COPE

TOROS COPA CHENEL

Un gran Fernando Adrián se lleva la Copa Chenel y va pidiendo sitio para 2022

El joven Fernando Adrián se ha alzado con la primera edición de la Copa Chenel tras una triunfal actuación de tres orejas en la gran final celebrada hoy en Cadalso de los Vidrios (Madrid) que le hacen entrar ya seguro en la próxima Feria de San Isidro además de pedir más sitio de cara a 2022.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:37

El joven Fernando Adrián se ha alzado con la primera edición de la Copa Chenel tras una triunfal actuación de tres orejas en la gran final celebrada hoy en Cadalso de los Vidrios (Madrid) que le hacen entrar ya seguro en la próxima Feria de San Isidro además de pedir más sitio de cara a 2022.

Su primero fue un "adolfo" más bajito, menos cosa y muy feo de cara, al que el joven madrileño recibió con garbo por verónicas y delantales antes de aprovechar desde el primer el muletazo las bondades del animal, que tuvo una clase extraordinaria, y al que toreó con mucho asiento y haciéndole las cosas con exquisita suavidad y tremendo gusto.

Los cites muy en corto, los toques muy sutiles y los muletazos a cámara lenta. Todo con gran ajuste, con mucha verdad y entrega, lo mismo a derechas que por naturales, y algo también importante es que se le vio disfrutar una barbaridad. Gran faena de Adrián, que solo cortó una oreja por el pinchazo previo a la estocada, aunque los tendidos le pidieron las dos.

El quinto no fue fácil, un toro de José Vázquez al que le faltó clase y finales en sus medias y espaciadas arrancadas, pero al que Fernando Adrián entendió a la perfección para llevar a cabo otra faena de gran altura. La colocación fue impecable, como también lo fueron los tiempos y las distancias para ir ahormando a un animal al que acabó pegando pases extraordinarios.

Labor para aficionados, primero, y para paladares exquisitos, después, de un torero a tener en cuenta de cara a 2022 por actitud y, sobre todo, por aptitud. Y qué maravilla teniendo en cuenta que llevaba dos años sin torear y este 2021 solamente ha dispuesto de los tres festejos de la Copa Chenel. Nuevamente se cruzó un pinchazo antes de la estocada, pero esta vez cayeron las dos orejas.

Abrió la final un toro de Adolfo Martín muy descarado por delante, veleto y ligeramente cornipaso, que hizo buena pelea en el caballo, pero que en banderillas ya empezó a enterarse, poniéndose muy reservón para la muleta, donde midió antes de arrancarse con todo y de revolverse con saña a mitad del viaje.

El mérito de Robleño fue que, con semejante "prenda", no se arrugó y sacó a relucir toda su experiencia en estas lides para acabar robándole pases de uno en uno por el izquierdo de gran importancia por las complicaciones del "adolfo", que acabó prácticamente domeñado por la sincera y gallarda lidia que le propuso el madrileño. Cortó una oreja de ley.

Pero todavía quedaba lo del cuarto, de José Vázquez, al que Robleño toreó por momentos como los ángeles: relajado, descolgado de hombros y reduciendo las embestidas y vaciándolas por abajo por el derecho.

Por el otro pitón, el toro tenía menos recorrido, pero también se los pegó Robleño, que rayó a un gran nivel hasta cuando el toro se empezó a aburrir y a desentenderse. Tenía un triunfo grande en la mano, pero su pésima espada no sólo hizo que se esfumara sino que también estuviera a punto de escuchar los tres avisos. Qué pena.

Colombo se las vio en primer lugar con un toro de José Vázquez de bastas hechuras, muy alto de cruz y con mucho volumen, que, además, manseó una barbaridad en los primeros tercios, huyendo despavorido nada más sentir la puya en los tres picotazos que se llevó, aunque luego en la muleta sacó un fondo sobre todo por el pitón izquierdo.

Después de exhibir "músculo" en un desigual tercio de banderillas, el venezolano apuntó pero no llegó a disparar, alternando pasajes estimables por el izquierdo con otros más deslavazados, fundamentalmente por falta de ajuste y exceso de brusquedades. La contundencia con la espada le granjeó una orejita.

El sexto fue un toro complicado de Adolfo Martín y Colombo estuvo muy entregado a lo largo de una labor en la que hubo algún momento artístico de buen aire, aunque lo mejor fue el soberbio espadazo que agarró en el segundo envite y en la suerte de recibir.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

FICHA DEL FESTEJO.- Tres toros (1º, 2º y 6º) de Adolfo Martín y otros tres (3º, 4º y 5º) de José Vázquez, de muy desiguales hechuras, caras y remates. El primero fue una "prenda", con mucha calidad el segundo; manso pero con un gran pitón izquierdo el tercero; bueno por el derecho hasta que se rajó el cuarto; informal y cambiante el quinto; complicado el sexto.

Fernando Robleño, (sangre de toro y azabache): pinchazo hondo y descabello (oreja); tres pinchazos, estocada baja y siete descabellos (ovación tras dos avisos).

Fernando Adrián (grana y oro): pinchazo y estocada ligeramente trasera (oreja con petición de la segunda); pinchazo y estocada (dos orejas tras aviso).

Jesús Enrique Colombo (añil y oro): estocada desprendida (oreja); pinchazo y gran estocada ambos ejecutados en la suerte de recibir (ovación).

En cuadrillas, Jesús Aguado saludó tras banderillear al segundo, al que bregó de manera muy eficaz Antonio Molina, que también se desmonteró tras parear al quinto.

La plaza registró tres cuartos largos de entrada en los tendidos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar