María Teresa Campos se sincera sobre la enfermedad de su hija: "Me puse a temblar"

La presentadora deja ver que lo que mejor le vendría en este momento sería trabajar aunque confiesa: "Estoy contratada, y ahora mismo de ese tema prefiero callarme"

Maria Teresa Campos se sincera sobre la enfermedad de Terelu y desvela sus secretos

Pie de Foto: Maria teresa campos y terelu MARIA TERESA CAMPOS Y TERELU/ EU

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:30

Tras conocerse que Terelu Campos vuelve a sufrir un cáncer de mama su madre, María Teresa Campos, ha estado a su lado en todo momento demostrando estar completamente recuperada del ictus que sufrió hace un año. Ahora ha roto su silencio sincerándose con Mila Ximénez en una entrevista exclusiva para la revista Lecturas.

María Teresa Campos explica como vivió el conocer que su hija estaba de nuevo enferma: "Pensé que me iba a dar un infarto. Vinieron con la doctora y fue ella la que me lo dijo. Me puse a temblar de lo que me entró por el cuerpo y he arrastrado esto estas semanas", y asegura que: "sé que no va a pasar nada, pero no deja de dolerme". Además María Teresa confiesa: "los despertares por la mañana son terroríficos, hasta que he tenido claro que se lo han cogido a tiempo y que el ganglio no tiene nada".

En conversación con Mila, Teresa deja ver que lo que mejor le vendría en este momento sería trabajar aunque confiesa: "estoy contratada, y ahora mismo de ese tema prefiero callarme", asegurando que no se plantea dejar la televisión porque la gente le sigue pidiendo su vuelta y mostrándole su cariño, además de que tiene la cabeza en perfecto estado.

Teresa también ha querido hablar de su enfermedad, de la que se encuentra completamente recuperada, y por primera vez cuenta que el ictus que sufrió le dio por "puñaladas que me han clavado y me alteré más de la cuenta y me lo provoqué yo misma", pero asegura que no le queda "ni una secuela, ni señal en el cerebro".

Pero sin duda las declaraciones más sorprendentes son las que Mila ha conseguido que haga al respecto de su hija, confesando cosas que todavía eran un secretos: "Terelu y yo tuvimos novios que eran hermanos", desvela entre risas y explica: "Estábamos con dos hermanos, ella con uno y yo con otro. Yo siempre le recuerdo una frase que ella me decía cuando salíamos 'Mamá, que fulanito me gusta no me lo levantes'.

Pero Teresa acaba la entrevista emocionándose al hablar de lo mucho que quiere a su hija y lo orgullosa que está de ellas, agradeciendo a Mila su cariño y amistad dejando así para siempre enterrada el hacha de guerra.

Lo más