Boletín

El 70% de los ordenadores de España contiene archivos maliciosos: un peligro para el usuario y las empresas

El 70% de los ordenadores de España contiene archivos maliciosos: un peligro para el usuario y las empresas

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:08

MADRID, 17 (Portaltic/EP)

Los avances hacia un mundo hiperconectado, la vertiginosa evolución de la tecnología y la era del teletrabajo ponen a la ciberseguridad en el foco de empresas y particulares. La protección de los archivos en los dispositivos personales se ha vuelto una prioridad para las compañías, que tienen en los datos que gestionan uno de sus principales capitales. Un panorama que enfrenta a los ciberdelincuentes -que ya no entienden de fronteras- con las soluciones de seguridad más avanzadas del mercado.

En el 69,9 por ciento de los ordenadores analizados en España se han encontrado archivos maliciosos y las empresas han pasado de sufrir 18.000 ciberataques a más de 100.000 desde 2014 ('malware', 'ransomware' y 'phishing' son las incidencias más habituales), según datos del informe 'Hackmageddon' de 2018, que ponen de manifiesto los retos que aún hay que asumir en esta materia.

Una situación que cuenta con el condicionante de que el portátil se ha convertido en una de las principales herramientas de trabajo, en un contexto de 'ultra movilidad' que crece dentro de las empresas gracias a los avances en conectividad entre diferentes dispositivos y aplicaciones. De esta forma, muchos portátiles funcionan al mismo tiempo como dispositivos personales y de trabajo, al contar con la suficiente potencia, resistencia, ligereza y autonomía.

"Nuestros usuarios demandan equipos que les ayuden en su día a día y que sean capaces de adaptarse a todas las situaciones, independientemente de si están preparando una propuesta, realizando una presentación o viendo un vídeo con sus hijos", explica Miguel Ángel Fiz, director de Categoría de Sistemas Personales de HP España y Portugal, quien entiende que los dispositivos que los usuarios escogen para su uso doméstico "deben estar también a la altura de sus necesidades profesionales".

EL PORTÁTIL, PUERTA DE ACCESO A LOS CIBERCRIMINALES

Esto obliga a que la ciberseguridad empiece a jugar un papel clave dentro de los propios dispositivos como un valor diferencial, entendiendo que en este nuevo contexto cualquier error humano puede comprometer los datos personales del usuario, así como los archivos corporativos más sensibles. El portátil es ahora una de las principales puertas de acceso de los cibercriminales a hogares y empresas.

En este sentido, el mismo estudio advierte de que las empresas son objetivo de cerca del 80 por ciento de los ciberataques que se producen a nivel mundial, por lo que la formación y el equipamiento de la plantilla se ha convertido en una tarea primordial, teniendo en cuenta además que "el 90 por ciento de las incidencias se producen por mala praxis de los empleados".

Esto obliga a los dispositivos 'premium' a adaptarse a las nuevas necesidades. La compañía estadounidense HP ha puesto en marcha una serie de herramientas que buscan precisamente proteger a usuarios y empresas ante estas amenazas. Un ejemplo es el convertible HP EliteBook x360, que incorpora un software de vanguardia que ayuda al usuario a protegerse de cualquier riesgo de seguridad y privacidad.

Así, integra la tecnología 'HP Sure View', un filtro de privacidad polarizado incrustado en la propia pantalla, que se puede apagar y encender a voluntad mediante teclas de función rápidas e impide completamente la lectura desde los laterales. De esta forma, se consigue un alto grado de privacidad cuando se trabaja en espacios públicos, como puede ser un viaje en avión o una cafetería.

También incorpora 'HP Sure Click', una solución que ayuda a las organizaciones a protegerse contra el 'malware' y el 'ransomware' descargados accidentalmente cuando un empleado está navegando por Internet. Gracias a esta tecnología, cuando un usuario visita un sitio web, se crea automáticamente una sesión de navegación aislada basada en hardware, que elimina la posibilidad de que un sitio web infecte otras pestañas o el propio sistema.

De la misma forma, el dispositivo cuenta con una pieza de hardware en la placa base -bautizada como 'HP Sure Start'- que protege la mejor versión de la BIOS (Sistema Básico de Entrada/Salida, por sus siglas en inglés). La BIOS es un elemento fundamental de cualquier PC que comprueba durante el arranque todos los componentes de hardware, como el disco duro, pantalla o memoria RAM, preparando al equipo para que se ejecute. Si detecta que hay efectos de un ataque, esta herramienta recurre a una copia previa no dañada. Por ello, la empresa defiende que este es "el primer y único PC con autocuración".

LOS ESPAÑOLES ANTE LOS CIBERATAQUES

Estas tecnologías, centradas en la seguridad, van a jugar un papel clave para atajar los miedos de los usuarios españoles ante los ciberataques. Un 77 por ciento de los usuarios afirma sentirse perdido en materia de ciberseguridad debido a la falta de información sobre potenciales ataques y cómo prevenirlos, lo que aumenta su preocupación.

En concreto, el 26 por ciento de los españoles temen que los ciberdelincuentes puedan usurpar su identidad y el 23 por ciento se preocupan de que puedan obtener información personal como dónde viven o la edad que tienen. Un porcentaje similar (22,8 por ciento) tiene entre sus principales preocupaciones que puedan acceder a sus datos bancarios y un 17,8 por ciento le asusta que el dispositivo que recibe el ataque quede inutilizado, según una reciente encuesta realizada por Softonic.

Pero más allá de estos miedos, cada ordenador infectado es valioso de muchas y muy diferentes formas. Por ejemplo, pueden integrarse en redes de 'bots' y ser utilizados como aspersores de 'spam' o participar en ataques de denegación de servicio distribuido, también llamado DDoS (por sus siglas en inglés, Distributed Denial of Service) contra otros sistemas. En otros casos, estos equipos pueden ser empleados para minar monedas virtuales tipo Bitcoin.

Además, nunca debe subestimarse el valor de la información almacenada en el PC. Muchos de ellos, sobre todo datos personales y contraseñas, pueden venderse fácilmente en los mercados negros de Internet o usarse para chantajear a su propietario. La ciberseguridad mueve en torno a 71.000 millones de euros, de los cuales 5.000 se corresponden con extorsiones e impuestos revolucionarios.

Lo más