ANIVERSARIO CONSTITUCIÓN

Ribera: solidaridad intergeneracional, la clave del futuro de la Constitución

La Carta Magna del 78 "ofreció la posibilidad de construir una arquitectura de sostenibilidad que hoy es vital", señala la Ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien recuerda que "la solidaridad intergeneracional es la clave del futuro de nuestra Constitución".,El texto constitucional "exige el uso responsable de los factores de los que depende nuestro progreso" como el agua, el suelo, la energía o el aire, apunta además Ribera en la tribuna "La Constitució

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:28

La Carta Magna del 78 "ofreció la posibilidad de construir una arquitectura de sostenibilidad que hoy es vital", señala la Ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien recuerda que "la solidaridad intergeneracional es la clave del futuro de nuestra Constitución".

El texto constitucional "exige el uso responsable de los factores de los que depende nuestro progreso" como el agua, el suelo, la energía o el aire, apunta además Ribera en la tribuna "La Constitución, la mejor garantía para la transición ecológica, que hoy se distribuye por las Firmas de EFE y EFEverde.

La máxima responsable de la política ambiental recuerda "que hace 40 años los padres de la Constitución decidieron que en la propuesta del marco de convivencia fundamental sobre el que los españoles deberíamos cimentar nuestro modelo de desarrollo, la protección del medio ambiente debía tener un espacio relevante".

Y, aunque la presencia de un solo artículo en el texto (el 45) "pudiera parecer insuficiente", su inclusión permitió "construir una arquitectura de sostenibilidad que hoy es vital para abordar los retos a los que se enfrenta nuestro país, Europa y el planeta".

Así apunta que "los recursos naturales deben quedar a salvo de procesos de privatización, destrucción o degradación, así como el derecho al disfrute de los mismos tanto de las generaciones presentes como de las venideras.

La ministra recuerda que el texto constitucional se aprobó en un contexto social, político y económico complicado, plagado de incertidumbres pero "con la visión suficiente para anticiparse a los acontecimientos que estaban por llegar", y con una vocación de servicio público que debe ser reconocida.

En 1978 el número de vehículos que se matricularon durante el año superó los 800.000 para un total de 9 millones que circulaban por las calles y carreteras españolas y sólo tres fuentes de energía "nos proporcionaban electricidad; el carbón, el agua y en menor medida la nuclear conformando un mix energético de alrededor de 30.000 megavatios de potencia instalados".

Cuarenta años después "somos 46 millones de españoles", el parque de vehículos ha superado los 32 millones y hay más de 100.000 megavatios instalados para dar cobertura a la demanda de electricidad con una diversificación de fuentes en las que las energías renovables han ido ocupando cada vez un mayor espacio.

En este tiempo se han producido profundos cambios "hasta convertir a España en la cuarta economía de la Unión Europea. Todo ello bajo el paraguas de la Constitución", que señala con claridad los derechos y obligaciones de los españoles en relación a la protección del capital natural, el patrimonio colectivo más valioso que poseemos como sociedad.

Sin embargo asegura que su interpretación ha ido evolucionando "a través de una profusa legislación que ha sufrido demasiadas modificaciones, condicionada a veces por la coyuntura económica y otras por una carga ideológica cercana a intereses partidarios".

Por ello considera que el presente reclama la necesidad "urgente" de orientar el actual modelo de desarrollo "hacia unos patrones de vida diferentes fundamentados en el conocimiento, la innovación y la responsabilidad social".

En este sentido se refiere a la próxima Ley de Cambio Climático y Transición Energética como un "marco de oportunidades para la transformación que hay que llevar a cabo".

Un movimiento transformador que "va a estar acompañado por una Estrategia de Transición Justa que avale su recorrido hacia un desarrollo más justo, solidario y duradero", porque "la transición ecológica tiene que ir de la mano de la justicia y de la cohesión social y territorial. Para garantizarlo está nuestra Constitución", concluye.

Lo más