También en directo
Ahora en vídeo

'LA MAÑANA FIN DE SEMANA'

Fernando de Haro: Puigdemont y Cifuentes protagonistas en Sevilla

 

La convención que este fin de semana celebra el PP en Sevilla iba a ser la convención para lanzar una ofensiva que le permitiera recuperar el mucho terreno perdido y se ha convertido en la convención del caso Cifuentes y en la convención de la salida de la cárcel de Puigdemont.

Estaba dentro del guión. Puigdemont quiso convertir ayer su salida de la cárcel de Neunmünster en la confirmación de todas sus tesis, en la confirmación de que hay presos políticos en España, en la confirmación de que es necesario aparcar el Estado de Derecho e iniciar una negociación política. Si le hubieran dado algo más de tiempo Puigdemont a lo mejor hubiera explicado que la decisión de la AudienciaSchleswig-Holstein confirma que Felipe V en 1714, en la Guerra de Sucesión, arrasó las muy modernas instituciones medievales catalanas, que España roba a Cataluña, que la Comunidad Autónoma tiene derecho a la secesión.

Nunca una semana de prisión preventiva y una decisión judicial fue tan rentable políticamente para el independentismo.

Ni el ingreso en prisión hace unos días ni la puesta en libertad de Puigdemont por un tribunal alemán supone una decisión sobre la cuestión de fondo. Como tampoco lo es es la negativa a extraditarlo acusado por rebelión. E Gobierno, que no se prodiga ni mucho ni poco en dar explicaciones sobre casi nada, asegura que Puigdmont es un prófugo de la justicia.

Llarena estudia ahora preguntar al Tribunal de Justicia Europea si se ha aplicado bien la orden europea de detención. También lo está estudiando la Fiscalía del Estado. ¿Se han extralimitado los jueces alemanes? ¿Qué es lo que han hecho los jueces alemanes? Alemania no ha reconocido el derecho de la autodeterminación unilateral ni ha declarado culpable a Felipe V de ningún delito por la guerra de secesión. Los jueces alemanes han considerado que hay violencia, que Puigdemont es responsable de actos violentos pero han estimado que la violencia no tiene tal grado que quepa en el tipo penal de alta traición, el equivalente a rebelión. Es decir que los jueces alemanes han valorado no solo si hay un delito semejante en su código penal, no solo han valorado si se han producido los elementos descritos en el tipo penal, sino que han llegado a valorar la intensidad de esos elementos. Y este es el argumento que puede utilizar la fiscalía y el juez Llarena para sostener que los jueces alemanes se han extralimitado: la regulación de la euroorden establece que el país que recibe la solicitud puede tomar la decisión en función de que haya un delito semejante en su código, penal pero no puede calificar los elementos constitutivos del delito.

En cualquier caso hay que reconocer que la decisión de la Audiencia de Schleswig-Holstein supone una desautorización del argumento de la acusación del juez Pablo Llarena. El magistrado del Supremo ha sostenido en diferentes autos que aunque no se produjo una instigación directa a la violencia de los promotores de la independencia, hubo una responsabilidad en que esa violencia se produjera.

El propio Llarena en sus autos ha admitido que es discutible su interpretación y la atribución de un comportamiento rebelde. El Estado de Derecho es el Estado de Derecho y es necesario que se respete siempre. Otra cosa es que la resolución del conflicto creado por los independentistas se pueda confiar solo a la condena por una delito de rebelión. La decisión de los jueces alemanes tiene la virtualidad de recordarnos esta evidencia.

Se habla de Cifuentes y de Puigdemont en la convención del PP. La presidenta de la Comunidad no dijo nada nuevo ayer en una rueda de prensa. Repitió que no ha mentido y repitió que presentó su trabajo fin de máster y que lo defendió.

Las palabras de Cifuentes llegaban después de una comparecencia de Javier Ramos, rector de la Universidad Rey Juan Carlos. Una comparecencia en la que el rector aseguraba que no ha sido ido remitida la memoria del TFM ni se puede confirmar que la defensa del trabajo hubiera tenido lugar. El archivo del acta de evaluación en el servicio de postgrado es
"obligatorio", pero no existe.

Ahora, a diferencia de lo que sucedió el pasado 21 de marzo, el rector Javier Ramos no certifica la versión de Cifuentes. ¿Qué ha ocurrido para que el rector cambie así de versión? Muchos cosas, se han ido acumulando indicios de que la Universidad Rey Juan Carlos no actuó bien, indicios que apuntan a que posiblemente la defensa del trabajo fin de máster no se produjo. Ayer mismo el director del máster de Cifuentes, el profesor Álvarez Conde, aseguró que el rector Javier Ramos le ha había obligado a reconstruir, o sea a falsificar, un acta de la defensa del fin de master. Hecho que el rector ha negado. Hay que recordar que el jueves la presidenta del tribunal, Alicia López de los Mozos, negó que la firma que aparece en el acta sea la suya. Lo que puede ser un delito y por eso está ya investigándose en los tribunales. ¿Quien miente aquí? Pues probablemente casi todos.

La Rey Juan Carlos no respalda la versión de Cifuentes y ¿su partido le respalda? Ayer el respaldo de la secretaria general Cospedal fue contundente.

Ya veremos si en el tiempo se mantiene la posición Cospedal. ¿Y Ciudadanos? Porque de Ciudadanos depende que la moción de censura prospere. Aquí todo el mundo vela por sus intereses. Y a Ciudadanos le interesa más que Cifuentes siga en el poder

Ciudadanos ya habla de una solución como la de Murcia. El partido naranja que hasta ahora no apoyaba la moción de censura, ahora dice que no cierra "ninguna posibilidad". El secretario El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, reconoce que "hay otras alternativas" que quedarán "abiertas" como el respaldo a otro candidato del Partido Popular, que "de hecho fue la que pasó en la Comunidad de Murcia". Lo de Cifuentes cada vez se parece más a lo de Murcia.

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado