El hombre que tocó el cielo con una pértiga - Las Merinadas Deportivas de Edu

El hombre que tocó el cielo con una pértiga

Seguramente no lo verán nuestros ojos. Superar los récords mundiales de salto con pértiga va a ser una tarea muy difícil. El dueño de ambas plusmarcas se llama Sergey y se apellida Bubka. Nació en la extinta URSS, allá por el año 1963, en la ciudad ucraniana de Lugansk. La fecha de la primera foto quedará para la historia, al igual que la multitud de récords que logró. Los 6.14 metros, (marca mundial al aire libre) los consiguió el 31 de julio de 1994 en Sestriere (Italia). 
Más de un año antes, ya había logrado la que hasta ahora se mantiene como la mejor marca de la historia en pista cubierta, 6.15. La logró el 21 de febrero de 1993 en casa, en la ciudad ucraniana de Donetsk.

Sólo hay que mirar el ranking para comprobar que fue uno de los mejores atletas de la historia y por descontado el mejor saltador de pértiga de todos los tiempos. En el listado de pista cubierta aparece su nombre siete veces en las siete mejores marcas. El único que se ha podido acercar a los 6.15 ha sido el australiano Steven Hooker, con 6.06 hace cuatro años. Las siguientes cuatro marcas también son de Bubka.

Al aire libre, la diferencia con el resto es mayor, abismal. Las trece mejores marcas de la historia son para Sergey Bubka, él se lo guisa y él se lo come. Él mismo se ha acercado a los 6.14, nadie más. El siguiente nombre que aparece es el del ruso Maksim Tarasov con 6.05. Lo consiguió en el año 1999. Y hoy por hoy, no parece que haya algún pertiguista capaz de alcanzar el cielo como lo hizo el ucraniano.

Pero no sólo de récords mundiales vivió Sergey Bubka, 35 en total, al aire libre y bajo techo. Ganó seis Campeonatos del Mundo entre 1983 y 1997, un Campeonato de Europa y además consiguió la medalla de oro con récord olímpico incluido, en los Juegos de Seúl 1988 y el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 1991.

Su mayor decepción se produjo en los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde llegaba como máximo favorito y se llevó tres nulos en la altura inicial. Luego llegarían los récords mundiales vigentes. En 2001 decidió que lo dejaba.
Hace unos pocos años dijo que no veía a nadie capaz de aprovechar la técnica que creó y que si así fuera, se podría llegar a los 6.30 o 6.40 metros. ¿Lo veremos algún día?. Creo que no.

Sergey Bubka, el hombre que tocó el cielo con una pértiga. Un auténtico fuera de serie, que ahora va a luchar por presidir el Comité Olímpico Internacional. El 10 de septiembre sabremos si sucede al belga Jacques Rogge al frente del deporte mundial.
0 0 0 0