Una leyenda llamada Nadia - Las Merinadas Deportivas de Edu

Una leyenda llamada Nadia

Es una pena no haber nacido antes para haber visto en vivo y en directo, a una de las mejores deportistas de la historia, en aquellos días en los que comenzaba el cambio en nuestro país. Tenía sólo 14 años y esta niña nacida en Onesti (Rumanía)  y de orígenes humildes lograba lo que nadie había logrado antes. El 18 de julio de 1976 conseguía un 10 en la ejercicio de barras asimétricas y ni el marcador electrónico estaba preparado para esa puntuación, marcaba 1.00, sólo lo estaba para puntuar 9.99. No contenta con la proeza sumó otros 6 dieces más, menos mal que la noche del primer diez, expertos informáticos, se pusieron a trabajar en cambiar los marcadores.

La niña se llama Nadia Comaneci. Y su leyenda comenzó a forjarse allá por 1975. Se disputaba el Campeonato de Europa de Skien (Noruega). Allí lograba 4 medallas de oro y una de plata superando a la pentacampeona europea, la rusa Lyudmila Turischeva.

En 1976 llegaron los dieces de los Juegos Olímpicos de Montreal. Allí subió al podio en cinco ocasiones, tres veces a lo más alto, en el concurso individual, en asimétricas y equilibrio. Con el equipo logró la medalla de plata y en la prueba de suelo, la de bronce. El siguiente vídeo es espectacular:

En 1977 el Europeo viajó a Praga y sumó otras 3 medallas a su ya excelente palmarés, 2 de oro y una de bronce.
Un año después participó en su primer Campeonato del Mundo. Estrasburgo 1978 vio como ganaba, un oro y dos platas más.

En 1979 participó en el que sería su último Campeonato de Europa. Se celebró en Copenhague y allí la gimnasta rumana logró otras tres medallas más. Esta vez, el botín fue tres de oro y una de bronce. Ese mismo año logró el oro con el equipo en el Mundial celebrado en Fort Worth (EEUU).
En los Juegos Olímpicos de Moscú 80, la niña de cuatro años atrás se había convertido en toda una mujer y  tuvo que luchar contra las juezas que barrían para casa. Aún así logró otras 4 medallas olímpicas, dos de ellas de oro y las otras dos de plata.

La carrera de Nadia Comaneci acabó muy pronto, pero el legado que ha dejado es maravilloso. Consiguió nueve medallas en dos Juegos Olímpicos, cinco de ellas de oro. Cuatro veces subió al podio en Mundiales y doce en Campeonatos de Europa. Una niña prodigio que en marzo del año 2000 fue declarada como la mejor gimnasta femenina del siglo XX. Un premio merecidísimo de una leyenda del deporte, llamada Nadia.

0 0 0 0