xavi Hernández para anticiparse al defensa alemán Lahm y picar el balón por encima del portero Lehmann. Esa noche, Torres se convirtió en hombre y dejó de ser niño para siempre.

16 de junio de 2010. El Mundial viajaba al continente africano por primera vez en la historia. Las cosas comenzaron mal en Sudáfrica. Derrota contra Suiza. Muchos ya dan por terminada la gloria de La Roja. Honduras y Chile salieron derrotadas en la primera fase. Portugal hizo lo propio en octavos de final con treinta minutos estelares de Fernando Llorente y con el gol de la victoria de Villa, contra Paraguay en cuartos, otra vez 1-0 y gol del asturiano, tras un remate que dio en los dos palos y con un penalti parado de Iker, de San Iker Casillas. En semifinales esperaba Alemania, la subcampeona de Europa. Los alemanes todavía están buscando por donde entró el testarazo inapelable de Carles Puyol. Un golazo sensacional que valía una final.

Una final que llegaría el 11 de julio. Otra fecha inolvidable. El rival esta vez era Holanda. Sufrimos lo que no está escrito. Nadie dijo que ganar un Mundial era fácil. Se llegó a la prórroga y en el minuto 116 llegaría el gol del jugador que lleva mereciendo el Balón de Oro desde hace infinidad de años. Don Andrés Iniesta conseguía subir a los altares a una selección irrepetible con un remate magnífico, sublime, grandioso, memorable. España era campeona del mundo y no estábamos soñando, era real, gracias a Iniesta de nuestras vidas. No recuerdo haber gritado un gol como ese en toda mi vida.

Y como no hay dos sin tres. En 2012 llegaría la cuadratura del círculo. Lo nunca visto. La selección española de fútbol se convertía en tricampeona con el mejor fútbol que se ha visto en toda la historia. El camino a la final fue espectacular, pero en la final se rozó la perfección ante Italia. Fue en Kiev. Era 1 de julio de 2012 y La Roja escribía una nueva página de oro con goles de Silva, Jordi Alba, Fernando Torres y Mata. Un grupo humano y futbolístico gigante, como su entrenador, Vicente del Bosque. Un equipo de leyenda.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 0 0