ESTATUTO PREDOCTORALES

Jóvenes científicos y CSIF critican el Estatuto del Investigador Predoctoral

El Estatuto del Personal Investigador Predoctoral en Formación (EPIPF) recién aprobado por el Ejecutivo ha supuesto una "profunda decepción" para los jóvenes científicos y el sindicato CSIF, ya que tras años de negociación, ni recoge la indemnización por fin de contrato ni les incluye en los convenios colectivos.,Aunque, según la Ley de Ciencia de 2011, el estatuto tenía que haberse aprobado en 2013, han hecho falta seis años de espera y tres de negociación con distintos G

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:50

El Estatuto del Personal Investigador Predoctoral en Formación (EPIPF) recién aprobado por el Ejecutivo ha supuesto una "profunda decepción" para los jóvenes científicos y el sindicato CSIF, ya que tras años de negociación, ni recoge la indemnización por fin de contrato ni les incluye en los convenios colectivos.

Aunque, según la Ley de Ciencia de 2011, el estatuto tenía que haberse aprobado en 2013, han hecho falta seis años de espera y tres de negociación con distintos Gobiernos para que el texto fuera finalmente publicado en el BOE el pasado 15 de marzo.

Sin embargo, el estatuto que debía dar un marco jurídico a los científicos con contratos predoctorales y esclarecer la relación laboral con los centros en los que trabajan (organismos públicos de investigación y universidades), ha quedado en un texto "ambiguo y decepcionante".

Así lo denuncian este miércoles en un comunicado la Federación de Jóvenes investigadores y Dignidad Investigadora, en el que advierten que el EPIPF no recoge los acuerdos mínimos pactados en las negociaciones y ni permite a los investigadores tener condiciones laborales dignas, sino que "simplemente hace oficial nuestra precariedad".

De entrada, denuncian ambas asociaciones, el estatuto acota su ámbito al personal investigador predoctoral, lo que deja fuera de la norma a los que no tengan un contrato predoctoral, es decir, a quienes realicen su tesis doctoral sin contrato o a los que ya se les haya acabado el contrato predoctoral pero no han conseguido el título de doctor.

Además, el texto niega el derecho a la indemnización por finalización de contrato -una de las principales demandas del colectivo- e incumple otros aspectos acordados en la mesa de negociación, motivos por los que ambas asociaciones de jóvenes investigadores afirman que el estatuto es "mucho ruido y pocas nueces".

En la misma línea, la central sindical CSIF lamenta que "tras seis años de retraso", el Gobierno publique un EPIPF que no recoge dos de las demandas básicas del colectivo afectado: la indemnización por finalización de contrato y la inclusión y reconocimiento en los Convenios Colectivos de Universidades y en los Organismos Públicos de Investigación (OPI).

El sindicato advierte además de que la puesta en marcha del nuevo salario mínimo, "la medida estrella del EPIPF", está generando conflictos y retrasos en las administraciones afectadas, y perjudicando a los jóvenes investigadores predoctorales.

"Y es que, contradiciendo sus primeras afirmaciones, el Gobierno ni va a financiar ni va a compensar a Universidades y OPI por el nuevo salario mínimo de 16.422 euros brutos anuales", una actualización salarial para los predoctorales que podría suponer unos 4,3 millones de euros para las Universidades y 5,3 millones para los organismos de investigación.

Lo más