MÉXICO

Andy Cartagena corta una oreja y Luis David pincha una buena faena en Aguascalientes

En el deslucido festejo de Guadalajara, sólo deparó destellos del español Enrique Ponce y de los mexicanos Juan Pablo Sánchez y Sergio Flores.

Andy Cartagena con la oreja cortada este domingo en Aguascalientes

 Andy Cartagena con la oreja cortada este domingo en Aguascalientes PRENSA A.C.

Redacción Toros Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 06:20

AGUASCALIENTES (MÉXICO)

Los más destacado de la corrida de "Las Calaveras", en la Monumental de Aguascalientes en el centro del país, estuvo a cargo del mexicano Luis David Adame, que malogró una torera faena con el acero, mientras el rejoneador español Andy Cartagena, cortó una oreja, y el francés Sebastián Castella se fue de vacío.

Tarde amenazando lluvia y media entrada, se lidiaron reses de Villa Carmela, correctos de presencia y desiguales en su comportamiento, destacó el tercero con vuelta al ruedo a sus despojos.

Cartagena, en el primero que fue flojo, estuvo breve para silencio y mejor en el cuarto, buen toro al que le cortó una oreja tras lucida labor a caballo.

Castella, con los menos propicio del lote solo tuvo destellos aislados. Se silenció su actuación tanto en el segundo toro como en el quinto.

Adame, aprovechó al buen tercero y se llevo las ovaciones mas sonoras, tanto con el capote como en la torera faena de muleta, pero pinchó y sólo dio vuelta al ruedo. Con el sexto, voluntario nada más. Silencio.

GUADALAJARA (MÉXICO)

La corrida de esta tarde en la plaza Nuevo Progreso de Guadalajara, en el occidental estado mexicano de Jalisco sólo deparó destellos del español Enrique Ponce y de los mexicanos Juan Pablo Sánchez y Sergio Flores, que se las entendieron con un encierro deslucido y descastado de Bernaldo de Quirós.

El valenciano Ponce, que retornó a esta plaza tras una ausencia de cerca de dos décadas, no fue lo brillante que se esperaba. Palmas en el primero de la tarde y silencio en el cuarto. Ni sus recursos lo sacaron flote.

Sánchez dejó sentir su temple en el segundo, pero solo en momentos aislados que no se conjuntaron. Palmas. Con el quinto, deslucido como el solo y breve ante la imposibilidad, silencio con aviso.

Flores no se salvo de la quema, estuvo decidido y con firmeza en el tercero sin redondear y fue aplaudido. Con el sexto, pese a su voluntad, no alcanzó el éxito que él mas que nadie deseaba.

La plaza registró dos tercios del aforo y se lidiaron seis toros de Bernaldo de Quirós, bien presentados y sin opciones. Al término del festejo el juez fue abroncado.

Lo más