Boletín

Mons. Jesús Vidal: "La aportación de la Iglesia a la sociedad es Jesucristo"

El obispo auxiliar de Madrid ha añadido que eso se traduce, entre otras labores, en la educación, la caridad o la paz que transmite la Iglesia

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15 abr 2019

Monseñor Jesús Vidal, obispo auxiliar de Madrid, ha repasado en Yo y mi mundo la actualidad de la Iglesia desde lo que afecta más de cerca a las personas. La experiencia, o no, de las personas con Jesús y la Iglesia y la figura del Papa Francisco

Sobre la experiencia de Jesús, lo primero que ha expresado es su comprensión por el rechazo o la no búsqueda de esa experiencia. Otro aspecto que valora sobre el encuentro con Cristo, es que muchas personas lo sustituyen por otras realidades

"Hay mucha gente que no ha tenido una experiencia positiva de la fe. Por lo tanto, eso le ha generado un cierto rechazo, que se ha convertido en un prejuicio y, a la hora de acercarse a Jesucristo, lo percibe como algo negativo para su vida, porque está saciando su deseo con otras cosas", explica. 

Sin embargo, subraya que hay algo que todos tenemos en común: un deseo de plenitud. En ese sentido, asegura que su experiencia de plenitud ha venido por Cristo y por la Iglesia. "Por mi experiencia, nada ha saciado en profundidad y plenitud la forma en la que me ama Cristo y en la que me ama la Iglesia". 

La aportación de la Iglesia a la sociedad es Jesucristo

Esa es la aportación que puede hacer la Iglesia a la sociedad de hoy: "a Jesucristo". Mons. Vidal afirma que esa es la misión de la Iglesia que, además, se concreta de varias maneras. Las labores educativas o caritativas de la Iglesia son algunas de las muestras con las que refleja sus palabras.También, su capacidad de reunir a las personas en paz.  

"La gente se sigue fiando de la Iglesia por su capacidad educativa. Veo la atención a los pobres y necesitados y, además, buscando su verdadero bien, acompañarles, sin discriminar ni raza ni credo. Se responde a la persona. En este tiempo en el que vivimos tan enfrentados, la Iglesia tiene una gran capacidad de convocar para generar un espacio de paz y de concordia". 

El Papa Francisco es un hombre, un hombre de Dios

El prelado ha tenido ocasión de saludar al Santo Padre tres veces. Desde el primer momento, aclara que Francisco "es un hombre". La diferencia se encuentra en que "ha sido elegido para ser Obispo de Roma y ha sido llamado por el Señor a una misión, que es universal, de atender a Jesucristo y lo hace desde lo que es, desde su experiencia y desde su historia". 

La característica que sí que marca a Francisco, para Mons. Vidal, es que "es un hombre de Dios". Como tal, ha añadido que "busca el bien de la Iglesia y que Jesucristo sea anunciado y conocido por todos". Como cualidades del pontífice destaca su sensibilidad y su cercanía al diálogo. Sobre todo, lo ve "muy tocado por todos los que están alejados de la vida de la Iglesia"

Sobre sus aportes a la Iglesia, ha resaltado, por una parte, su continuidad con el Concilio Vaticano II y sus precedesores.  Por otra, la cercanía, en los gestos y la sinodalidad. "Nosotros, los obispos, vemos que la gente lo agradece, que nos acerquemos a ellos, que les saludemos y les preguntemos por su familia". 

El concepto de sinodalidad lo ha definido como "la experiencia de la Iglesia como pueblo de Dios que camina haciendo presente a Jesucristo".Por esa razón, recuerda la importancia de estos acentos que marcan a Francisco: "Esta cercanía debe abrirnos a un diálogo y a una escucha mucho mayores".

"Si quieres conocer a Jesús, ven a la parroquia, allí le conocerás" 

El punto de partida de ese deseo de conocer a Cristo es "la conexión es descubrir el verdadero deseo de su corazón, porque tiene un deseo de felicidad o porque tiene alguna herida, o hay algo que ve en su vida que no está saciado".

Si alguien quisiera conocer a Jesús, Mons. Vidal, le remitiría a la parroquia. "Ven a la Iglesia y allí le conocerás, participa en la parroquia que está cerca de tu casa, ve a hablar con el sacerdote, conoce un camino para conocer a Jesucristo". Ha valorado el papel de las parroquias en este sentido, y a la que les recuerda la necesidad de ser "comunidades vivas", porque la fe "se establece en un contacto personal".  

Lo más