COPE

TOROS FERIA DE OTOÑO

Diosleguarde corta una oreja "de bisutería" y Fonseca impacta con su valor

Javier López

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 21:01

Javier López

Manuel Diosleguarde cortó una oreja en la novillada que inauguró hoy la Feria de Otoño en Las Ventas, un trofeo "de bisutería" por su poco valor tras una faena en la que estuvo por debajo de su oponente, mientras que el mexicano Isaac Fonseca, aún sin trofeos, impactó con su tremendo valor.

Abrió la función un "fuenteymbro" que ya de salida marcó su mansa condición, muy suelto en los capotes y sin emplearse. En la muleta buscaba cualquier rendija para huir de la afrenta que le propuso Diosleguarde al que se le vio con oficio y muy sobrado momento.

Había que llevarlo muy tapado y el salmantino lo consiguió por momentos sobre todo por el derecho a lo largo de una labor solvente y culminada de una fulminante estocada. Hubo petición de oreja pero al final dio una vuelta al ruedo, que, como siempre en esta plaza, no puso a todo el mundo de acuerdo.

El cuarto sí fue un buen novillo, sobre todo por el pitón derecho, y Diosleguarde no pasó de correcto en una faena en la que, sin estar mal, debió estar mejor y hacer la apuesta de verdad.

Tuvo enemigo para ello, pero el salmantino no pasó de esa zona de confort de tres y el de pecho, sin acabar de redondear una tanda, ni de dar el paso y creérselo de verdad, a pesar de que acabaría cortando una orejita tras una buena estocada.

Fonseca vino a Madrid lo que se dice a dejarse matar si era necesario, pues el valor, la entrega y la disposición que mostró con su difícil primero fue digno de alabar.

Dio igual que el animal le midiera, que acudiera dormido a los envites por el derecho y se revolviera después en un palmo, o que se le arrancara al pecho directamente por el izquierdo, que el mexicano sabía perfectamente a lo que venía y le dio igual salir prendido hasta en tres ocasiones, que, sin mirarse, volvió a la carga todavía con más arrestos y cada vez quedándose más quieto.

No hubo lucimiento, claro está, pero sí mucha emoción por la actitud tan sincera que exhibió. Se tiró a matar también muy de verdad y agarró una estocada de la que el "fuenteymbro" salió rodado en apenas segundos. Gran ovación para él desde el tercio.

El quinto fue todo lo contrario, un novillo noble y soso a partes iguales, con el defecto de aburrirse a mitad del muletazo y de rematarlos siempre con un molesto tornillazo. Fonseca anduvo voluntarioso y tesonero en un trasteo de escaso eco.

Otro que parecía venir también a tirar la moneda al aire fue Manuel Perera, que ya en el inicio de faena a su primero fue volteado de manera aparatosa y tuvo que ser asistido durante varios minutos, para, despojado de la chaquetilla y con la cara ensangrentada, volver a la carga aparentemente desmadejado.

Luego se empeñó en hacerlo todo muy en corto, en tratar de "vender" la emoción con un toreo encimista y desordenado ante un novillo que no parecía tan barrabás como quiso dar a entender. Solo había que darle más sitio y hacerle las cosas de otra manera. Faena, por tanto, de disposición, sí, pero de muy poco contenido.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Visiblemente cojeando (luego se le pasaría) se fue Perera a recibir a portagayola al sexto, al que realizó una faena periférica y algo acelerada antes de tener de acortar terrenos para tratar de "taparse" con el método del arrimón. Pero no. Los tendidos ya le habían cogido la matrícula y aquello se diluyó por completo.

FICHA DEL FESTEJO.- Seis novillos de Fuente Ymbro, de desiguales hechuras y remates, y de juego también variado. Descastado el primero; muy informal y complicado el segundo; sin definir el tercero; bueno, sobre todo por el derecho, el cuarto; con poca entrega el quinto; y sosito el sexto.

Manuel Diosleguarde (verde botella y oro): estocada trasera y ligeramente desprendida (vuelta al ruedo tras petición); estocada (oreja).

Isaac Fonseca (grana y oro): estocada fulminante (ovación); estocada desprendida (palmas tras aviso).

Manuel Perera (fucsia y oro): estocada desprendida (ovación); dos pinchazos y estocada desprendida (silencio tras aviso).

La plaza registró algo más de media entrada sobre el 50 % del aforo permitido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar