¿Quién será Doncic: genio o dominador? - Con Basket si hay paraíso

¿Quién será Doncic: genio o dominador?

No se trata de que sea el rookie o debutante en la NBA más anotador o que pueda ser el rookie del año, es posible que acabe como el mejor anotador o no, e incluso podríamos debatir si a pesar de su juventud es justo meterle en el mismo saco con el resto de debutantes.

Porque Luka Doncic es insultantemente joven,sí,  está en edad debutante y acaba de llegar a la mejor liga del mundo, sí, pero es jugador profesional desde hace tiempo a pesar de su precocidad, y jugador profesional decisivo para ser exactos. Un jugador que por muy joven que sea que ha conseguido todo en la temporada anterior en Europa no es lo mismo que un jugador salido de la liga universitaria.

Con todo, podríamos encontrarnos también perfectamente en otra tesitura, que fuera un jugador con dificultades para tener éxito en la NBA, ser el mejor en Europa no te garantiza el brillo en la mejor liga del mundo, a veces ni tan siquiera la supervivencia. Tienen que darse una serie de coordenadas en el juego del sujeto en cuestión, debe tener unas cualidades técnico-tácticas sí, pero también unas capacidades físicas y una mentalidad determinada. Podríamos estar hablando de un jugador que no se adaptara, que no tuviera confianza, que se estrellara en el físico de sus rivales y no fuera capaz de desarrollar su talento, que su velocidad de juego muriera en ese ecosistema, o simplemente que su capacidad mental fuera cegada por las luces de los pabellones NBA.

Ya sabemos viendo el primer tercio de temporada que no es así. Doncic tiene físico, a Doncic no le tiembla el pulso, se crece en los momentos importantes, y es capaz de entender el juego en ataque y defensa como rara vez suele hacer un debutante.  En unos años de mejora sustancial de los debutantes en la NBA con los actuales, con un nivel excelente en las dos últimas temporadas en cuanto a la calidad de los debutantes, Doncic va aún más allá. Este año jugadores como Trae Young, DeAndre Ayton, Kevin Knox, Bagley, Jaren Jackson o Colin Sexton entre otros, o incluso jugadores que aún no parecen destacar como Bo Mamba, enriquecen la liga y prometen años interesantes en la competición.

Pero con Doncic estamos hablando de un caso especial, ahora mismo la discusión es si será un gran jugador, un jugador genial, o un jugador que dominará la liga. El periodismo, tan propenso últimamente a pronosticar o hacer de vidente sobre el futuro, más que analizar la realidad presente, tiene un apetitoso y jugoso debate por delante: lo que puede llegar a ser Doncic; como se suele decir, no se le ve techo o el cielo es su límite, tiene 19 años. Por lo pronto deberá negociar como mejor pueda el rookie wall, cuando empiece la saturación de partidos y viajes allá por Enero-Febrero.

Es cierto que Doncic está acostumbrado a las súper-semanas en Europa, con ACB y Euroliga , lo que se asemeja ya a la NBA, pero esto es otra cosa. No se puede estar bien siempre, no se puede inventar algo siempre, y no se puede deleitar siempre, amén de la consistencia física de sus rivales y el desafío que se encontrará en cada equipo con un rival de gran talento con el que medirse.

A Doncic le hemos visto este fin de semana asombrar a toda la NBA y en especial a su ciudad Dallas, que si bien está rendida a su joven porque significa el futuro de la franquicia, ya había dejado oír algunas voces al comienzo de temporada sobre lo que podría dar de sí el joven esloveno e incluso discusiones sobre su peso. Es posible que Doncic pese más ahora de lo que pesaba en el Real Madrid, al joven esloveno se le ve más fuerte, y es precisamente esa consistencia física la que está protegiendo su juego de fantasía.

Doncic es capaz de chocar con su marcador para impulsarse, para equilibrarse, para hacerse espacio. Doncic es capaz de generarse un espacio descomunal, el último ejemplo está en su serie de 11 puntos sin fallo en los dos últimos minutos del encuentro ante Houston Rockets.  No estaba jugando ni de lejos su mejor partido, había soportado también a la barba Harden metiéndole triples en la cara, algo que pasa en las mejores familias porque Harden es uno de los mejores jugadores (ofensivos) de la NBA. Pero nada pareció desactivar al joven esloveno, un jugador del que dicen sus compañeros que vive para pasárselo bien y hacer disfrutar al público. Así le ven. El ex del Real Madrid cogió el balón y la responsabilidad para darle la vuelta al partido y ganarlo. Ha sido sólo una primera muestra de lo que viene, de lo que será Doncic en la liga.

¿Será como para dominar la NBA y estar entre los mejores de la historia o sólo para ser un gran jugador (casi nada)? ¿Cuál será la frontera, cuál será el nivel de trascendencia del adolescente adelantado en la NBA en el futuro? Es la gran pregunta que nos hacemos hoy.

Algo que está sorprendiendo de Doncic es su propio ritmo de juego. Su ritmo es diferente a los jugadores norteamericanos, en especial los afroamericanos, mucho más explosivos. Pero Doncic siendo más lento, parece inalcanzable, Doncic avanza a una velocidad en apariencia lenta y contagiosa que recuerda a Petrovic pero con más corpulencia, 2:01 y 100 kilos, un falso lento que envuelve como tela de araña a sus rivales, que normalmente suelen ser más rápidos y explosivos pero no lo parecen; como si Doncic fuera una especie de Matrix que consigue ralentizar la velocidad de las balas. Su impacto en su entorno en la pista es ése, conseguir que todo se mueva a su velocidad, es lo que percibe el ojo humano seguramente engañado una vez más. Doncic juega para divertirse, o se divierte jugando, el secreto es qué pasará cuando esa diversión se convierta en obligación, en Europa le hizo ganar la Copa de Europa y ser el mejor, en la NBA veremos en qué le convierte.

Por lo pronto algunos analistas NBA ya piden al público que vean los partidos de Dallas si quieren disfrutar, es uno de los alicientes de la liga. De hecho ante el esloveno las grandes estrellas a veces parecen algo peores, Harden incluso metiendo canastones parece menos, Lebron ha sido ya taponado por Lukita y así podríamos seguir.

Si Lebron James es el jugador más completo de la NBA, Kevin Durant el jugador más decisivo y al que siempre le darías el balón para ganar un título, Curry es el mejor tirador posiblemente de la historia, Harden uno de los mejores anotadores de la liga, Antetokounmpo el dominador que viene, etc etc, ¿qué papel tendrá reservado el olimpo NBA al genio de Ljubljana? ¿será gran jugador, genio o dominador?

 

0 0 0 0