CASO ENREDADERA

El consejero de Fomento ve "inútil escarbar" en su relación con Ulibarri

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha reiterado hoy la legalidad de su actuación respecto al empresario José Luis Ulibarri, en prisión provisional por el caso Enredadera, y ha considerado que es "inútil escarbar" en su relación.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:17

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha reiterado hoy la legalidad de su actuación respecto al empresario José Luis Ulibarri, en prisión provisional por el caso Enredadera, y ha considerado que es "inútil escarbar" en su relación.

Suárez-Quiñones ha echado mano del refranero castellano para referirse a una conversación del sumario del caso, que publicó ayer "eldiario.es" y a la que tuvo acceso Efe, en la que Ulibarri, en prisión por esta investigación, aseguró en conversación con una de sus hijas e interceptada por la UDEF, que "el pañuelín", en referencia a Suárez-Quiñones, le informó en una comida de que iban a sacar cuatro obras nuevas.

"Donde no hay mata, no hay patata y es inútil escarbar", ha expresado el consejero de Fomento sobre ese diálogo entre padre e hija incluido en el sumario de caso Enredadera, durante una visita al Ayuntamiento de Langa (Ávila).

Además, ha dicho que no opina sobre "conversaciones que mantienen terceros", ya que es "responsabilidad de ellos".

En este marco, ha defendido la actuación "transparente, lógica y correcta" de su Consejería, teniendo en cuenta que "la transparencia es una seña de identidad de este Gobierno", ya que "todo aquello que es público, se traslada y es en beneficio de las políticas de ejecución de obra pública".

"Donde no hay mata, no hay patata y es inútil escarbar", ha apuntado, antes de añadir que, "si hay alguien que se entretiene en escarbar para buscar no sé qué..., que busque lo que quiera", aunque ha dicho preferir que colaboraran con la Administración en "la solución de los problemas de los ciudadanos".

En este sentido, ha comentado: "Nosotros no nos entretenemos más que en buscar la solución a los problemas de los ciudadanos, con la normativa en la mano y con absoluta limpieza y transparencia. Los demás, que traten de manipular, extraer, buscar consecuencias y buscar cosas oscuras".

Tras señalar que la de Fomento y Medio Ambiente es una consejería "esencialmente inversora", Juan Carlos Suárez-Quiñones ha defendido las relaciones que mantiene con el empresariado, pese a que "haya gente que quiera demonizar el ámbito de la empresa".

De este modo se ha referido a la conversación que mantuvo con Ulibarri, en la que le ofreció hacerse cargo de una obra que estaba paralizada por la quiebra de la adjudicataria inicial, y en la que el empresario le advirtió que ese ofrecimiento tenía que llegar de la Administración. "La Administración soy yo", le respondió.

En este sentido, ha sostenido que los empresarios son "los colaboradores de la ejecución de las políticas, en el marco de la contratación pública y de la normativa de contratos del sector público".

"Unos agentes con los que nos relacionamos constantemente", ha insistido el consejero, quien cree "absolutamente lógico" que las empresas "soliciten información a la Consejería sobre cuáles son las actividades de contratación de las que deriva el mantenimiento de su actividad, de su empleo y de las familias que viven de su actividad".

Juan Carlos Suárez-Quiñones ha reiterado que la Junta es una administración "transparente, en la que todo aquel que recaba esa información, la tiene, porque es ejecución de los Presupuestos de la Comunidad, que todo el mundo conoce y que están publicados".

Al respecto, ha dicho haber tenido "numerosos contactos con esta y con numerosas empresas, con asociaciones empresariales" a las que se les trasladan "las actuaciones previstas, absolutamente con transparencia".

"Otra cosa es que luego tienen que participar en los concursos públicos y ganar esas actuaciones", ha explicado Suárez-Quiñones.

Lo más