TOROS SAN FERMÍN

Padilla, homenajeado por la afición antes de su último paseíllo en Pamplona

El torero Juan José Padilla ha sido objeto de un cálido homenaje de los aficionados navarros solo unas horas antes de hacer el que será el último paseíllo de su carrera en la plaza de toros de Pamplona, en la que ha sido una de las figuras más emblemáticas de los últimos veinte años.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:45

El torero Juan José Padilla ha sido objeto de un cálido homenaje de los aficionados navarros solo unas horas antes de hacer el que será el último paseíllo de su carrera en la plaza de toros de Pamplona, en la que ha sido una de las figuras más emblemáticas de los últimos veinte años.

Impecablemente vestido de blanco y con el pañuelo rojo al cuello, con su ya característico parche en el ojo izquierdo y sin ocultar la cicatriz que le dejó el percance sufrido el pasado domingo en Arévalo (Ávila), cuando un toro le desprendió parte del cuero cabelludo, Padilla ha asistido, emocionado, a un acto al que han asistido más de un centenar de personas, entre ellas muchos niños.

El homenaje ha sido organizado por el hotel pamplonés Sancho Ramírez, donde el diestro jerezano siempre se ha vestido de luces desde que debutó en la plaza de Pamplona, concretamente en los Sanfermines de 1999, feria en la que ya le cortó tres orejas a una corrida de la ganadería de Miura.

El diestro jerezano ha asegurado que Pamplona, además del lugar de muchos de sus más sonados triunfos, es también su casa.

"Colgaré el vestido de torear cuando termine la campaña americana, pero seguiré viniendo cada año a esta tierra, a ver la fiesta desde otra perspectiva, junto a esos aficionados que han sabido respetarme y darme cariño en todo este tiempo", ha prometido el torero, que en un día tan significativo en el año de su despedida estará acompañado de su mujer y sus dos hijos.

"Ahora solo falta -remachó Padilla su breve discurso- que Dios me ayude esta tarde, para poder dejaros el mejor recuerdo. Voy hacer todo lo posible para complacer a una afición que me acogió con tanto calor hace ya diecinueve años, y que siempre estará en mi corazón".

En todo ese tiempo, desde aquel debut triunfal ante los Miuras, Juan José Padilla ha toreado un total de 25 tardes en la plaza de Pamplona y estoqueado 49 toros, con un balance de 17 orejas cortadas y seis salidas a hombros.

Esos éxitos le han llevado a convertirse en un auténtico ídolo de las peñas de los tendidos de sol, que fueron, precisamente, tras el grave percance sufrido en Zaragoza y por el que el torero perdió un ojo, quienes fomentaron la popular imagen del llamado Pirata del toreo.

Lo más