JUICIO CAZA

El primer caso judicial por caza ilegal de lobos finalizará mañana en Ávila

El primer juicio contra dos cazadores por la muerte ilegal de un lobo en Ávila durante una montería, celebrada en noviembre de 2015 en el coto de caza Valdeciervos de la localidad abulense de Tornadizos, concluirá mañana con la declaración del último testigo. ,Así lo indica un comunicado de Ecologistas en Acción de Castilla y León, personada en la causa como acusación particular, quien "intentará conseguir una sentencia condenatoria justa, pero ejemplar que siente preceden

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16 ene 2020

El primer juicio contra dos cazadores por la muerte ilegal de un lobo en Ávila durante una montería, celebrada en noviembre de 2015 en el coto de caza Valdeciervos de la localidad abulense de Tornadizos, concluirá mañana con la declaración del último testigo.

Así lo indica un comunicado de Ecologistas en Acción de Castilla y León, personada en la causa como acusación particular, quien "intentará conseguir una sentencia condenatoria justa, pero ejemplar que siente precedente".

Otras partes personadas en el proceso judicial son las asociaciones Lobo Marley y Anadel, así como la Junta de Castilla y León que pide sanciones económicas.

La portavoz de Ecologistas en Acción de Castilla y León, Carolina Martín, ha asegurado que "sorprendentemente la Fiscalía de Ávila no ejerce acusación popular, pese a contar con informes técnicos indiscutibles del Seprona y de la Guardia Civil, e incluso pretendió el archivo de la causa".

Según ecologistas, el Seprona pudo determinar "mediante el análisis de pruebas testificales, documentales, genéticas y balísticas", que "desde el puesto número 15 de la montería celebrada en el coto de Valdeciervos, se disparó a un grupo de lobos abatiendo al menos a uno, cuyo cadáver ha desaparecido".

"Hay fotos del animal muerto, así como rastros de pelo y sangre que, junto con los casquillos de munición y las armas, permiten dirigir y argumentar una acusación", apunta el comunicado.

Ecologistas en Acción ha indicado que de otro segundo lobo, que también fue abatido, según declaraciones iniciales de testigos, "no se consiguieron pruebas de su muerte".

Los presuntos autores de los disparos, según Ecologistas-Castilla y León, serían dos cazadores, uno de ellos sin licencia de armas, que portaban "sendos rifles".

Ambos, a petición de las acusaciones particulares, se enfrentan a penas de 2 años de prisión y 4 de inhabilitación para cazar por la caza de una especie protegida.

Asimismo, en el caso del portador de armas sin licencia, se añade además a una pena de 1 año de prisión.

La acusación de la Junta de Castilla y León pide una condena de 16 meses de multa, a razón de 100 euros diarios, e inhabilitación para cazar por cuatro años, así como una indemnización de 9.261 euros por la muerte de la especie protegida, recoge el comunicado.

La organización ecologista ha recordado que el lobo "atraviesa una situación muy delicada en España y singularmente en la comunidad de Castilla y León".

Así, la especie está considerada en su conjunto como "estrictamente protegida en aplicación del anejo II del Convenio de Berna" y "está protegida específicamente al sur del Duero en aplicación de la Directiva Hábitats".

Por tanto, según Martín, "dar muerte a un lobo es claramente ilegal en esa zona", donde además se da la circunstancia de que la población está "sujeta a una constante presión por la caza ilegal y por los controles que ejerce la Junta de Castilla y León".

Además de por "la alteración y destrucción de los hábitats debido a la intensificación de la ganadería y de la caza, ha concluido la portavoz de Ecologistas en Acción de la comunidad castellanoleonesa.

Lo más