También en directo
Ahora en vídeo

J. L. RESTÁN | LÍNEA EDITORIAL

Respeto por las víctimas y sus familias

 

  • authors and signature:lista con un numero insuficiente de elementos

La joven Diana Quer desapareció en agosto de 2016. Un año después la Guardia Civil tenía sospechas fundadas de la identidad de su asesino. En noviembre lo había confirmado, pero sólo después de Navidad fue posible su detención. «El Chicle», apodo del asesino confeso de Diana,  intentó agredir a otra joven mujer que consiguió escapar gracias a la ayuda de dos varones. Durante dieciséis meses la guardia civil ha trabajado sin descanso, tal y como quedó muy claro en la rueda de prensa concedida ayer. Sin embargo, en tal inusual convocatoria no se trataba solo de dar cuenta de una investigación, sino como reconoció el Coronel Manuel Sánchez Corbí, de reparar la memoria de Diana y a su familia.

Durante más de un año la desaparición de Diana se ha convertido en un caso mediático cuyo protagonismo ha justificado todo tipo de difamaciones, bulos y noticias falsas. El Coronel Sánchez Corbí se ha referido al tratamiento mediático de este caso al poner el acento en los riesgos de re-victimización que las noticias que se difunden pueden provocar en quienes han padecido delitos graves.

Una persona jamás puede ser un objeto de consumo informativo, ni un negocio, ni una causa. Diana era una mujer joven que disfrutaba del verano y a quien todo apunta que un desalmado que quería abusar de ella asesinó sin piedad. El límite de la noticia existe, y no es otro que la dignidad y el sufrimiento de su protagonista y de su familia.

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado